En el marco del Día del Padre Erny Pérez comparte su experiencia como padre

Erny Pérez no quiere ser recordado como un super papá, sino como un hombre involucrado en la crianza de sus hijos y vivir su paternidad cerca de ellos

domingo, 19 de junio de 2022 · 00:00

Erny Pérez es una muestra de cómo la figura de padre ha ido cambiando: es papá de Luisana, de 5 años, y de Lisandro, de ocho meses. Comparte con su esposa Diana González las tareas de crianza y de cuidado, así como de proveeduría del hogar. 

Pero aun más, su amor y entrega hacia sus hijos lo llevó a fundar la asociación Cambiando Miradas, en pro de los derechos de las personas con Síndrome de Down, condición que tiene Luisana.

Para Erny la paternidad fue un giro de 180 grados en su vida. Y no porque haya tenido que dejar las fiestas, sino porque decidió involucrarse de manera activa en la crianza de sus pequeños hijos desde un inicio.

Esto ha significado todo un reto para él, pues en sus palabras ser padre "es un compromiso personal de aceptar vivir con un espejo todo el tiempo" ya que considera fundamental cuestionarse a sí mismo sobre sus comportamientos, actitudes y áreas de oportunidad como padre.

Pero el reto más grande para él, y a su consideración el de todos los padres es "entender que los hijos no son una extensión de nosotros sino que son personas completamente aparte con ideas propias", las cuales hay que respetar y guiar en lugar de pretender controlar.

Luisana, Erny y Lisandro Pérez
Luisana, Erny y Lisandro Pérez | Foto: Gerardo García

Para Erny ser papá le ha dejado comprender más al suyo. "Vas haciendo cambios que antes jurabas que no te iba a pasar y de repente te ves haciendo lo que tu papá hacía, tomando ciertas actitudes que como hijo, pues no entendías", confesó.

Pero también refiere que la forma en la que él ejerce la paternidad es diferente a la de sus antecesores. "Generacionalmente ya se han reivindicado muchos conceptos; en los tipos de crianza, en las relaciones que hay entre los papás y los hijos; ahora la generación en la que yo estoy creciendo como papá, creo que estamos más involucrados en la crianza, en la educación y en muchas cosas cuando antes solo éramos proveedores", apuntó el entrevistado.

Refiere que, desde su perspectiva, el hecho de que las mujeres tengan acceso a más espacios laborales y que aporten económicamente también a los gastos familiares, ha permitido que estos roles tradicionales de papá y mamá se vayan desdibujando. 

Bajo ese precepto, ambos reparten de manera equitativa las labores domésticas y de crianza de sus hijos. Estas experiencias le han permitido crear un vínculo muy cercano con sus hijos, pero también con su esposa.

Ese tipo de actividades y ese tipo de vínculos, pues son los que alimentan  la relación entre pareja y con los hijos. Antes, al no haber esos momentos, yo creo que las relaciones eran más frías y creo que ahora el compartirlos también te hace admirar a tu pareja en otras cuestiones y se afianza también la relación de pareja y de papá e hijo por esa interacción de cumplir con las actividades dentro de la casa y de estar más presentes", comentó Erny.

Dejan un lugar mejor para sus hijos

Erny Pérez
A través de Cambiando Miradas, Erny quiere dejar un mundo mejor para sus hijos

Por otra parte, el cuestionarse constantemente su rol como padre y motivado por querer dejar a sus hijos un mundo mejor, Erny y Diana crearon Cambiando Miradas con el objetivo de ser promotores de los derechos de las personas con Síndrome de Down y que la ciudadanía esté más informada al respecto.

Así como otros padres crean fideicomisos para sus hijos, yo opté por educarme por educarla (a Luisana) y por hacer que también las familias busquen educarse; porque yo podré hacer mucho por Luisana pero si otras familias que viven la misma realidad no trabajan también por su cuenta pues sería un esfuerzo aislado que no va a tener el suficiente impacto", ahondó.

Por su parte, Diana describe a Erny como "un padre involucrado, muy dado a mostrar el afecto y muy responsable no solo en lo económico. Quiere ser recordado por sus hijos como un buen papá que orienta, que sí llama la atención pero también un papá bien afectuoso".

Antes de despedirse, Erny solicitó no ser descrito como "un super papá", pues eso sería juzgar otras realidades diferentes. "Soy un papá y punto", zanjó.

Más de