Educación

Que no se pierda el respeto

Promover el respeto es solo el inicio para que el alumno pueda llegar a practicar el resto de los valores, es una labor que se debe de practicar día con día, asegura la psicóloga Reyna Almeyda

Avatar del

Por: Alejandro Camarena

La experta asegura que el respeto de los hijos se logra cuando los papás establecen límites y ocupan el lugar jerárquico que les corresponde. Foto: Shuttersotck.

La experta asegura que el respeto de los hijos se logra cuando los papás establecen límites y ocupan el lugar jerárquico que les corresponde. Foto: Shuttersotck.

Hablar del respeto como valor puede resultar hasta cierto punto aburrido, pues como padres de familia se suele dar por sentado que este valor está bien cimentado en el día a día de nuestros hijos. Sin embargo, qué pasaría si evaluamos a fondo este valor, realmente comprenderíamos la importancia del mismo, qué relevancia tiene este valor en los alumnos hoy en día.

“Cuando hablamos de respeto, estamos hablando de un sentimiento positivo, el cual nos permite aceptar, valorar y tolerar acciones que otros hacen, incluso nos permite hacerlo ante esas mismas personas, es decir, cuando somos personas respetuosas, estamos hablando de que tenemos la capacidad de poder ponernos en los zapatos de la otra persona”, comentó Reina Almeyda, psicóloga que desde hace varios años se dedica a la educación especial.

“Todas las familias son diferentes, incluso cada persona es diferente, no es un secreto, tenemos costumbres, tradiciones, ideales, metas y estilos de vida que no siempre compaginan con los demás, esto como resultado de las características y vivencias de cada familia, para tolerar estos contrastes, sin duda, son los padres de familia los que inician con este proceso de aceptación para una buena convivencia social”, agregó.

La experta comenta que es muy común que los padres de familia den por hecho que sus hijos están practicando de manera adecuada el valor del respeto, pero deben reconocer que se logra cuando los papás establecen límites y ocupan el lugar jerárquico que les corresponde, incluyendo a cada integrante, sin saltar ni minimizar posiciones: “dará como resultado, un valor moral llamado respeto”.

La palabra respeto proviene del latín respectus, que se traduce en ‘atención’, ‘consideración’, y originalmente significaba ‘mirar de nuevo’, de allí recordar que otra opinión es digna de admirar”, añade la psicóloga.

El respeto y el aula de clases

El respeto en un salón de clases es muy importante, pues viene a ser el punto clave para la sana convivencia entre alumnos, profesores, directivos y hasta padres de familia. El hecho que haya respeto, significa que estamos aceptando las reglas y condiciones que han sido pactadas.

“Poner en práctica el respeto, traerá consigo más capacidad para la formación de personas íntegras, a las cuales los valores no fueron enseñados como materia, sino como un estilo de vida, viéndose como iguales ante las opiniones, características y estados económicos de los demás, brindando seguridad de poder expresar esas ideas que muchas veces no se solventan con fuerza y mucho menos se expresan por el temor a la crítica. Esto no significa que se tenga que estar de acuerdo con todo lo que los demás opinan, pero sí aceptar que existen opiniones diferentes y aun así está bien”, comentó

El alumno que no respeta, tendrá como consecuencia una mala convivencia, donde la altanería y el narcisismo les impedirá poder ser empáticos y solidarios con los demás, creerán que el mundo está para servirlos, aunque ellos no aporten nada.

“Esto no solo será en la escuela, pues cabe mencionar que el colegio es la iniciación de la formación profesional e integración social”.

De acuerdo a palabras de la licenciada Almeyda, no existe un manual para enseñar a respetar, pero el hecho de que el alumno entre a un grupo y se sienta parte de los demás, aumentando su sentido de pertenencia con sus compañeros, facilitará la relación en armonía.

Aprender a respetar es importante, y no únicamente en el aula, sino en todos los lugares donde el niño se desarrolle; esto le puede abrir la puerta para un futuro brillante lleno de metas y sueños que si se trabajan pueden llegar a realizarse", explica.

Y añade que ahora el papel del docente sin duda es solo guiar para un mejor aprendizaje, la convivencia armónica y respetuosa entre los alumnos, pero jamás la de educar, esto es algo que toca en casa.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?