Valeria Aurelio, Ana María Carpio y Carmen Vázquez comparten el orgullo de ser mamá

Valeria Aurelio, Ana María Carpio y Carmen Vázquez lograron equilibrar sus roles como madres y profesionistas

Se convierten en mamás sin dejar sus sueños

Se convierten en mamás sin dejar sus sueños

En este día de las madres Valeria Aurelio, Ana María Carpio y Carmen Vázquez nos comparten como han logrado equilibrar sus roles como madres y profesionistas, así como también nos comparten el orgullo de ser mamá

Valeria Aurelio 

Para la joven empresaria, profesionista y mamá, Valeria Aurellio, la maternidad es “uno de los mejores regalos que puede tener una mujer”. Durante años ha destacado en el gremio restaurantero y, aun cuando dedica gran parte de su vida a ello, logra conjuntar con éxito todas sus facetas y disfrutar plenamente de ellas; aquí revela su secreto.

Es un privilegio poder sentir a tu bebé creciendo dentro de ti y es un regalo verlos crecer”, reveló la también miembro del Consejo de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) León.

Pero también considera que criar a un hijo es una “gran responsabilidad”, pues “mañana será el esposo, la madre, el hermano, la amiga de alguien”. 

Para ella, ser mamá es una inspiración para querer ser mejor cada día; entre ese proceso de aprendizaje ha tenido que afrontar grandes retos como los de romper los paradigmas que rigen las maternidades en generaciones anteriores.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

La frase trillada de ‘nadie nos enseña a ser papás’, es completamente cierta. Hay que aprender día con día, querer hacer lo mejor pero sin saberlo realmente; hay que buscar cada día más herramientas, que puedan fortalecernos”, señaló la también gastrónoma.

De igual manera, confesó que en las primeras etapas de crianza sí tuvo que sacrificar un poco sus tiempos, su sueño, sus espacios pues “se convierten en sus tiempos y sus espacios (del bebé)”.

También compartió que otro reto a superar ha sido “entender que (las madres) no podemos, ni tenemos que ser la mamá que todo lo puede: que trabaja, hace ejercicio, es vocal del salón, hace tareas, hace la comida, pasa por ellos, etc”. Sino que hizo un llamado a no juzgar, a ser más empáticos y comprender “que cada quién hace lo mejor que puede, con lo que tiene, pues todas las circunstancias son muy diferentes. La clave está en entender, que no podemos hacer todo y saberlo todo. Permitir equivocarnos y sobre todo pedir y aceptar ayuda, cuando lo necesitemos”.

En ese sentido, destacó la participación de su esposo que, en sus palabras “es verdaderamente una pareja, que entiende la paternidad y no lo cataloga como ayuda”. Valeria también cuenta con el apoyo de los abuelos de sus hijos y de las personas que trabajan con ella.

“Rodeada de amigas y familia, que no solo apoyan, sino que entienden, escuchan, empatizan y te dan ese jalón de ‘sí se puede’, en momentos difíciles, porque viven lo mismo”, es como Valeria Aurellio ha podido ejercer su maternidad y su carrera profesional con un notable éxito.

Como empresaria, y líder de su negocio, esto le ha servido para ser mejor jefa ya que entiende las necesidades de las madres trabajadoras que colaboran con ella

Entender que contigo trabajan mujeres que como tú, tienen que buscar dónde dejar a sus hijos para venir a trabajar, que venimos desveladas porque pasamos mala noche con los hijos por enfermedad. Entender que nuestras clientas, están en una situación similar y buscan un espacio para salir en familia o con amigas, para tener un poco de tiempo para ellas”, enfatizó.

“Sin importar el día más pesado o complicado, los hijos te ven y te iluminan; son los que desbordan amor y son los que hacen posible, que al día siguiente, volvamos a empezar”.

Ana María Carpio 

Hoy que celebramos el día de las madres Ana María Carpio Mendoza, una empresaria leonesa con una trayectoria exitosa cuenta cómo logró el balance en la doble tarea de sacar adelante a su familia y su carrera profesional con éxito.

Ana María, quien actualmente ocupa la dirección ejecutiva de APIMEX, es la primera mujer en ocupar ese cargo, está casada con Jorge Preciado Plascencia con quien procreó tres hijos: Jorge, Daniel y Mauricio.

Ana María Carpio Mendoza se define como una mujer luchadora, guerrera, con un gran deseo de aprender todos los días, de trabajar con y para la gente, como una feliz madre de familia y feliz esposa desde hace 41 años.

Agregó que se casó al año de haber empezado su carrera y por diversos motivos dejó de estudiar durante cinco años y cuando tomó la decisión de regresar a estudiar fue impulsada por su esposo.

Toda mi primera carrera, LAE la hice ya casada, después continúe con Contabilidad para tener una idea completa de lo que es la administración, la contabilidad y finanzas, fundé Ases Consultores en 1999, después tuve la oportunidad de estudiar la maestría en administración en el Tecnológico de Monterrey en donde me descubrí como una persona inquieta pero antes de realizar todas estas actividades trabajé en la constructora de mi esposo en la parte administrativa y contable”.

Mencionó que en ese tiempo sus hijos eran pequeños, iban naciendo y ella además daba clases.

Fui maestra del Tecnológico de Monterrey durante 16 años y dos en la Universidad De La Salle, duré 18 años como docente, eso me ayudó a tener seguridad”.

La empresaria comentó que durante mucho tiempo cuando sus hijos eran chiquitos tuvo sentimientos de culpa por dejarlos, primero porque estaba estudiando, luego porque se iba a trabajar y porque daba clases.

En una ocasión Jorge, mi hijo mayor, quien estudiaba en el Tec de Monterrey, me invitó a participar como panelista en el Tec de Monterrey en Monterrey, Nuevo León, y yo ví en él un sentimiento de orgullo de ver mi participación, eso me quitó la culpa de manera automática”.

Agregó que ahora sus hijos tienen un concepto especial de lo que es tener una mamá empresaria.

Mi familia ha jugado un papel fundamental en mi desarrollo y superación profesional y creo que a pesar de las ausencias por el trabajo tanto Daniel, como Mauricio y Jorge tienen un concepto de una mamá que siempre ha luchado por una vida mejor, por devolverle a mi país todo lo que me ha brindado para tener un México mejor”.

Destacó que “actualmente mis tres hijos trabajan, Jorge tiene una fábrica de cajas, Daniel fundó, junto con unos amigos, una firma de consultoría en Monterrey la cual integra a 80 personas, Mauricio es psicólogo con especialidad en sistemico familiar y trabaja con éxito en Guadalajara, y yo digo que ese es el resultado de la educación y los valores que les inculcamos en casa”.

La también ex regidora, primera presidenta del Observatorio Ciudadano de León, consejera de diversos organismos, presidenta del primer patronato pro construcción de la Galería de Arte Sacro de León, primera vicepresidenta de COPARMEX y segunda presidenta de AMMJE en Guanajuato, hoy AMEXME, destacó lo que para ella representa ver a sus hijos convertidos en profesionistas. 

Es el mayor sentimiento de realización que he sentido. Estoy muy orgullosa de cada uno de mis hijos; la semilla sembrada ha dado fruto y agradezco a Dios que me haya encargado la misión de formarlos”.

Carmen Vázquez 

María del Carmen Vázquez Lara es mamá y es pedagoga que ha mantenido un equilibrio entre disfrutar su maternidad y seguir con sus proyectos laborales; para ella el ser mamá ha sido lo mejor que le ha pasado, puesto que ha disfrutado lo más que se pueda de sus dos hijos. 

La maternidad la ha enseñado a ser multiusos, a repartirse en todos los pendientes que tiene día con día, y a disfrutar cada momento con sus hijos pequeños puesto que es una etapa que pasa rápido. 

Para Carmen el ser mamá le ha dado un giro a su vida ya que en esta etapa ha aprendido de las cosas que nunca te dicen antes de ser mamá, cosas que no te enseñan; también la maternidad la ha enseñado a no señalar a las demás mamás sobre acciones o decisiones. Una vez que eres mamá aprendes mucho y sobre todo puedes caer en cosas que dices que nunca harás y que nunca pensaste. 

Ella ha aprendido a tener un equilibrio entre sus proyectos, hijos y vida laboral, puesto que siente que ha podido disfrutar más de sus hijos, ya que cuando tuvo a su primogénita dejó de trabajar durante tres años, aunque se podría decir que entre comillas ya que en ese tiempo puso un negocio y su hija siempre la tuvo con ella. Pero ahora con el regreso a clases después de estar en alto con la pandemia, aprendió a manejar sus tiempos entre mamá y su trabajo

Durante las mañanas soy maestra y por las tardes soy mamá”, es la frase que la describe pues durante su trabajo trata de terminar todo los pendientes posibles y por las tardes se dedica a sus hijos para disfrutar de su etapa como mamá.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar