Noticias

Alegran a guanajuatenses los “músicos del pueblo”

Las notas del que llaman justificadamente el “segundo himno mexicano” hicieron que hasta las muchachas orientales se emocionaran.

Por:

Su presencia es insutituible en el Jard

Su presencia es insutituible en el Jard

Todos  los domingos ellos están en el Jardín de la Unión, su presencia se ha vuelto insustituible, necesaria para los habitantes de la ciudad y los turistas; cuando son las 12 del día y ellos no llegan, hay  tristeza, un hueco que ni siquiera puede llenarse con el ruido que proviene de  bares y restaurantes cercanos. Son los integrantes de la Banda del Estado, o los “músicos del pueblo”, como a ellos les gusta que se les llame.
Hoy, antes del mediodía, las bancas que rodean al kiosco estaban totalmente ocupadas por adultos, jóvenes y niños que ansiosos esperaban el inicio del espectáculo; también había muchachas que por su fisonomía y  forma de hablar parecían venir de Japón. Valió la pena esperar porque los músicos iniciaron su participación con una marcha, luego, interpretaron “Sobre las Olas”, el vals de Juventino Rosas. Pero lo mejor vino con el “Huapango”, de José Pablo Moncayo.
Las notas del que llaman justificadamente el “segundo himno mexicano”  hicieron que hasta las muchachas orientales se emocionaran, algunas sacaron sus cámaras fotográficas y desde todos los ángulos posibles se colocaron para llevarse imágenes del conjunto musical, de la gente, de ese pedacito guanajuatense que es el Jardín de la Unión.
Y en las bancas, revueltos con los habitantes de la ciudad, turistas de otras nacionalidades, también parecían divertirse, a pesar de que la banda también interpretó danzones y melodías folclóricas, porque el idioma de la música es universal.
Al término, Hugo Balbuena, director de la Banda del Estado, dijo que para ellos, la respuesta del público siempre ha sido muy entusiasta; “eso nos llena de orgullo, nos gusta mucho estar en el Jardín de la Unión, con nuestra gente, y de veras, cuando por algún compromiso tenemos que ir a otro municipio, de verdad, extrañamos a Guanajuato”.
El director  dijo también: “sí nos gusta que nos llamen los músicos del pueblo, porque  el pueblo nos sostiene y a él nos debemos”.

En esta nota:
  • Música