Hace nueve años, el 23 de marzo de 2012, llegó a Guanajuato el Papa Benedicto XVI. Foto: Archivo AM.

Hace nueve años, el 23 de marzo de 2012, llegó a Guanajuato el Papa Benedicto XVI. Foto: Archivo AM.

23 de marzo de 2012, el día que el Papa Benedicto XVI visitó Guanajuato

“¡Benedicto, hermano, ya eres mexicano!” gritaban 4,500 fieles al llegar el Papa Benedicto XVI al Aeropuerto de Guanajuato.

Por: Redacción León

León, Guanajuato.- El 23 de marzo de 2012, el repique de las campanas de la catedral de León anunciaba la llegada del Papa Benedicto XVI a Guanajuato.

Hoy se cumplen nueve años del inicio de aquella histórica visita.

23 de marzo de 2012, el día que el Papa Benedicto XVI visitó Guanajuato

23 de marzo de 2012, el día que el Papa Benedicto XVI visitó Guanajuato

El Papa recorrió las calles de León. Foto: Archivo AM.

El Presidente de México Felipe Calderón, el arzobispo Martín Rábago y la Primera Dama Margarita Zavala lo recibieron al pie de la escalera del avión ‘Pastor Uno’ de Alitalia, que llegó a las 4:12 de la tarde al Aeropuerto Internacional de Guanajuato.

“¡Benedicto, hermano, ya eres mexicano!”, gritaban 4 mil 500 entusiastas fieles que fueron a recibirlo.

En su primer mensaje, el Papa señaló que venía a Guanajuato como promotor de la libertad religiosa.

Vengo como el peregrino de la fe, de la esperanza y de la caridad (…) contribuyendo en una convivencia respetuosa y pacífica, basada en la dignidad de toda persona humana creada por Dios y que ningún poder tiene derecho a olvidar o a despreciar”, dijo en la ceremonia de recepción.

Desde su salida del aeropuerto, miles de personas, algunas que habían esperado más de 10 horas, aclamaron a lo largo de 38 kilómetros el paso del “Papamóvil” SCV I. Su Santidad se hospedó en el Colegio Miraflores.

El corazón del Papa

El sábado 24, el Papa Benedicto XVI sorprendió al cambiar de planes y en lugar de ir a Guanajuato en helicóptero, viajar en automóvil.

Pero los leoneses reaccionaron más rápido y en unos cuantos minutos, llenaron las calles para ovacionarlo.

Voló sobre Cristo Rey para bendecirlo. Foto: Archivo AM.

En Guanajuato, el Papa estuvo en la Casa del Conde Rul en donde se reunió con el Presidente Felipe Calderón, y platicó con víctimas de la violencia, según se supo más tarde.

Después cambió el semblante de Benedicto XVI cuando le ganó la emoción al salir al balcón y toparse con una multitud de niños y adolescentes congregados en la Plaza de la Paz.

El Papa Benedicto XVI salió a saludar a los asistentes. Foto: Archivo AM.

Empezaba a leer su discurso y en la segunda línea improvisó diciendo: “Muy contento el corazón del Papa”.

Más tarde, en la Puerta Milenio, el entonces alcalde panista Ricardo Sheffield entregó a Benedicto XVI las llaves de la ciudad, para honrarlo como huésped distinguido.

Reúne a 640 mil en misa

Con música, rezos y esperanza miles de fieles pasaron la madrugada del domingo en el Parque Bicentenario para participar en la misa multitudinaria.

Ofició multitudinaria misa en el Parque Bicentenario. Foto: Archivo AM.

Antes de la ceremonia, el Papa Benedicto XVI sobrevoló en helicóptero el cerro de El Cubilete para bendecir el Cristo Rey, símbolo de Guanajuato que en la noche el Santo Padre encendió desde la Catedral de León.

La misa la oficio el Papa ante miles de fieles católicos. Foto: Archivo AM.

El padre Federico Lombardi, vocero de prensa de la Santa Sede, estimó que unas 640 mil personas estuvieron presentes en la misa en el Parque Bicentenario.

Benedicto XVI recorrió sonriente y saludando durante 20 minutos la Expo Bicentenario, con un vistoso sombrero de charro.

Se puso el sombrero de charro. Foto: Archivo AM.

El Sumo Pontífice reconoció en la misa que el País vive injusticia y que muchas familias sufren por la corrupción y el narcotráfico; también encomendó a los mexicanos a la Virgen de Guadalupe.

En estos momentos en que tantas familias se encuentran divididas o forzadas a la migración, cuando muchas padecen a causa de la pobreza, la corrupción, la violencia doméstica, el narcotráfico, la crisis de valores o la criminalidad, acudimos a María en busca de consuelo, fortaleza y esperanza”, dijo el Papa.

Aconseja a Cardenales

La noche de aquel domingo histórico las campanas de la Catedral Metropolitana de León repicaron a gloria para recibir al Papa Benedicto XVI.

A su llegada a la Catedral de León. Foto: Archivo AM.

Decenas de miles se congregaron alrededor de la Catedral Basílica de Nuestra Madre Santísima de la Luz para ver pasar al Papa.

El Papa Benedicto XVI en su visita a Guanajuato. Foto: Archivo AM.

Benedicto XVI pidió a obispos y cardenales mantenerse cerca de los sacerdotes en la celebración de Vísperas.

Música de mariachi

En su última noche en León, el Papa Benedicto XVI rompió todo protocolo y salió de su residencia provisional en el Colegio Miraflores, para ponerse nuevamente un sombrero de charro y escuchar a los mariachis y los gritos de los mexicanos.

El Papa rumbo al Cerro del Cubilete. Foto: Archivo AM.

“Ahora podré decir que México va a permanecer siempre en mi corazón”, dijo el Papa.

Al día siguiente, llegó la despedida.

¡Benedicto, amigo, León se va contigo!”, gritaron a coro más de 4 mil gargantas, en el Aeropuerto, en la despedida del Papa.

“Adiós, hasta siempre en el amor de Cristo”, dijo el Papa en respuesta, al despedirse. Levantó las manos al cielo, entró al avión y el vuelo despegó a las 10:22 de la mañana.

AM

En esta nota:
Acerca del autor
Redacción León

Comenta esta nota