Noticias

Ponen a trabajar a 7 mil 700 ‘ninis’ en Guanajuato

De 1 mil 777 negocios y personas registradas al  programa federal “Jóvenes Construyendo el Futuro”, sólo un 24% corresponden empresas o dependencias gubernamentales.

Avatar del

Por: Catalina Reyes Colín

Los 435 registros son identificables por ser sociedades anónimas, sociedades contables y de responsabilidad limitada, asociaciones civiles, organismos municipales, estatales o federales.

Los 435 registros son identificables por ser sociedades anónimas, sociedades contables y de responsabilidad limitada, asociaciones civiles, organismos municipales, estatales o federales.

León.- De 1 mil 777 negocios y personas registradas al  programa federal “Jóvenes Construyendo el Futuro”, sólo un 24% corresponden empresas o dependencias gubernamentales.

Los 435 registros son identificables por ser sociedades anónimas, sociedades contables y de responsabilidad limitada, asociaciones civiles, organismos municipales, estatales o federales. Pero la mayor parte, 1,157 registros equivalentes al 65%, corresponden a personas físicas identificados sólo por nombre o apellidos, pero se desconoce la actividad que realizan; otros son negocios de los que sólo se sabe su giro comercial o el nombre del lugar.

En otros 185 casos, un 10.41%, no es posible identificar ni siquiera el giro o nombre de los registrados. Mauricio Hernández Núñez, delegado estatal de programas para el desarrollo afirmó que si no se publican los domicilios ni giros de los negocios y personas que se registran en el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” es porque son datos personales de particulares que no se pueden publicar.

En entrevista con am, fue cuestionado sobre cómo sabe el Gobierno federal que los negocios son reales si tienen nombres tan genéricos y que no se pueden identificar. Aseguró que hay verificadores que van personalmente a cada negocio a cerciorarse de que existan, estén funcionando y tengan las condiciones de seguridad e higiene para hacerlo.

Que lo hacen antes de dar de alta al negocio en el programa, y después, ya cuando está funcionando, para constatar que el muchacho se está presentando a trabajar.

Ese trabajo lo hacen nuestros verificadores”, afirmó y precisó que hay dos por cada una de las 10 regiones en que está dividido el Estado.

Entonces lo que se revisa es que el negocio exista, es algo que se puede constatar de manera muy sencilla con una simple inspección ocular, con la presencia de estos dos verificadores del programa, para constatar que el negocio realmente exista”.

¿No sería un riesgo de que se desvíe el dinero y que yo diga yo tengo ‘tortas chuchita’, medio arreglo un local, lo van a revisar y simplemente me estoy embolsando el dinero?, se le preguntó. “El dinero no se le entrega a tortas chuchita, el dinero se le entrega a los jóvenes. Es una actividad permanente (la revisión en campo),  es una tarea exclusiva, no se dedican a otra cosa”, afirmó sobre las inspecciones de los verificadores.

Se suman ‘ninis’

Desde que se lanzó el programa y con corte hasta el 18 de junio se ha integrado a 7 mil 700 jóvenes al programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, informó Mauricio Hernández Núñez.

Sin embargo ya hay 15 mil 425 registrados a través de la plataforma habilidad para ello. Y hay 15 mil 654 vacantes disponibles todavía en distintos municipios del estado.

Los registros

En la página de internet del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, dependiente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, aunque sí están en la lista de todas las personas y negocios inscritos, no aparecen los giros comerciales, los domicilios, ni los municipios en los cuales se ubican.

Lo anterior, según la revisión de am de cada registro, con corte al 18 de junio. Como giros comerciales en general, hay registros como:

“abarrotes mi tiendita”,  “abarrotes y verdulería”, “actividades agrícolas”, “actividades ganaderas”, “despacho contable”, “despacho jurídico”, “carpintería Flores”, “estética unisex”, “ferretería Ramírez”, “herrería Rodríguez”, “consultorio dental”, “La económica panadería”, “panadería el biscocho”, “salón de belleza Janneth”, “tacos chata”, “taller de hojalatería y pintura”, “tienda Don Lupe” “La tiendita de la esquina”, “zapatería del centro”, que podrían ser cualquiera entre cientos en el estado.

En el rubro de nombres de personas, aparecen: Alfredo Luna, Adriana Torres, Claudia Pérez, Claudia Hernández, César González, Castañeda Hermanos, Carlos López, Noé González, María Flores, Ma- ría González, Ma. Pérez, Rosa Soto, René Sánchez, Ramiro Reyes, Oscar Martínez, Luis Rocha y Luz Martínez. También varios sin apellidos, como: Christian Valentín, Carmela, Norma Elena, Saul, Marianella, María Eugenia, María de Jesús, Marco Ismael, Lizette, Julia y José Manuel.

Ni la menor idea

En el segundo grupo de 187 registros inidentificables, 167 tienen nombres o palabras que no dan referencia de nada, como: “Alcance”, “Bad toro”, “Bella como Azuzena”, “Bubulín”, “Cenco”, “Centro Marte”, “Circle K”, “Comienzos”, “Colibrí 2”, “Comaba”, “Con Amor, Magdalena”, “Corona de Colón”, “Cran- berry Fields”, “Dopamine”, “Dulces Eventos”, “El ami- go trucha”, “Fisvital”, “Fraternia”, “Gotitas de Amor”, “IME”, “Intraser”. También  aparecen: “La Acapulqueña”, “Lactogan- dolfo”, “Las quejumbrosas”, “Las soldaderas”, “Madison”, “Máxima Caleza”, “Otro Rollo DBT”, “Nemirosky”, “Oasis de Serenidad”, “Pireka”, “Rayitos de Sol”, “SCCI”, “T4NANO- DX”, “Todos somos Aztlán”, “YERVITAL” y “ZENPACK”. Y otros 18 parecen con claves alfanuméricas como: 023 Duck Estudio, 16040211860, 7 Design, 88mph y AOE- D930401RM4.

En esta nota:

Comentarios