El Intérprete 65: adicciones, recuerdos de la rebelión zapatista, avanzan derechos de los animales

Quedó sembrada en Guanajuato la semilla de una nueva etapa en la lucha contra las adicciones. En el ámbito nacional, espacios para la nostalgia con el fallecimiento de Patrocinio González-Blanco Garrido.

Por: Antonio Lascurain Huerta

Esfuerzos que urgen

Me parece muy positivo, ya lo comenté alguna vez, que a pesar del trastorno que supuso la pandemia de la COVID-19 para el sistema de salud de Guanajuato, el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo haya retomado el esfuerzo para aterrizar el programa “Planet Youth” en Guanajuato. 

El desafío es enorme, pero cualquier avance es bienvenido y la decisión de encararlo, como el manejo mismo de la emergencia sanitaria, muestra la importancia que tuvo resistirse a entregar el manejo de las instituciones del sector al Instituto Nacional de la Salud y el Bienestar.

Como ya quedó expresado en nuestra Olla dominical, el prietito en el arroz fue el  anuncio de que se destinarán 40 millones de pesos a la estrategia, que “es nada” en un presupuesto de 92 mil millones (para 2022), como tuvo la decencia de reconocer el propio Gobernador.

Entonces, ¿por qué no aumentarlo? El congreso que se celebró a lo largo de la semana mostró no solo la complejidad del problema, sino también cuánta gente está dedicada a estudiarlo e intentar resolverlo, por lo que elementos para luchar no faltan.

El olvido de los programas de atención a los adictos y la apuesta por los mecanismos represivos ha sido una constante en todo el mundo y ya vemos a dónde nos ha llevado. Son muy atendibles las opiniones de quienes sostienen que no tiene sentido comparar la situación de Islandia con la nuestra, pero la verdad es que el programa, o esfuerzos similares, han dado buenos resultados en otras latitudes.

Hace bien el Gobernador en llamar la atención sobre la importancia del problema y en pedir que la sociedad y otras autoridades adopten la lucha como suya. Habrá que seguir de cerca cómo avanza la estrategia y quiénes en realidad se comprometen con ella. Lejos quedaron los tiempos en que nos preocupaba la marihuana y en el peor de los casos, las pastillas y la cocaína. El repertorio de drogas que destruyen la vida sin remedio se ha vuelto abrumador y basta echar una mirada al drama de los opiáceos en Estados Unidos para comprenderlo. Nos jugamos buena parte del futuro en esta mano.

Jóvenes compartieron sus primeras experiencias con la puesta en marcha del programa contra las adicciones en Guanajuato. Foto: AM/Omar Ramírez

Pura cepa revolucionaria

La tarde del lunes 10 de enero de 1994, en el salón Venustiano Carranza de lo que era entonces la residencia presidencial de Los Pinos, me tocó ver el desenlace de la carrera política de Patrocinio González-Blanco Garrido.

Conmovido el País por el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, ocurrido el mismo 1 de enero de aquel año, cuando también entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio, fue el presidente Carlos Salinas de Gortari quien resumió su obituario, al explicar que había nombrado a Jorge Carpizo como nuevo Secretario de Gobernación, en lugar de González Blanco, como “un reconocimiento de lo que no funcionó”.

Era una verdad inapelable. El funcionario despedido gobernaba con mano dura Chiapas en 1993, cuando fue promovido a Gobernación, por lo que aquel estallido guerrillero, ocurrido en su propio estado y el día en que la administración salinista pensaba en disfrutar nuestro ingreso formal a la modernidad, fue su sentencia de muerte política.

Bastaba aquella tarde ver el gesto de Salinas de Gortari para darse cuenta del terremoto que la rebelión había supuesto para el Presidente. Ya se ha escrito mucho sobre cómo aquel año, en que el tratado comenzó a cambiar el curso del País, México sufrió una descomposición inaudita que se tradujo en la errática campaña de Luis Donaldo Colosio, su asesinato en marzo, el de José Francisco Ruiz Massieu en septiembe y, al final, la crisis de diciembre que hundió al País al año siguiente.

Todavía me tocó ver aquel día al vetusto líder obrero Fidel Velázquez proclamar que había que exterminar a los rebeldes chiapanecos. El propio Patrocinio apareció más tarde durante unos minutos para el relevo formal, en el palacio que ocupa Gobernación en Bucareli, donde aseguró que dejaba la política cuando en realidad, la política lo había dejado.

Fue el final de la carrera de este cachorro de la Revolución Mexicana, en el más amplio sentido de la palabra, quien falleció el 30 de noviembre a los 87 años. 

Su padre fue Salomón González Blanco, ministro de la Suprema Corte de Justicia, secretario del Trabajo y Previsión Social con Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz y también gobernador de Chiapas, como lo fue su hijo. Además, su madre era Josefa Garrido Canabal, hermana del polémico revolucionario Tomás Garrido Canabal. 

Como si fueran pocas credenciales, se casó con Patricia Ortiz Mena Salinas, hija de Antonio Ortiz Mena, entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público y arquitecto del desarrollo estabilizador..

Una de las hijas de aquel matrimonio fue Josefa González-Blanco Ortiz-Mena, secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la administración actual hasta que retrasó la salida de un avión para que la esperara, por lo que fue despedida, aunque como consolación es desde este año embajadora de México en Reino Unido. 

Patrocinio González-Blanco, Carlos Salinas y Manuel Camacho, con una sonrisa que la rebelión zapatista borró. Foto: Tomada de Méxicohoy.tv

Derechos para los animales

Esta que pasó fue una semana importante para quienes luchan por los derechos de los animales y el reconocimiento de una estructura legal que los proteja de sus compañeros de viaje, los seres humanos.

Desde el jueves, como informó El País, “los animales han dejado de ser cosas para la legislación española”, al ser considerados como “seres sintientes”, lo que les permitirá disfrutar de un trato legal diferente a la de cualquier objeto inanimado, es decir, “no podrán ser embargados, hipotecados, abandonados, maltratados o apartados de uno de sus dueños en caso de separación o divorcio sin tener en cuenta su bienestar o su protección”.

Días antes, en virtud de una nueva enmienda aprobada en el Reino Unido pulpos, calamares, cangrejos, langostas y otros animalitos, fueron considerados oficialmente como seres sintientes.

En este caso, la riqueza del debate nos orienta sobre el desarrollo de algunas sociedades. Aunque se daba ya por sentada la “sintiencia” de varios animales -es decir, su capacidad para percibir o experimentar conscientemente sentimientos y sensaciones como el dolor o el daño- se hacía la excepción con otros como los pulpos, cuya inteligencia está más que reconocida, debido a su falta de columna vertebral.

La decisión del Reino Unido de incluir crustáceos decápodos y moluscos cefalópodos bajo la protección de su Proyecto de Ley de Bienestar Animal (Sentience), explica un artículo de Arnesia Young en My Modern Met, es el resultado de evidencia científica reciente que demuestra que tienen la capacidad de experimentar dolor o angustia, fruto del análisis de más de 300 estudios.

“La revisión recomienda enfáticamente contra ciertas prácticas comerciales comunes que involucran a estos animales… (como) hervir vivos sin aturdirlos primero, transportarlos en agua helada, usar métodos de sacrificio extremos e inhumanos”, señala la nueva legislación.

Por cierto, la ley aprobada en España contó con el apoyo de todos los partidos políticos, con la excepción de Vox, el grupo ultra con el que los panistas mexicanos coqueteaban apenas en septiembre. El diputado Ángel López Maraver, expresidente de la Federación Española de Caz, sostuvo en nombre de su partido que la medida es “una insensatez, un disparate y una necedad. Se humaniza a los animales y se deshumaniza al hombre”: sería un gran invitado de honor a una hipotética corrida de toros en las instalaciones de la Feria de Enero.

Prácticas como la de hervir vivas las langostas quedarán prohibidas en Reino Unido. Foto: Shutterstock

Elevada productividad

Todos hemos escuchado alguna vez que la productividad de nuestros zapateros está ligada a los resultados que obtiene el León en el terreno de juego: seguramente este lunes será muy elevada.

Pues bien, a la Bolsa de Valores de Brasil le sucede lo mismo. Y son las vacas más sociables las que producen más leche y hay manera de medir qué tan productiva es la tierra por su composición química y una réplica digital nuestra nos resulta muy atractiva porque piensa como nosotros y… ¿cómo sabemos todo esto?: claro, por medio de la inteligencia artificial.

Inma Martínez, una científica española que ha sido distinguida por sus habilidades y compromiso, ofrece una mirada singular a un mundo que nos cuesta comprender a los mortales comunes y corrientes. Y, gracias al periodista Manuel Jabois, lo hace de una manera muy atractiva.

Advertencia: el amor parece ser hasta ahora inmune a la seducción de los algoritmos, pero todo es culpa de la química.

Qué mejor elogio puede esperar un periodista. Foto: Tomada de Twitter.

MCMH

Y tú, ¿qué opinas?