A un año de la tragedia, la justicia no llega para Jorge y Patsy tras ser quemados por vecino racista

A un año de la tragedia, la justicia no llega para Jorge y Patsy tras ser quemados por vecino racista

A un año de ser quemados por su vecino racista en Estados Unidos, los migrantes Jorque García y Patsy Hernández aún no han recibido justicia, además de que necesitan ayuda para su tratamiento.

Por: Yajaira Gasca 

Pénjamo, Guanajuato.- Jorge y Patsy intentan volver a sus vidas normales, pero las cicatrices les recuerdan el horror, la persona que los hirió de por vida aún no es condenado, no pueden salir a la calle a la luz del sol porque esto les puede causar daños, no tienen trabajo y no saben cómo van a resolver sus vidas. 

LEE TAMBIÉN: Jorge y Patsy, migrantes que fueron quemados por su vecino, no están solos el gobierno los apoyará

Jorge García y Patsy Hernández siguen esperando justicia luego de ser quemados en su propia casa por su vecino racista. Foto: GoFundMe

Jorge García y Patsy Hernández siguen esperando justicia luego de ser quemados en su propia casa por su vecino racista. Foto: GoFundMe

Así es hoy la vida de Jorge García de 32 años y Patsy Hernández de 30 años, el matrimonio de migrantes de Pénjamo que fueron quemados por un vecino la noche del 15 de agosto de 2020 en Stockton, en Sacramento, California, en Estados Unidos. ¿El motivo del ataque? El racismo. 

Hace dos semanas, Jorge y Patsy se mudaron a una casa en donde solo viven con su hija Chanel de seis años. Un año después de la tragedia, la niña sigue asistiendo a terapia porque fue testigo del horror al que fueron sometidos sus jóvenes padres. 

La pequeña Chanel quedó traumatizada al ser testigo del ataque racista contra su familia. Foto: especial

Las cosas están lejos de retomar la normalidad, pero la familia no deja de esperar que se haga justicia, aseguró su hermana Laura García, quien durante el último año junto con su familia ha compartido la responsabilidad de su hermano y su cuñada. 

Jorge vive desde los 12 años en Estados Unidos. Nació en Pénjamo pero tiene 20 años radicando en la Unión Americana, antes de ser atacado por su vecino, tan solo por el hecho de ser mexicano. Se dedicaba a la construcción. 

Su esposa Patsy, originaria de Guerrero, era mesera. Perdió el trabajo durante la pandemia de COVID. 

LEE TAMBIÉN: Detienen a estadounidense racista por golpear a adulta mayor mexicana

Laura contó que debido a que los ingresos de la pareja disminuyeron a causa de la emergencia sanitaria, tuvieron que recurrir a ayudas en bancos de alimentos. 

Esto le molestaba a su vecina, quien cada que los veía llegar con la comida los insultaba. Un día dejó de ser solo ella  y su pareja Larry Galicinao, se unió a las agresiones. El hombre entró un día a su casa tratando de provocar a Jorge. El 15 de agosto los atacó y todo cambió. 

Debido a que la pareja no tiene seguro médico, piden apoyo para continuar con su tratamiento. Foto: especial

Los días en un hospital especializado en personas quemadas transcurrieron de forma difícil para la familia, Laura tuvo que acercarse a la activista Yesenia Rojas para poder lograr que su madre pudiera viajar para ver a su hijo en el hospital. Ya dos veces se le había negado la visa.

Cuando llegó también se enfrentó a la negativa de la clínica (por políticas sanitarias) para poder ver a su hijo. 

Los actos de discriminación contra la familia han sido una constante. Laura relató que en la clínica, ya cuando mostraban un poco de recuperación, su cuñada Patsy se enfermó de COVID y el personal médico la quería entregar contagiada. “Yo no veía que trataran así a otros pacientes”, lamentó. 

LEE TAMBIÉN: VIDEO Corren a mexicana y su familia de alberca en EU, escuchaba música en español

Esperan cirugías, pero no tiene seguro médicos

La recuperación ha sido lenta, la pareja está a la espera de que puedan ser intervenidos quirúrgicamente, requieren al menos 25 operaciones y hay un médico que se ha ofrecido a apoyarlos. Patsy no puede levantar las manos y tampoco puede voltear su cuello, debido a las cicatrices de las quemaduras. 

Jorge también se recupera lentamente, las quemaduras casi le abren el pecho, pues regresó a la casa para rescatar a su hija. Ninguno de los dos puede recibir la luz del sol, sus pieles quedaron sumamente sensibles y son susceptibles de sufrir cáncer. 

La pareja no puede volver a trabajar debido a las consecuencias de las quemaduras. Foto: especial

Jorge no ha recibido ninguna ayuda del Gobierno del Estado de Guanajuato, su esposa tampoco de las autoridades de su estado. Para ayudarlos, sus parientes abrieron una cuenta para recaudar fondos. 

El juicio penal contra Larry Galicinao ya comenzó, aunque el proceso se ha alargado porque no se ha presentado a la corte por distintos motivos. Laura cree que en el fondo hay intención de que el asunto pierda fuerza. 

“Nosotros no vamos a estar bien hasta que no se haga justicia, nosotros no vamos a tener paz. Hubo gente que hasta por medio de redes sociales se burlaba de ellos. Sí han mejorado sin tener una aseguranza médica, aquí es muy difícil que les den atención...a él le preocupa cómo le va ha hacer para mantener a su familia, ha sido un poco más difícil para ella, cuando salimos la gente como la ve, el morbo”, señaló Laura. 

La justicia se ve distante 

El juicio civil va aún más atrasado, a través de este mecanismo Jorge, Patsy y su hija podrían tener acceso a una indemnización, pero esto está distante. Autoridades consulares le están dando seguimiento por ahora al juicio penal, la familia ha podido tener contacto con el procurador de justicia de California y aseguran que el proceso se va llevando bien. Sin embargo, la justicia se ve distante.  

“No quiero que se minimice por ser mexicano, porque su hubiera sido al revés, o sea si mi hermano le hubiera hecho algo a él mi hermano ya estaría en la cárcel desde cuando, ya con la sentencia y como es al revés las cosas se minimizan”, lamentó Laura. 

Aunque la pareja necesita asistencia, se mudaron a una casa independiente, buscando normalidad para su vida, pero la forma en que se van a sostener es una preocupación para ambos porque las cicatrices de la tragedia les impiden tener las mismas capacidades que tenían antes. La pequeña Chanel sigue recibiendo terapias, mientras todos esperan justicia.

MCMH

En esta nota:
Acerca del autor
Yajaira Gasca 

Comenta esta nota