Rosario Robles estuvo cerca del Club León

Fotógrafo: Rosario Robles mantuvo una relación amorosa con Carlos Ahumada cuando éste era dueño del equipo León.

Noticias

Rosario Robles estuvo cerca del Club León

Rosario Robles mantuvo no solo una buena relación política con el empresario Carlos Ahumada, sino también sostuvieron una relación sentimental cuando él era propietario del Club León.

Por: Jesús García López

León.- Lo que nació como un ‘favor’ al conseguirle la suite presidencial del Hotel Quinta Real de Huatulco, Oaxaca en marzo de 2001 para vacacionar con su familia, marcó el inicio de una relación política y sentimental entre Rosario Robles Berlanga y el empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz, expropietario del equipo de futbol León.

Rosario Robles, ex secretaria federal detenida el pasado martes 13 de agosto por el desvío de más de 5 mil millones de pesos en agravio de la hacienda pública, reveló el afecto sentimental por Ahumada en una carta publicada en el libro Derecho de Réplica, Revelaciones de la más Grande Pantalla Política en México.

Rosario Robles mantuvo una relación amorosa con Carlos Ahumada cuando éste era dueño del equipo León.

Rosario Robles mantuvo una relación amorosa con Carlos Ahumada cuando éste era dueño del equipo León.

El primer favor que le hice fue personal y el segundo y los subsecuentes fueron relacionados con la política”, relató Ahumada en su libro sobre la relación con Robles.

Aunque no se tienen registros de actividad empresarial de Rosario Robles en Guanajuato, lo cierto es que su relación con Carlos Ahumada se dio en el periodo en que el argentino invirtió parte de su fortuna en Promotora Deportiva de Futbol de León (PDFL) S.A de C.V., razón social de la compañía propietaria del equipo deportivo de esta ciudad.

El acercamiento entre Robles y Ahumada se dio a través del exdelegado de Iztapalapa, Ramón Sosamontes, en una comida en el restaurante Bellinghausen ubicado en la Zona Rosa de la Ciudad de México una tarde de marzo de 2001.

Obsesionada con ser presidenta

En aquel entonces, Rosario Robles había dejado la jefatura de la Ciudad de México y su ambición era llegar a ser presidenta nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), lo cual sucedió un año después con el apoyo del empresario.

En el capítulo Relaciones con el PRD’, de su libro, Ahumada reveló cómo fue la conexión con Robles Berlanga a lo largo de ocho páginas, donde la describió como una mujer obsesionada con ser presidenta de México.

...Rosario era quien apuntaba más alto. Estaba obsesionada con ser presidenta de la República, ¡¡ob-se-sio-na-da!!! Definitivamente. Le dije en Berlín en 2001, cuando viajé a Alemania, creo que fue en julio, que me parecía que podría llegar a presidir el PRD, pero que por ningún motivo sería presidenta de la República. Me contestó, mientras íbamos en un Mercedez Benz negro cruzando el muro de Berlín: 'Te invito a tomar una botella de vino en los primeros seis meses del 2007, aquí mismo en Berlín, tú y yo solos, para celebrar mi nueva encomienda como presidenta de la República'”, reveló Carlos Ahumada en su libro.

En marzo del 2004, unos días antes de que Carlos Ahumada fuera detenido por cargos de lavado de dinero y financiamiento de campañas con dinero irregular, por los llamados videoescándalos donde entregó fajos de dinero a personajes de la política mexicana, Rosario Robles estuvo a su lado en Cuba, ahí le entregó una carta que después se haría pública.

“Estoy contigo y sin reservas”

Rosario Robles y Carlos Ahumada mantuvieron una relación amorosa.

“Lamento mucho que estos últimos días juntos no hayan sido los mejores. Quisiera estar a tu lado para tomarte de la mano y apretarla muy fuerte y decirte con ese gesto tan sencillo que estoy contigo sin reservas, sin dudas, plenamente”, expresa en un fragmento de la carta a Ahumada.

El 30 de marzo de 2004, Carlos Ahumada fue detenido en La Habana y deportado el 28 de abril a México para enfrentar cargos por el delito de lavado de dinero, donde permaneció en prisión por tres años.

En agosto de 2003, ocho meses antes de la detención de Ahumada, Robles renunció al PRD de manera irrevocable, argumentando ser víctima del ‘fuego amigo’ y una campaña en su contra, su cargo lo asumió el guanajuatense Carlos Navarrete, bajo una fuerte ruptura interna del partido. 

Ahumada y el equipo León

La llegada de Carlos Ahumada a León, señalado por tener una relación sentimental con Rosario Robles, se dio por medio de la empresa PDFL, actualmente vigente en el Registro Público de Comercio de la Secretaría de Economía federal, aunque con anotaciones de embargos por parte de autoridades.

El empresario argentino había comprado el equipo a Roberto Zermeño Vargas, quién después lo demandó por incumplimiento de contrato. 

Según el acta constitutiva con número de escritura pública 59,741 del 12 de junio del 2002 de PDFL, Carlos Ahumada y el extitular de la Procuraduría General de la República (PGR), Ignacio Morales Lechuga, aportaron 50 mil pesos para crear la sociedad con domicilio fiscal en León.

Ignacio Morales ostentó los cargos de Procurador de la República y Embajador de México en Francia durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

Ahumada describe en su libro que conoció a Morales Lechuga luego de que le pidiera favores para aclarar un proceso judicial de uno de sus hermanos donde se le vinculaba personalmente, el exprocurador lo absolvió de todo ofreciéndole disculpas.

Pagó favor como socio del León

Como pago de esos favores, Ahumada decidió hacerlo su socio en la empresa que administró y operó al equipo de futbol en Guanajuato, además de apoyarlo económicamente en sus aspiraciones para ser Gobernador de Veracruz en 1998, estado donde nació en 1947.

PDFL vivió sus años de operación más importantes justo cuando la relación Robles-Ahumada estaba en su mejor momento, entre 2002 y 2004.

En mayo de 2007, luego de salir de prisión, Carlos Ahumada decidió dejar el cargo de presidente del Consejo de Administración de la empresa leonesa y en su lugar se nombró como Administrador Único a Juan Pedro Quezada Vázquez.

Quezada Vázquez ocupó el cargo de subdirector de Conservación y Servicios Generales de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México en la administración pasada y actualmente es Director Administrativo del Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (INVEA).

Durante una asamblea ordinaria de la empresa PDFL del 16 de enero de 2009, Juan Pedro Quezada presentó su renuncia y los accionistas determinaron designar a una persona de nombre María de los Ángeles Hernández Guajardo, originaria del municipio de Melchor Muzquiz, Coahuila. 
 

En esta nota:
Acerca del autor
Jesús García López

Comenta esta nota