Espectáculos

Estas son las 'calaveritas' dedicadas a Eduardo Yáñez y otras celebridades

Donald Trump, El Piojo, Yáñez, Frida Rescatista, entre muchos más.

Por: Redaccion AM

La política no se salvo de las calaveritas. Foto: Especial.

La política no se salvo de las calaveritas. Foto: Especial.

El sincretismo y la riqueza que forjan al mexicano florece en una de sus tradiciones más importantes: el Día de Muertos. Honrar las raíces, recordar a los difuntos, pero burlarse también de la propia muerte. Varios personajes aceptaron escribir para EL UNIVERSAL su propia composición.

- Autor: Roberto Gil (Senador del PAN)


Dicen que eran cinco, rebeldes les decían.
La parca jocosa los miraba y Anaya la muerte les deseaba.
Una noche la parca los halló, en su lomo se los cargó.
Ahora Anaya ríe de Frente, pero la parca ya se enteró.

- Autor: Alejandra Barrales (Presidenta del PRD)


Andaba la parca un domingo y al Frente encontró trabajando.
Y les dijo: Alejandra, Dante y Ricardo, La hora de México está llegando.
México necesita otro rumbo, decían, la calaca y presentes afirmaban y reían.
Con la gente, acabemos con la corrupción del PRI, anunciaban, y la parca les concedió lo que los mexicanos anhelaban.

- Autor: Dolores Padierna (Senadora del PT)


Enrique Peña Nieto se creyó, muy al principio, de la nación salvador.
Se vendió reformador, con sus fuegos de artificio.
Resultó ser un suplicio de corrupción y violencia, un campeón de la indecencia, que regresará al panteón con votos en aluvión de un pueblo ya sin paciencia.

- Autor: Enrique Ochoa (Presidente del PRI)


Estaba muy atenta la Muerte a la conformación de un Frente del que mucho se hablaba porque todos sabían que era por mera temporada por eso La Catrina de ellos carcajeaba.
Ahí estaba el gran canalla que su patrimonio ocultaba, otra que a todo contestaba que con un crédito su depa de Miami pagaba y un Delgado que de plano nada más se arrimaba.
Cansada de tanto reírse, la Muerte les dijo que su Frente estaba que tronaba y que pronto se iban con otro directo al rancho La Chingada.

- Calavera a Frida rescatista


"Frida" no soportó más y se fue a descansar después de la labor realizada en el temblor decidió que a la calaca debía acompañar.
"Ya cumplí con mi labor" decía la perrita con sus botas al caminar "Vamos a descansar", ladraba la labrador.
Triste con su partida se quedó la Semar.
"Descansa, Frida, tu trabajo fue de lo mejor", decían los marinos con tristeza en altamar.

- Calavera a Donald Trump (Presidente de EU)


La Calaca estaba cansada, de Donald Trump y tanta fanfarronada.
Que hasta la muerte le temía, el estadounidense decía.
Que sus amenazas eran fake news, y que los mandados le hacían.
La Muerte se lo llevó y en un panteón lo abandonó.
Rodeado del muro del que tanto pregonó.
El magnate se lamenta, deseando haber tenido más prudencia.
Muy tarde aprendió que la Tilica, con los necios, no tiene paciencia.

- Calavera a Miguel Herrera (DT del América)


"El Piojo" Herrera estaba confiado
Seguro al final el título habría logrado
Después de todo, el señor Brizio le dijo:
"Tú tranquilo, al América evitaré el suplicio".
Esto lo escuchó la muerte
Disgustada, decidió el destino del americanista regordete
Le reclamó: "Vente, Miguel. No soy el Cruz Azul para regalarte la corona. Aunque te quiera Azcárraga, hoy seguro te carga"
Se salió con la suya la calaca tilica y flaca. A ella ni la Pioja con sus cachetadas aplaca.

- Calavera a Weinstein (Productor)


Andaba un día la calaca en Hollywood queriendo ser actriz, cuando se topó con un gordito que le prometió llevarla a Cannes y a Biarritz.
"Soy Harvey Weinstein y te voy a hacer famosa de los pies a la nariz, pero antes pasa a mi oficina para hacerme pasar un rato feliz".
La catrina nada tonta le propuso un intercambio: "Si tú no me haces famosa, yo te llevo al otro barrio".
Weinstein, poderoso y millonario, aceptó la propuesta, sin saber que, como actriz, la catrina realmente apesta.

- Calavera a Carlos Slim (Empresario)

Llamaba Slim a su hijo Carlos cuando oyó voces gritando
¡Estamos muy enojados!
De la Canieti eran los agremiados, que pedían no pagar al empresario
¡Gran gasto es estar interconectados!
El ingeniero corrió, cuando la parca llegó fuera de la licitación de espectro, le pidió
Y Slim, de tanto acoso, se desmayó.

- Calavera a Eduardo Yáñez (Actor)


Por las ciudades y pueblos del mundo. La calaca se lamentaba por un chulo.
Su panteón tenía de todo, menos de uno: Un hombre que a cualquiera dejara mudo.
A lo lejos escuchó los gritos de Eduardo Yáñez
Y fue a pararse en la alfombra como reportera
"¡Que se me hace que éste es al que buscaba!, dijo al ver la manera en que a todos cacheteaba.
La calaca le pidió una entrevista en el más allá, pero Yáñez iracundo la mandó directito a pintar su raya.

- Autor: Miguel Ángel Mancera (Jefe de Gobierno de la CDMX)


Peinada y elegante, la Catrina vino a pasear
A la Ciudad de México quiso venir a asustar
Traía su tequila en la mano, acaso pa’ festejar
Pero se olvidó a qué vino y empezó a turistear
Encontró una gran ciudad alegre, viva y muy animada
Danzas, risas y desfiles la dejaron contagiada
Se enamoró como todos, de aquí quedó apasionada
No quiso volver a la tumba, se quedó muy enfiestada
La CDMX la dejó enamorada.

- Autor: David Huerta (Poeta)


Por una vez la Pelona se espantó, y es que Toledo la dibujó con un dedo y la mandó hasta chirona.
Y de ahora en adelante no podrá a nadie llevarse, pues presa está, sin quejarse.
¡Gloria eterna al dibujante!

- Autor: Renato Sales (Comisionado Nacional de Seguridad)


Duermen en esta sepultura las calles de la ciudad venganza tomó la muerte de su garbo y apostura en sismos coincidentes de extraña casualidad, con todo y lo sucedido prevaleció la cordura y la muerta sorprendida de tanta solidaridad.
Policías federales y del servicio de protección, gente de los penales y de toda la Comisión honraron el nombre de la Secretaría de Gobernación.

- Autor: Alfonso Navarrete (Secretario del Trabajo)


Contando sus datos estaba la calaca un buen día intentando adivinar qué tanta cifra descartaría.
Andando en esas pensó: "Dizque van tantos sexenios del empleo que de comer tacos de lengua, yo me cansaría".
En eso llegó el desempleo y con espanto preguntó: ¿Qué hago en el camposanto, si tan sano era yo?
¿A poco fue tan serio el golpe, que la estadística me dio?
Echando mano a sus huesos, la tilica al funcionario le aclaró:
"Con tanta plaza formal, ni el Seguro te salvó; pese a tanto dato en rojo, el empleo te ganó".
Y así pasaron la noche, estudiando su lección:
"Es mejor tener prestaciones, que trabajar en el banquetón; así se sientan las bases, para un futuro mejor".

- Autor: Zoé Robledo (Senador del PT)


Andaba Zoé Robledo todo alebrestado
Cuando una playera de Hillary le prestaron
Pobre senador, no lo había pensado
Se la puso y llegó la muerte a su lado
Estaba Zoé muy emocionado, creía que en la encuesta había ganado
Cuando llegó una calaca morena y le dijo, pobre, estás muy equivocado
Estaba Zoé dando un discurso: ¡La Belisario a una mujer!, eso es lo justo
Llegó la muerte, ¡dámela a mí! ¡Quiero ese busto!
Pobre Zoé, murió del susto
Pobre Zoé, ya andaba muy harto, cada vez que salía se la encontraba en un alto
¡3de3 a la muerte!, que transparente sus actos
La muerte escuchó y no quiso olvidarlo
Te llevé en Chiapas por estar de confiado
Te llevé en el Senado por atrabancado
Querías 3de3, eres un atrevido
Pues 3 de 3 veces te vienes conmigo.

- Autor: César Camacho (Coordinador de diputados del PRI)


Cuéntase que hace dos años la calaca, amenazante, con voz tronante advirtió:
A todo legislador que sorprenda distraído, lo llevaré al camposanto y quedará en el olvido.
Ni tardos ni perezosos, los diputados priístas fueron los más aplicados y en comisiones y el pleno sus nombres llenan las listas con muy buenos resultados.
Nadie sabe a ciencia cierta si se hizo por convicción o por tenerle pavor, a morir en el panteón y no estar en la boleta... de la próxima elección.

- Autor: Pedro Ferriz de Con (Candidato independiente)


Los partidos agobiados pretendiendo no morir, se lanzaron afanosos a la idea de competir sin saber que tú, mi hermano, ya consciente y pretencioso los mataste con desprecio cortando su porvenir
Llegó la muerte ambiciosa a llevarse como fuera la estructura de lo que era el poder detrás del trono.
Los lamentos en la noche soplan en el camposanto son aullidos de los muertos que, ya en su condición, no gozan del presupuesto ni de todo lo que un día se robaron, ¡por supuesto!

- Autor: Julieta Fierro (Astrónoma)


Silvia se ríe de la flaca:
Sólo es una calaca.
El universo está a sus pies
Al derecho y al revés.
Las estrellas son su reino
Y el Cosmos su gobierno.
Silvia del Cosmos emperatriz
Con las galaxias es feliz
Aunque la parca dé con ella
No tocará a una estrella
*A Silvia Torres, presidenta de la Unión Astronómica Internacional

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?