Ayuda el Rotario Calzada a niños y mujeres de La Búsqueda

El Club Rotario León Calzada organiza la Paella y Cata a beneficio de niños y mujeres en situación de drogadicción 

Por: Mayra Córdova Sánchez

1/6
Olivier Serna y Vero Ramírez de Serna.

Olivier Serna y Vero Ramírez de Serna.

Eduardo Favela y Jaime Martínez.

Eduardo Favela y Jaime Martínez.

Laura López y Noemí Cruz.

Laura López y Noemí Cruz.

Ricardo Buen Abad y Luisa Salazar.

Ricardo Buen Abad y Luisa Salazar.

Abraham Gallegos y Meli de Gallegos.

Abraham Gallegos y Meli de Gallegos.

Ivonne Buenrostro y Selene Lozornio.

Ivonne Buenrostro y Selene Lozornio.

León, Guanajuato. El servicio a través de la amistad, es una característica indispensable de los integrantes del Club Rotario León Calzada, quienes este año apoyan a La Búsqueda y La Magdalena con su ya tradicional “Paella y cata entre amigos”

El comité organizador presentó su evento en el hotel Real de Minas, donde informaron que se realizará mañana a las 9 de la noche en el salón de eventos del fraccionamiento Soberna

Olivier Serna, presidente del club, destacó que el objetivo es disfrutar de un momento entre amigos, aprender de la cultura del vino y ayudar a La Búsqueda, que atiende a niños, jóvenes y adultos en situación de drogadicción; y a la Magdalena que se especializada en la rehabilitación de mujeres. 

El Club Rotario León Calzada se fundó desde 1971 y fue el segundo en la ciudad. Desde entonces fomenta la amistad entre sus integrantes, pero también compartir el servicio por quienes más lo necesitan”, agregó. 

El aforo para el evento es de 100 personas y se sugiere un donativo de 750 pesos, boletos que pueden adquirir a través de las redes sociales del club y de La Búsqueda. 

Selene Lozornio, presidenta de la Asociación de Sommeliers Mexicanos capítulo Guanajuato, será la encargada de dirigir la cata, en la que compartirá herramientas para que cada asistente puedan maridar sus alimentos en casa, aprender y practicar la cultura del vino. 

No solamente rescantan a los drogadictos y a sus familias, también a nosotros porque por naturaleza el ser humano es bueno, es noble y le gusta ayudar, pero se nos olvida y nos dejamos llevar por nuestra vida y al invitarnos a estas acciones nos ayudan a rescatar esa naturaleza y esa humanidad que siempre debemos tener”, compartió la sommelier. 

Rehabilitan cuerpo y corazón 

La misión de La Búsqueda y La Magdalena, no solo es rescatar las vidas de quienes viven en el mundo de las drogas, también es brindarles el cariño que no tienen, una casa donde dormir y alimentarse, así como aprender oficios que les ayuden a ser autosustentables. 

Ivonne Buenrostro, miembro del Patronato de la Búsqueda y presidenta del Consejo Coordinador de Clubes y Asociaciones de Servicios A.C., comentó que la Asociación de Drogadictos Anónimos tiene alrededor de 34 años en León

Se les ubica por ser quienes en la calle o en los semáforos ofrecen sus tradicionales campechanas, las que realizan en su taller de panadería o por sus productos especiales de temporada como los panes de muerto y las roscas de reyes.

Entre los asistentes, se contó con la participación de Laura López, quien trabaja en el centro de La Magdalena, lugar que atiende a 30  mujeres, entre adolescentes y adultas. 

Con la finalidad de compartir su testimonio, compartió que a los 15 años comenzó a consumir drogas y hace 12 años llegó a León en busca de un lugar para rehabilitarse, pues en Acapulco, donde ella es originaria, no había donde hacerlo. 

Mis padres estaban separados, vivía de una forma desorientada, no tuve quién me guiará y llegué a denigrar mi valor de mujer para cubrir mi adicción. Cuando llegué aquí quería morirme, pero encontré todo lo que necesitaba y mi vida cambió porque me enseñaron principios y valores”, platicó. 

Al rehabilitarse decidió quedarse en León para trabajar en la asociación y ayudar a otras mujeres en esa situación y a quienes motiva con su ejemplo, pues además de sanar su cuerpo y corazón, también ha conseguido sus sueños como concluir su carrera universitaria. 




 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?