COVID 2 años: Eulogio pasó 14 días en Hospital COVID

Eulogio Arellano Arriaga estuvo hospitalizado más de 14 días por COVID y comparte su experiencia en el CAISES de Purísima del Rincón.

Por: Juan Carlos Suarez Sandoval

Eulogio Arellano compartió sus 2 semanas hospitalizado por COVID.

Eulogio Arellano compartió sus 2 semanas hospitalizado por COVID.

Guanajuato.- Lo que comenzó como síntomas leves, terminó complicándose para el purisimense don Eulogio Arellano Arriaga, quien a causa del COVID-19 tuvo que permanecer hospitalizado por más de 14 días, viendo como sus compañeros de habitación perdían la lucha contra la enfermedad.

Su experiencia con la enfermedad tuvo lugar durante el 2021, enfermándose en su lugar de trabajo, como guardia de seguridad en el CAISES (Centro de Atención Integral en Servicios Esenciales de Salud) de Purísima del Rincón.

En un comienzo los síntomas fueron leves, pues relató haber comenzado con tos, cuerpo cortado y gripe; sin embargo, al creer que su situación sería un resfriado común, no tomó en cuenta la gravedad hasta que los síntomas se complicaron.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

“Uno la confunde con la gripa, pero no, se te va por los pulmones, y pues no te deja respirar. Yo me aventé unos siete días, hasta que ya no pude respirar, empezó suave y a los cinco días estuvo muy fuerte, ya no lo soportaba”, señaló.

Al percatarse de la gravedad de su situación, don Eulogio acudió a su doctor particular, quien le dijo que tendría que ser hospitalizado, lo cual le generó miedo y angustia, pues, al trabajar en una unidad médica, sabía que era poco el porcentaje de ciudadanos que sobrevivían a la enfermedad.

“Yo no quería que me intubaran, no quería sentir que me taparan con los tubos en la garganta, sabía que compañeros que se dejaban ya no la libraban, pero ya no tenía otra opción, esa enfermedad es muy dura”, añadió.

Fueron 14 días los que don Eulogio estuvo hospitalizado, con una profunda angustia, ya que, en sus palabras, cada compañero de habitación que llegaba perdía la lucha contra la enfermedad; sin embargo, su situación fue muy diferente.

“Yo casi no me acobardaba nada… La cama 30 ya entregó como tres veces, se morían los que llegaban, y del otro lado los demás, nomás mi camita no entregó, pero todos los demás se murieron, eran seis camas por habitación; nada más miraba que ya no amanecían los que estaban”, relató.

Tras haber vencido la enfermedad señaló sentirse muy afortunado, y, a casi un año de lo sucedido, sigue viviendo cada día con la mejor de las actitudes, pues señaló que nunca perdió la esperanza de recuperarse y seguir trabajando.

MCMH

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar