Disminuyen en el estado las mamás adolescentes

Disminuyen en el estado las mamás adolescentes

Registran reducción en partos de jovencitas entre 13 y 19 años en Guanajuato, aunque cifra sigue siendo alta; de 2010 a 2017 debutaron anualmente más de 20 mil en la maternidad.

Por: Catalina Reyes y Dulce Muñoz Barajas

Guanajuato.- Entre 2010 y 2017, anualmente en Guanajuato más de 20 mil jovencitas de 19 años o menos se convirtieron en mamás.

ADEMÁS: Embarazos en adolescentes es un problema de salud pública

En 2020 se registraron menos embarazos adolescentes en Guanajuato. Foto ilustrativa: Pixabay

En 2020 se registraron menos embarazos adolescentes en Guanajuato. Foto ilustrativa: Pixabay

Esta cifra significó entre el 16 y 19% del total de nacimientos al año, que oscilan entre los 110 mil y 120 mil, según cifras de la Secretaría de Salud

Y aunque en 2019 y 2020 la cantidad de partos de jóvenes menores de 19 años disminuyó a menos de 19 mil por año, las cifras siguen siendo altas. 

En 2019 se registraron 18 mil 056 nacimientos de mamás de 19 años o menos, lo que representó entre el 15 y 16% del total de nacimientos ese año. 

Disminuyen 5 mil en 2020

En 2020 esta situación registró su cifra más baja en una década, cinco mil partos menos en este grupo de edad. 

Se registraron 15 mil 795 nacimientos de madres de 19 años o menos, lo que significó entre el 13% y 14% del total de nacimientos ese año. 

Todo esto, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG). 

“La edad ideal para que una mujer se embarace es de los 25 a los 32 años, pues se tienen las mejores condiciones”, señaló Luis Manuel Muñoz Guevara, encargado del Programa de Salud Materna y Perinatal en la Jurisdicción Sanitaria VII de León.

ADEMÁS: Prevé Segob 171 mil embarazos no deseados durante pandemia

Esto se debe a que ya tiene la madurez en varios aspectos: biológico, el organismo ya está preparado para hacer el proceso reproductivo dentro de la madre y desarrollarlo adecuadamente. 

Explicó que el que una mujer se embarace antes de los 18 años no es conveniente porque  se pueden desarrollar problemas en el embarazo. 

Como la mayoría de las veces no quiere que se note el embarazo, puede ser que haya mala nutrición, que haya anemia y esto da la amenaza de un parto prematuro”, dijo. 

“Esto nos puede llevar a que en una madre adolescente puede el hijo tener bajo peso al nacer, como no informó a tiempo a su familia y no es una persona responsable, hace que descuide su embarazo y que lo descuide”, agregó.

En términos generales por esa falta de madurez no se dan cuenta de su responsabilidad de cuidar su cuerpo después de un evento de esta naturaleza, de dar seguimiento en la consulta, que haya un reposo de los órganos sexuales, de comer adecuadamente para no tener anemia, de dar lactancia materna, y con esto se previene un cáncer de mama. 

Antes de los 18 años aún están en la adolescencia y se carece de madurez en el aparato reproductor y las glándulas mamarias, aunque no quiere decir que no pueda desarrollarse el producto. 

En cambio si se esperan hasta después de esa edad para embarazarse, en el aspecto psicológico ya tiene cierta preparación sobre las responsabilidades que implica tener un hijo, una pareja. Por lo general, ya tienen un trabajo y un sustento para ambos”, consideró.  

Riesgos de presión alta

Y por esto puede desarrollar el problema llamado preeclampsia, que es cuando la presión arterial se eleva durante el embarazo y se asocia con otros problemas, como que no se desarrolle el bebé adecuadamente e incluso puede llegar a convulsionar. 

¿Qué le falta a una mujer a los 18 años o menos? El desarrollo del sistema músculo-esquelético todavía no es pleno y eso implica que haya más riesgo de tener una cesárea. Lo esperado es que entre el 70 y 75% de los partos sean naturales.

El doctor Luis Manuel Muñoz también señaló que no es conveniente una cesárea en una mujer de menos de 18 años.

Por último sugirió a los adolescentes que tienen vida sexual activa que acudan a los módulos de la Secretaría de Salud, ya sea hombres o mujeres.

Dijo que en León hay 10 centros de salud para brindarles información sobre cómo prevenir embarazos no deseados a su corta edad.

Exhortan a vivir sexualidad responsable

Es indispensable que los adolescentes vivan una sexualidad responsable e informada para que puedan culminar sus proyectos de vida y que sea una decisión responsable la de ser papás, afirmó Soledad Leyva Reynoso, coordinadora estatal del programa de Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes.

ADEMÁS: Ofrecerá ISSSTE condones femeninos para prevenir embarazos adolescentes

También señaló que es muy importante que las niñas estén informadas y que no se permita que menores se conviertan en mamás.

¿Qué está pasando con estas jóvenes madres menores de 15 años? Por lo regular esta situación y por diferencia de edades que representa el progenitor de estos bebés se presume que puede ser por situaciones de coerción sexual”, subrayó.

Leyva precisó que en 2020 se registraron en Guanajuato, 15 mil 795 embarazos en adolescentes, cifra que representó una reducción considerable a comparación de 2019 cuando se registraron 18 mil.

Agregó que en el programa de Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes se tienen registrados los nacimientos divididos en dos grupos de edades prioritarios: las mamás que tienen menos de 15 años y las que tienen entre 15 y 19 años.

Personal del área de Servicios Amigables de la Secretaría de Salud de Guanajuato imparte charlas y talleres para concientizar a los jóvenes sobre la importancia de los métodos anticonceptivos. Fotos: Especiales

Efectos emocionales

Un proyecto de vida pausado, que en la mayoría de las veces ya no se retoma, rezago escolar y no concluir estudios, son las principales consecuencias del embarazo a temprana edad.

Emocionalmente estas niñas y adolescentes no están preparadas para ser mamás y esto llega a ocasionar depresión y violencia”, comentó.

“Algunas veces el embarazo lo ven como una forma de salir de un entorno negativo, entonces es importante que todas las adolescentes tengan acceso a una red de apoyo y como sociedad la construyamos juntos”, exhortó Leyva.

La especialista destacó que uno de los factores protectores del embarazo adolescente es que las niñas y adolescentes sigan estudiando porque la educación les abrirá puertas y las motivará a terminar su proyecto de vida.

Esperan motivar a los adolescentes a vivir de forma responsable su sexualidad. 

Atienden a más de 50 mil jóvenes

El año pasado, a través del programa de Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes se atendieron a más de 50 mil jóvenes con información de métodos anticonceptivos y orientaciones para resolver dudas sobre su sexualidad.

En la adolescencia se viven cambios físicos y emocionales y esto puede generar dudas e inquietudes y este programa las atiende a través de servicios exclusivos para los adolescentes, en todas las unidades de salud se proporcionan métodos de planificación familia gratis”.

“Tenemos 70 unidades o servicios amigables distribuidos en los 46 municipios atendidos por personal capacitado para atender en un ambiente de privacidad y confidencial las necesidades de la población adolescente”, finalizó.

Se embaraza a los 17 años... ¡por defender su noviazgo!

Para que no los separaran cuando eran novios, Tania de 17, y su novio, de 18, decidieron tener un bebé.

Tania Perales y su hija Zoé Valdez cuando era bebé. Fotos: Especiales

Pese a todos los sacrificios que implicó el convertirse en mamá, Tania Perales Negrete, de 33 años, expresó que su hija Zoé Valdez, de casi 15, es para ella una enseñanza de vida y dijo no arrepentirse de la decisión que tomó siendo tan joven e incluso inmadura.

Me embaracé a los 17 y mi hija llegó cuando yo tenía 18. Cuando me enteré que iba a ser mamá fue bonito porque era algo que yo ya estaba buscando; el papá de mi hija y yo éramos novios desde muy jóvenes yo tenía 15 y él 16”, narró.

“Mi mamá empezó a decirnos que ya no anduviéramos y decidimos ser papás por el amor, para que no nos separaran”, compartió.

‘Dejé de ser niña de casa’

Tania recordó que la maternidad transformó por completo su vida, pues dejó de ser una niña de casa para estudiar y trabajar al mismo tiempo mientras estaba embarazada.

Tania y Zoé hace algunos años.

“En mi casa todo me hacían porque teníamos quien nos hiciera el aseo, estudiaba la prepa en una escuela de paga y todos esos privilegios se fueron. Tuve que estudiar en otro lugar, estudiar y trabajar a la vez”.

No tener solvencia económica y postergar por dos años el ingreso a la universidad son los principales retos a los que Tania se enfrentó al convertirse en madre; sin embargo, el más importante consideró que fue el de retarse a sí misma para lograr superarse.

Fue retarme, crecer más rápido de lo normal, a ser responsable de cuidar a una bebé siendo todavía una chica muy joven”, presumió orgullosa.

“La economía fue uno de los aspectos más pesados porque su papá no trabajaba y no tenía una solvencia económica y yo tampoco. Yo quería estudiar y debía trabajar; fueron retos pero me impulsaron a salir adelante”, mencionó.

Mientras estaba embarazada iba a la preparatoria y cuando Zoé nació hubo días en los que se vio en la necesidad de seguir yendo a la escuela con su pequeña, pero le daban permiso de llevarla en el portabebé.

Actualmente mamá e hija tienen 33 y casi 15 años, respectivamente.

Al concluir la preparatoria se dedicó a trabajar durante dos años, en ese entonces su familia le propuso que estudiara la universidad, le brindaron apoyo económico y ayuda para cuidar a su hija. 

Fue así que Tania no dejó de trabajar, de ser mamá y estudió la carrera de Psicología en la Universidad de León (UDL).

No es un impedimento ser mamá para lograr un sueño o una meta, aunque sí cuesta más trabajo y esforzarse más. Yo he logrado todo desde que soy mamá, no me he quedado con ganas de nada desde mi carrera porque mi familia me apoyó”.

“Tengo mi propio negocio de venta de ropa que hice con el corazón, la inteligencia y deseo de salir adelante las dos, mi hija y yo; y lo que más me gusta es viajar y no lo he dejado de hacer”, contó satisfecha.

Zoé, quien está por cumplir 15 años y por ingresar a la preparatoria, nació a los siete meses; su forma de aferrarse a la vida le enseñó a su joven madre a amar la vida como nunca antes y a luchar y ser fuerte ante las adversidades.

Hasta el momento sigo aprendiendo de ella,mi hija es mi gran maestra de vida”, finalizó Tania.

MCMH

En esta nota:
Acerca del autor
Catalina Reyes
Dulce Muñoz Barajas

Comenta esta nota