Educación

¿Por qué son agresivos los niños?

El especialista nos explica qué hasta cierto punto las conductas agresivas son normales en los niños, sin embargo es importante conocer el trasfondo de este problema

Avatar del

Por: Alejandro Camarena

Cuando algo le es negado el menor, esto le genera ansiedad o enojo al ser emocionalmente inmaduro. FOTO: especial.

Cuando algo le es negado el menor, esto le genera ansiedad o enojo al ser emocionalmente inmaduro. FOTO: especial.

Guanajuato.- Dicen los expertos en educación y conducta infantil que la conducta agresiva en los niños es, hasta cierto punto, normal pues se dice que es parte del proceso de crecimiento y adaptación al medio que los rodea. Sin embargo, como todo en la vida hay límites, y como padres de familia es esencial saber actuar ante los actos de rabia de los infantes.

El psicólogo clínico José Eduardo Ayala, explica que es importante poner en claro qué es una conducta agresiva: es todo aquel acto que tiene como fin último causar daño ya sea hacia uno mismo o hacia otras personas; se presenta en diferentes formas, ya sea verbal, física o psicológica. Normalmente está relacionada con una fuerte descarga emocional.

Además agregó que en los niños las conductas agresivas llegan a percibirse normales, de acuerdo a la etapa del desarrollo por la cual están atravesando en ese momento, principalmente se presentan en los primeros años de vida.

Existen diferentes motivos por los cuales los niños presentan una conducta agresiva, la más común es aquella que denominamos berrinche, en donde el menor expresa mediante llanto, gritos, incluso golpeando a los demás o a sí mismo, un deseo no satisfecho, sea este un objeto o una acción”.

El experto comenta que al nacer, el ser humano es incapaz de valerse por sí mismo y es completamente dependiente de sus padres para poder sobrevivir tanto física como afectivamente y que esto genera una simbiosis entre el pequeño y sus cuidadores, especialmente en la figura de la madre, ya que es en los primeros meses de vida en donde el pequeño va desarrollando la figura de “Yo” en su forma instintiva, esto quiere decir: la satisfacción inmediata de todos sus deseos, principalmente como forma de subsistencia.

Como padres es necesario educar a los niños a que no obtendrán todo aquello que desean. FOTO: especial.

Y añade que el pequeño, al ir creciendo y asimilando conceptos, poco a poco va rompiendo esta simbiosis, es capaz de realizar tareas por sí mismo y comienza a percibirse como individuo, pero al ser aún dependiente de sus padres necesita ser atendido en el acto cuando apetece obtener algo, si este algo o deseo es negado el infante genera ansiedad o enojo y al ser emocionalmente inmaduro.

La tendencia natural es la poca tolerancia a la frustración, lo cual es la raíz de la agresividad, principalmente contra sí mismo y contra aquel que le negó el deseo”.

También comentó que otra fuente de agresión en los niños son las heridas emocionales (bullying, divorcios, padres ausentes o abusos sexuales). En este caso, los niños presentan conductas autodestructivas o autoagresiones como desórdenes alimenticios, laceraciones físicas o depresión.

¿Qué tan normal es que un menor presente una conducta agresiva?

El especialista señala que hasta cierto punto se podría decir que es perfectamente normal que el niño presente conductas agresivas, sobre todo en los primeros 3 años de vida.

Podemos hablar de un problema grave o patología cuando las agresiones no tienen un detonante específico y de acuerdo a la intensidad de las mismas”, señala.

Sin embargo se debe tomar en cuenta factores como el entorno familiar, social y la capacidad personal o resiliencia para tolerar eventos frustrantes o estresantes.

¿Qué hacer y qué no hacer ante la agresividad?

Al hablar de una conducta agresiva derivada de un berrinche podemos concluir lo siguiente:

  • No intente razonar con el niño
  • Procure que el pequeño no se lastime a sí mismo ni a otros
  • De ser necesario contenga la conducta agresiva y permita el desfogue mediante llanto y gritos
  • No lo golpee
  • No ceda ante el deseo del niño
  • Mantenga la calma, quédese cerca del hasta que desfogue toda la emoción y pregúntele constantemente si ya se siente mejor
  • Proveer al menor de herramientas de desfogue de energía tales como ejercicio, juegos didácticos y de estimulación

¿Qué hacer y qué no hacer ante una herida emocional?

  • Es necesario identificar que la agresión no se presenta al negarle o cumplirle algún deseo al menor y la reacción no es inmediata, la conducta violenta aparecerá al paso del tiempo y será de mayor duración y probablemente de menor intensidad
  • Estar al tanto de las conductas agresivas ya que en algunas ocasiones no son detectadas a simple vista
  • Mantener una comunicación activa con el niño para conocer su estado anímico
  • Investigar su entorno social y escolar
  • Generar en el niño un ambiente de amor y confianza

Mejorar malas conductas

Como padres es necesario inculcar valores y sobre todo educar a los niños a que no obtendrán todo aquello que desean, que es necesario hacer un esfuerzo para poder tener aquello que anhelan, por otro lado es necesario que se forme un vínculo de comprensión con el pequeño, ya que muchas veces razonamos los problemas de niños con mentes de adulto y es por esto que se dificulta la comunicación entre ambos, aclara el psicólogo.

Es importante reconocer que el entorno influye para que existan las conductas agresivas, ya que los niños aprenden conductas de manera lírica, replican todo aquello que ven y escuchan, por lo cual se debe ser muy cuidadoso en todo lo que al menor se le transmite, cuidando lo que ve y escucha en televisión o en redes sociales y sobre todo en la conducta de aquellos que lo rodean.

Quieres conocer más noticias e información sobre Educación. Aquí puedes encontrarla.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?