A medio camino

A medio camino entre el tercermundismo de Luis Echeverría y el bolivarismo de Hugo Chávez, este sábado Andrés Manuel López Obrador lanzará su propio proyecto de integración latinoamericana, al encabezar la sexta cumbre de la Celac que se llevará a cabo en la Ciudad de México.

Avatar del

Por: F. Bartolomé

A medio camino entre el tercermundismo de Luis Echeverría y el bolivarismo de Hugo Chávez, este sábado Andrés Manuel López Obrador lanzará su propio proyecto de integración latinoamericana, al encabezar la sexta cumbre de la Celac que se llevará a cabo en la Ciudad de México.

El centro de su planteamiento será crear un nuevo organismo regional que sustituya a la Organización de Estados Americanos, a la que acusan de injerencista e imperialista. Lo curioso del asunto es que el propio AMLO sabe que sin el visto bueno de Estados Unidos, su propuesta sólo será aire.

Como sea, el encuentro de 17 jefes de Estado y, en total, representantes de una treintena de países servirá para medir si López Obrador realmente alcanza a ver más allá del Río Suchiate.

*

Por cierto que Claudia Sheinbaum está culpando a la cumbre de la Celac por el cierre de las calles en el Centro Histórico. Lo raro es que el encuentro internacional es sólo el fin de semana, en tanto que las restricciones en el primer cuadro se extenderán... ¡hasta el 27 de septiembre! No está claro por qué la jefa de Gobierno quiere mantener tanto tiempo cerradas las vialidades y los comercios, pero por lo pronto ya le está echando la culpa -de carambola- a Marcelo Ebrard. ¡Bien raro!

*

El hidalguense Omar Fayad le acaba de poner el balón a Andrés Manuel López Obrador para demostrar que no se necesita el Fonden. El gobernador pidió al gobierno federal que se declare zona de desastre a Tula y otros ocho municipios, a fin de recibir 6 mil 500 millones de pesos como ayuda urgente.

El priista que ha andado metido en la zona de las inundaciones, mojándose las botas, anda inquieto por apurar el retiro de escombros y echar a andar de inmediato la reconstrucción. Y como es de los que mejor relación tiene con el Presidente, lo lógico sería que no le pongan peros para liberarle los recursos... si es que existen, claro.

*

El que partió plaza el fin de semana fue Jesús Sesma, quien anduvo por San Miguel de Allende. Lo curioso del asunto es que el diputado del Partido Verde se dice un luchador contra las corridas de toros, pero la fiesta a la que asistió era la boda de la rejoneadora Mónica Serrano. Así que Sesma estuvo rodeado de buena parte de la familia taurina. Como quien dice, su ecologismo es sólo para la grada. Orejas y rabo para la incongruencia.

*

Si realmente López Obrador quisiera hacer una ceremonia de "El Grito" novedosa, tal vez, a lo mejor, en lugar de gritar podría en esta ocasión escuchar. Nomás pa' ver qué se siente.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?