Noticias

A sus 10 años camina por la fe

Ni el inclemente sol de Primavera que alcanzó los 31° centígrados o lo sinuoso del camino fueron razón suficiente para que Ángel Tomás decidiera no ll

Por:

A sus 10 años camina por la fe

A sus 10 años camina por la fe

Ni el inclemente sol de Primavera que alcanzó los 31° centígrados o lo sinuoso del camino fueron razón suficiente para que Ángel Tomás decidiera no llegar a ver al Señor de Villaseca.
Ángel con sus 10 años sigue los pasos de fe que desde que tiene uso de razón ha visto en su papá, quien fue la razón que lo motivó a unirse a la peregrinación que se realiza cada año con motivo de la Semana Santa.
Sin protección alguna en sus pies, el niño caminó por alrededor de 3 horas por las calles hasta llegar al templo. La fe dijo, era lo que lo animaba a continuar con paso firme, incluso le hacía olvidar las piedras o bien las temperaturas agobiantes que el pavimento alcanza.
Cabe destacar que de acuerdo con las cifras del INEGI la cantidad de católicos han disminuido en los últimos 10 años, pues del 89.7% de católicos del total de la población en el 2010 pasó a ser sólo el 83.9%.
En ese sentido, el Abad Juan Rodríguez Alba, declaró que una de las razones que han influido en la redacción de fieles es que los padres de familia han dejado de lado las enseñanza de las religión.
Para Ángel las enseñanzas de su padre han sido la razón por la cual, por dos años consecutivos ha sido parte de la celebración de Semana Santa y pretende seguir repitiendo la experiencia cada año.
Incluso señaló que su experiencia la ha compartido con sus amigos de la escuela, sin embargo no ha conseguido convencerlos de que las adversidades del camino sólo son circunstanciales y es más gratificante el sentimiento que se logra al llegar al templo. “Dicen que a ellos no les gusta, que porque pican mucho estas cosas (el silicio) y yo ya no les digo nada”.
Incluso asegura que lo caliente del piso ni las piedras del camino han dañado sus pies, los cuales al cabo de unas horas están listos para continuar su andar y seguir disfrutando de sus vacaciones como cualquier otro niño de su edad.

En esta nota:
  • religión