Noticias

Aumenta pobreza en la capital

En Presas de Guanajuato, 60 familias en casas de cartón.

Por:

La mayor

La mayor

Los cinturones de pobreza en la capital siguen creciendo, como en la colonia Presas de Guanajuato, donde las casas construidas con palos y láminas de cartón siguen multiplicándose. 
Actualmente en el municipio hay alrededor de 46 mil habitantes en situación de pobreza, lo que representa el 27 por ciento, según informes de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano.
Debido a la anterior, el 21 de marzo de este año, la capital fue incluida en el programa federal Cruzada Nacional Contra el Hambre.
Gregorio Bustamente, líder de colonos de Presas de Guanajuato, indicó que cada año se incorporan a esta colonia alrededor de cinco familias.
60 CASAS DE CARTÓN
Actualmente habitan aquí 200 familias, quienes carecen de servicios básicos como agua potable y drenaje, las calles son de terracería y cerca de 60 casas son de palos, láminas, cartón, hules y lonas.
Algunas cuentan con muros de ladrillo rojo, aunque los techos siguen siendo de láminas de cartón, galvanizadas y lonas de colores.
Esta colonia cuenta con uso de suelo habitacional, está regularizada, aunque hasta ahora sus pobladores siguen en el olvido de las autoridades.
Cuentan con servicio de camión y alumbrado público, logros que se deben al esfuerzo de los vecinos, quienes constantemente piden el apoyo de algunos políticos para mejorar un poco su condición de vida.
CARNE, UNA VEZ AL DÍA
En esta colonia las familias pocas ocasiones comen tres veces al día, la carne se compra sólo una vez a la semana.
Los pisos de tierra, los muros y techos de láminas y cartón no protegen a las familias de las lluvias, ni el frío, así que las enfermedades en esta colonia son el pan de cada día.
Para tener agua para consumo Genoveva Sánchez Flores gasta alrededor de 70 pesos a la semana, al llenar toneles con agua de pipa.
PIDEN APOYO
Genoveva Sánchez dice que a esta colonia nunca ha venido nadie a apoyar a las familias, a este olvido de las autoridades se suma la inseguridad.
“Aunque estamos pobres aquí se roban todo, si la casa está sola se llevan el tanque de gas, el cable de la luz, a mí ya me ha pasado”, señala.

En esta nota:
  • Pobresa