Noticias

Ana Belem desapareció hace 7 años, su papá casi ha perdido todo pero sigue buscándola

Ana Belem Arenas Rosas desapareció el 13 de julio de 2013 durante el traslado de Lagos de Moreno, en donde trabajaba, hacia León.

Avatar del

Por: Yajaira Gasca

Ana Belem tenía 24 años y una hija de 5 cuando desapareció en 2013, mientras  volvía a León después de trabajar en Lagos de Moreno.

Ana Belem tenía 24 años y una hija de 5 cuando desapareció en 2013, mientras volvía a León después de trabajar en Lagos de Moreno.

Lagos de Moreno, Jalisco.- Juan Carlos Arenas lo perdió casi todo en los siete años que lleva buscando a su hija Ana Belem Arenas Rosas. 

La joven tenía 24 años y una hija de cinco años cuando desapareció durante el traslado de Lagos de Moreno, en donde trabajaba, hacia León. 

El 13 de julio de 2013 fue la última vez que la vio su padre, quien no ha descansado buscando la verdad. 

Interpuso denuncias en Guanajuato y en Jalisco porque no tuvo la certeza de en dónde desapareció la joven, esto le ha implicado viajar de manera continua para seguir investigando. 

Búsqueda interminable

Antes de que esta tragedia le ocurriera tenía un empleo fijo, lo perdió debido a las ausencia que le implicaba la búsqueda de su hija, pensó vivir de lo que le dejaba la ambientación musical de eventos, pero tuvo que vender todo su equipo para tener recursos. También probó suerte como comerciante.

He quedado totalmente en la ruina, con los viáticos que hay que ir, pagar camiones, comer algo y le piden a uno copias... así es como he estado llevando yo este proceso para dar con mi hija”, asegura Juan Carlos. 

En 2015, una persona de apodo “El Caguamo” informó a las autoridades que a Ana Belem la habían asesinado, pero no hay restos que confirmen la declaración. 

La hija de Belem tiene ya 12 años y no quiere ver a su abuelo: él sigue su búsqueda, pero quiere que termine, quiere recuperar a su nieta y también la paz. 

AM

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?