Frena ley agua para más zonas más pobres de Guanajuato

Hay 699 fraccionamientos irregulares en todo Guanajuato en los que no es posible invertir recurso público para llevar servicios, como el agua potable

sábado, 25 de junio de 2022 · 00:00

Guanajuato.- La señora Concepción N. es una de las miles que viven en los 699 fraccionamientos irregulares que hay en Guanajuato y que no tienen servicio de agua potable en su vivienda.

Ella compró hace 5 años un terreno en la colonia Las Juanitas, al sur de Irapuato, con la esperanza de que pronto tuvieran acceso a los servicios públicos, pero, al ser una zona irregular, las autoridades no pueden, por candados en ley, invertir recursos públicos. 

"En Guanajuato tenemos aproximadamente 180 mil habitantes que no cuentan con un sistema formal para el suministro de agua, el cual realizan de fuentes cercanas o a través de pipas. Ello se debe a la pulverización de la población, la orografía y los establecimientos en zonas irregulares", señaló Francisco García León, director general de la Comisión Estatal del Agua (CEAG).

En Guanajuato, según el Inegi, el 2.7% no tiene agua entubada en sus viviendas.

El Congreso del Estado analiza una iniciativa que pretende "abrir la llave" para que autoridades de cualquier nivel puedan invertir en introducir servicios básicos (como el de agua potable) en asentamientos humanos en proceso de regularización.

LEE TAMBIÉN: León: Carecen leoneses de alimentos y acceso a seguridad social

En León, por ejemplo, para atender estas zonas sin servicio de agua potable directo, el Organismo Operador instaló 121 tomas públicas y en otras atienden con pipas.

Pero en cada municipio y colonia la historia es distinta. En Presas de Guanajuato, en la Capital del estado, se quedan hasta 15 días sin agua y tienen que comprar pipas cuyo costo por tinaco es de 120 pesos y su capacidad es insuficiente.

Niegan agua a 699 zonas irregulares

En Guanajuato alrededor de 699 fraccionamientos, colonias o asentamientos irregulares están impedidos, por temas legales, para recibir agua.

"En Guanajuato tenemos aproximadamente 180 mil habitantes que no cuentan con un sistema formal para el suministro de agua, el cual realizan de fuentes cercanas o a través de pipas. Ello se debe a la pulverización de la población, la orografía y los establecimientos en zonas irregulares", señaló Francisco García León, director general de la Comisión Estatal del Agua (CEAG).

El Congreso del Estado está en etapa de consulta de la iniciativa que abra la llave a los gobiernos para poder dotar del servicio de agua y otros a los asentamientos humanos en proceso de regularización, que presentó el diputado local del PAN, Miguel Ángel Salim Alle.

LEE TAMBIÉN: Viven aislados 8 mil leoneses en pobreza en San Juan de Abajo

Se plantea que puedan obtener los servicios considerando cuatro factores: 

  1. Tener un asentamiento mínimo del 30% según la ley.
  2. Estar en proceso de regularización.
  3. Tener una antigüedad mínima de 10 años.
  4. Estar libres de problemas legales.

Según el documento del Cuarto Informe de Gobierno de Guanajuato, de acuerdo con el Inegi las viviendas particulares habitadas que no disponían de agua entubada pasaron del 8% al 2.7% entre 2010 y 2020, y sin drenaje del 9 al 3.1%.

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2021 del Inegi reporta que la satisfacción con el servicio de agua potable a nivel nacional es de 53.7%, y en Guanajuato fue de 74.3%.

De 2 millones de personas de 18 años y más en áreas urbanas de más de 100 mil habitantes en Guanajuato, 94.8% refirió que el servicio de agua potable proviene de la red pública, mientras que 5.6% señaló que proviene de un pozo particular. 

El 84.9% percibe pureza y claridad en el agua y 77% tiene suministro constante.

El 15 de junio, en las instalaciones del Sapal se llevó a cabo la primera mesa de análisis de la iniciativa. La segunda se hará el 13 de julio en Celaya. Se plantea que pueda ser aprobada en el siguiente periodo.

Durante su participación en la mesa, el titular de la CEAG respaldó la propuesta: "Para erradicar la pobreza se tienen que dotar de los servicios básicos a la población, entre los que destaca el servicio de agua y drenaje como prioritarios".

LEE TAMBIÉN: Pobreza en León: 46 de cada 100 leoneses viven en la pobreza

La ley va primero

Pero para llevar a cabo estos servicios se requieren recursos. Según los datos de la CEAG solamente 11 organismos operadores tienen un nivel de consolidación tarifaria (León, San Francisco del Rincón, Purísima del Rincón, Silao, Irapuato, Guanajuato, Salamanca, Cortazar, Celaya, San Miguel de Allende y Moroleón).

Esto significa ingresos suficientes para hacer frente a la prestación del servicio de agua, drenaje y saneamiento; la operación y mantenimiento de la infraestructura; gastos de operación del sistema; y la inversión en infraestructura de ampliación.

Ponen 121 tomas públicas en colonias irregulares

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (Sapal) cuenta con 121 tomas públicas para acercar el agua a zonas irregulares.

Este organismo cuenta con un total de 465 mil 922 cuentas registradas, de ellas 440 mil 701 son domésticas, 22 mil 613 comerciales y 2 mil 208 industriales. Además mediante pipas lleva agua potable a las zonas que no tienen tomas comunitarias.

En dos años, del 13 de abril del 2020 a la primera semana de junio Sapal ha entregado más de 397 millones de litros de agua potable de forma gratuita. 

Esperan horas para abastecerse

Hasta hace dos años los vecinos de la colonia Real de la Joya con mangueras se robaban el agua de una tubería.

Diana Díaz vivía enfrente del tubo saqueado, que fue sellado por el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León con escombro; ahora se abastece de una toma pública que casi siempre está saturada.

"Antes el abasto era con pipas, y luego se supo de la toma y todos conectábamos la manguera", explicó Diana, la joven de 29 años que toda su vida ha padecido la carencia de agua potable entubada.

"Tenemos que comprar mangueras que llegan hasta la casa pero antes era con pura pipa, una manguera así cuesta unos 500 pesos, eso mismo pagamos a una pipa por llenar un aljibe y cada barril 50 pesos"; explicó Diana. 

LEE TAMBIÉN: Pobreza en León: Comen 6 con $100 diarios

La colonia no tiene drenaje, y a las gestiones para regularizarla no hay quién dé seguimiento.

"La toma no nos abastece a todos, siempre hay alguien puesto y debemos esperar, pero cuando la toma se acaba pasan 3 a 4 días para que regrese (el agua)", dijo Diana, quien ahora se conecta con una manguera de 100 metros desde la toma de agua pública hasta su casa, y tarda unas 7 horas llenando sus barriles.  

En la colonia todos almacenan agua, en cada casa hay tres o cuatro barriles afuera, que usan con ese fin.

En un recorrido por la zona en varias tomas de las joyas María Soto Rivera llenaba un garrafón de 20 litros, lo llevaba para hacer de comer. 

"Ahorita aprovecho que no hay gente, sí hay agua pero estamos peleando por ella, por horarios de uso, como yo ahorita que solo lleno el garrafón para comer", dijo María.

En la colonia Lomas del Sol Érika Muñoz asegura que viven sin agua por días. 

"Yo no tengo mucho aquí, apenas un año pero vivir sin agua es pesado, muchos dejan las mangueras todo el día y otros no podemos tomar agua hasta después de varias horas", explicó tras llevar dos cubetas grandes con agua a su casa.

Pasar de vivir en una zona con agua entubada a una donde debe racionarla todos los días y formarse para obtenerla es pesado, dijo Érika.

"Lo que hemos aprendido a hacer es a lavar con agua para reciclar en el  baño, lo que usamos para limpiar la casa también a reciclar, o con el agua de los trastes buscar limpiar el piso", finalizó. 

Reciclan y ahorran  

Cristina Martínez llena su tinaco con una manguera conectada a la toma de agua pública en la colonia El Rubí, pero cuando no hay solo le queda aguantarse.

Ella vive en la calle Perla y atiende su tienda de abarrotes, los vecinos están organizados para disponer del agua.

"Son dos días por calle, lunes y martes le toca a los de enfrente y así nos vamos, el sábado está libre, pero sí es un problema porque hay días que no llega el agua", contó Cristina.

La toma tiene cuatro años, antes "teníamos que traer pipas, nos cobraban 5 pesos por barril y así lo hacíamos cada que ocupamos", recordó.

Y al no tener agua potable por tubería, ella y su hija no desperdician una gota.

"La cuidamos mucho, yo lavo cada 15 días y no la tiro, con esa misma limpio el patio la casa, de verdad que no tener agua te hace ver las cosas diferente", finalizó Cristina.

Carecen de todos los servicios públicos

La falta de agua es una constante en la colonia Las Juanitas, localizada al sur de Irapuato; no está regularizada y carece de todos los servicios públicos.

Hace cinco años Concepción compró un terreno con la esperanza de que pronto llegarían los servicios, pero esto no ha ocurrido; al principio su única opción era comprar agua de pipas.

Años después los vecinos se organizaron para instalar mangueras y "colgarse" de la red de agua de la colonia Emiliano Zapata, pero siguen sin drenaje, tampoco tienen luz pero la toman de esa colonia.

"Se nos ha complicado mucho, ponemos mangueras de la Zapata para tener agua, quebramos la banqueta y nos conectamos, no podemos estar sin agua, la necesitamos para lavar los trastes, para la ropa y hasta para el baño, llega por ratos temprano, a eso de las 3 de la tarde en adelante ya no la tenemos", dijo.

Cuando hay agua, aprovechan para llenar el tinaco y el aljibe, pero cuando no están en casa se quedan sin la posibilidad de tenerla.

Concepción ha pagado más de mil pesos en la compra de agua en pipa y hasta mil 800 pesos para desalojar la fosa del drenaje, por lo que para ella sería mejor que la colonia se regularice y pagar cantidades menores, aunque no sabe si las gestiones para ello ya han iniciado en el Gobierno Municipal.

En algunas casas de esta colonia son visibles los tambos para almacenar agua, y por las calles de terracería resaltan las mangueras negras que la llevan  hasta los hogares.

"Sin agua, uno siente que le falta todo"

En la colonia Presas de Guanajuato, en la capital del estado, las familias se quedan hasta 15 días sin agua potable, nunca han contado con este servicio y con esfuerzo pagan los 120 pesos que cuesta llenar un tinaco, que les resulta insuficiente.

"Sin agua uno siente que le falta todo", dijo María Guadalupe, habitante de este asentamiento irregular que se ubica en la parte alta de la Presa de los Santos.

Allí  usan una fosa como inodoro, lavan pocas veces la ropa, no pueden ducharse todos los días y los trastes se acumulan porque "hay que cuidar el agua, uno nunca sabe cuándo se puede volver a acabar".

Para proveerse de agua deben solicitar el servicio de pipas para llenar los tinacos con capacidad de mil 100 litros, que no cubren sus necesidades sin embargo deberán administrarlos con extrema cautela, pues por falta de dinero no siempre tienen la posibilidad de comprar con frecuencia.

Si pagaran los 120 pesos por el tinaco tres veces a la semana, el agua les costaría más de tres veces lo  que cuesta el servicio de un mes de agua entubada en otras zonas de la ciudad.

Con información de Cutberto Jiménez, Julieta Rosales, Regina Zolórzano, Fernanda Gasca, 

MCMH
 

Más de