Juan Martín, el héroe de 22 años que cuida a pacientes COVID por voluntad propia

Juan Martín, el héroe de 22 años que cuida a pacientes COVID por voluntad propia

Cada día Juan Martín despierta lleno de miedo ante la incertidumbre de que algún pacientes lo podría contagiar de COVID, aún así se arma de valor y se viste para ir al HGL por voluntad propia y hacer lo posible para salvar una vida.

Por: Fernanda Gasca

León, Guanajuato.- Juan Martín Espitia Jaime, es un leonés de 22 años que tiene siete meses como enfermero en la zona COVID.

El Hospital General Regional de León (HGL) es donde él apoya por decisión propia.

Juan Martín tiene tan solo 22 años que cada día desde hace 7 meses está dispuesto a sacrificar su salud por salvar la de los pacientes con COVID que llega al Hospital General de León. Foto: cortesía.

Juan Martín tiene tan solo 22 años que cada día desde hace 7 meses está dispuesto a sacrificar su salud por salvar la de los pacientes con COVID que llega al Hospital General de León. Foto: cortesía.

Con angustia pero mucho ánimo y valentía, cada día Juan Martín acude a cuidar a pacientes COVID. Foto: cortesía.

El joven explicó a AM que se ha sentido muy a gusto, pero no ha dejado a un lado el miedo de poder contraer el virus y pasarlo a sus seres queridos.

Describió su trabajo y el de sus compañeros como un acto de valentía, ya que arriesgan lo más valioso: su salud, aunque tengan el mayor equipo de seguridad posible o algunos incluso ya con la vacuna contra el coronavirus aplicada.

Horas de sacrificios

Juan Martín ya se vacunó contra el COVID, pero por meses trabajó sin otra protección más que caretas, traje y guantes. Foto: cortesía.

Son tres días a la semana los que él atiende a pacientes COVID con un horario nocturno de 12 horas.

He sacrificado varias cosas, algunas como estar con mi familia", compartió en entrevista.

Juan Martín no solo ha visto morir a sus pacientes, sino lamentablemente algunos de sus familiares y amigos no han sobrevivido al COVID-19. Foto: cortesía.

No sólo le han tocado fallecimientos de pacientes, sino también cercanos como amigos y hasta familiares.

Es feo cuando tienes un paciente y al siguiente turno ya lo encuentras en muy mal estado o simplemente ya falleció, tengo grabadas varias caras de gente que partió", recordó.

Mientras unos salen de fiesta, él ve a otros llenos de anguistia

Desde su punto de vista como personal COVID-19, explicó que observa cómo familiares de pacientes permanecen muy angustiados y desesperados al tener a alguien internado y no poder verlo.

Hay mucha gente ignorante que no cree (en el coronavirus), que no toma las medidas adecuadas y sigue haciendo fiestas, reuniones, viajando y demás....", añadió.

El enfermero por voluntad propia hace todo lo posible para levantar el ánimo en sus pacientes y así tengan fuerzas para luchar contra el cronavirus y que puedan abrazar de nuevo a sus familias. Fotos: cortesía.

También explicó que son varios enfermeros que por iniciativa propia prestan con gusto sus celulares a los pacientes para que algún paciente llame a sus familiares y les den ánimos para superar la enfermedad.

El aparato va protegido, se les presta para llamar y luego luego les cambia la cara, ayudas mucho de manera emocional ambas partes y te llenan de bendiciones por realizar un acto tan sencillo que nos deja una experiencia bonita a pesar de la situación", finalizó.

DA

En esta nota:
Acerca del autor
Fernanda Gasca

Comenta esta nota