Violeta sufrió violencia doméstica y ahora es perseguida tras denunciar a su agresor

La expareja de Violeta, un juez en el estado de Durango, la ha amenazado por delitos que no cometió luego de que ella lo denunciara por violencia doméstica.

Por: Alejandra Ibarra Chalico

Violeta además de sufrir violencia doméstica, fue hostigada por su jefe, un magistrado de Durango. Foto: TVU

Violeta además de sufrir violencia doméstica, fue hostigada por su jefe, un magistrado de Durango. Foto: TVU

México. – Violeta, una mujer que pasó de enamorarse y ser madre ahora es perseguida por su agresor y expareja, luego de realizar una denuncia por violencia doméstica en Durango.

Violeta es abogada y trabajadora del Poder Judicial de la Federación (PJF) y su expareja y padre de su hija, es un juez de Distrito en el estado de Durango.

Ambos se conocieron en el gimnasio a donde iban, él investigo su domicilio y le envió flores, siendo esta la forma de iniciar a cortejarla. Las atenciones y detalles se hicieron presentes al poco tiempo hasta que comenzaron una relación y ambos decidieron vivir juntos para luego tener un bebé.

La situación de violencia que sufrió Violeta inició en octubre del 2020, cuando en sus últimos meses de embarazo sufrió actos de violencia como golpes, insultos y amenazas, entre otros hasta que decidió huir en junio de este año luego de ser golpeada por un arranque de celos de su expareja.

Violeta sufrió violencia por su pareja, un juez de Durango

Al separarse, Violeta quedó en desventaja durante un litigio, además de trabajar en la misma intitución que su agresor. Ella se relacionaba con personas de su trabajo y su expareja reaccionaba con celos, sin embargo, él mantenía relación con otras mujeres en secreto y cuando ella lo cuestinó, la golpeó.

Ante tal situación, Violeta pidió ayuda a la Unidad Especializada de Protección a Víctimas de Acoso Sexual en el PJF, y le recomendaron hacer una denuncia por violencia familiar y presentar una demanda de alimentos.

Esta denuncia me ha costado que en el Ministerio Público me tienen bien ubicada, mi denuncia no se ha judicializado, no le han dado seguimiento a mi asunto”, explicó.

Al presentar la demanda, su jefe, un magistrado de Circuito del mismo estado comenzó a hostigarla laboralmente pues aseguraba que no ponía atención a sus funciones dentro del tribunal donde trabaja, así como argumentaba que sus problemas personales la estaban rebasando.

Luego de ser violentada también por su jefe, Violeta solicitó al CJF su cambio de adscripción, o sea, cambiarse a otro estado, sin embargo, el juez y padre de su hija la denunció por supuesta sustracción de menores.

Cuando él presentó una denuncia de supuesta sustracción de la bebé, inmediatamente procedieron, esto significa que no tengo Estado de derecho en Durango y como nada más hay dos jueces de Distrito en la entidad, a él lo ven como máxima autoridad y a mí me tratan como si fuera una delincuente”, reprochó.

Juez y magistrado amenazaron a Violeta tras denuncia

La mujer, víctima de violencia, comentó que desde que presentó la denuncia, el juez le advirtió que todo se pondría en su contra, además amenazó con acusarla de mentirosa, fincarle delitos y ocasionar hasta su baja del PJF.

Dentro del procedimiento familiar, él pidió un régimen de visitas y convivencias y se decretó que la niña, de 10 meses de edad, debía pasar los fines de semana con su papá a pesar de que la bebé no ha convivido con él desde que tenía tres meses.

Violeta vive en otro estado por lo que el régimen de visitas y convivencias no ha podido ser cumplido, razón por la que el juez ha amenazado con proceder penalmente y solicitar hasta una orden de aprehensión para obligarla a regresar a Durango.

(Con información de El Universal)

AIC

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?