COVID León: Desafían pandemia y abarrotan balnearios en Viernes Santo

A pesar de que aún sigue el riesgo de contagio por la pandemia del COVID, leoneses retaron al coronavirus y decidieron celebrar el Viernes Santo en los balnearios.

Avatar del

Por: José Trinidad Méndez

Aunque a los visitantes se les pide usar el cubrebocas al entrar, nadie lo conserva dentro de los balnearios. Foto: José Trinidad Méndez

Aunque a los visitantes se les pide usar el cubrebocas al entrar, nadie lo conserva dentro de los balnearios. Foto: José Trinidad Méndez

León, Guanajuato.- A pesar de la pandemia de COVID, los balnearios estuvieron saturados este Viernes Santo en León y sus cercanías.

Visitantes se aglomeran sin cubrebocas y sin respetar la sana distancia. Foto: José Trinidad Méndez

El Parque Acuático Splash registró un elevado número de visitantes, y el balneario Comanjilla estaba a reventar.

Las áreas verdes y las albercas fueron insuficientes para dar albergue a los miles que llegaron a este último desde temprano.

¿Demasiados anuncios?

Disminuir publicidad

Me vine temprano con mi familia. Somos ocho y pagamos $150 por adulto y $80 por los niños, pero nos permiten traer bebidas y alimentos, y aquí disfrutamos de este fin de semana”, señaló Aarón Mata Delgado.

También hubo campamento, con costo de $270 pesos por adulto, y grupos de jóvenes aprovecharon esta opción.

Incluso personas en grupos de riesgo ignoraron la pandemia. Foto: José Trinidad Méndez

De los protocolos sanitarios, lo único que se pide a los visitantes es que usen cubrebocas, pero éstos desaparecen tan pronto llegan a los vestidores.

La pasamos bien. Creo que esto del COVID ya pasó, ya mucha gente se vacunó, por eso trajimos a mi mama que ya tiene 78 años de edad”, dijo Evangelina Almaguer.

También Splash 

El parque Acuático Splash ayer parecía tener menos visitantes que Comanjilla.

Por 250 por adulto y 125 pesos para menores, se puede visitar un área donde hay cocodrilos y tortugas, y el show de delfines.

En la entrada hay un arco sanitizante,  se toma la temperatura y se ofrece gel antibacterial.

Ya adentro los vacacionistas no respetan ninguna norma sanitaria.

Lavan y descansan en ‘tinas’ termales

Sin importar la pandemia y la carencia de medidas de higiene, cientos de personas acuden a las “pilas” o “tinas” de aguas termales en la comunidad San Francisco de Aguas Buenas.

Colindan con el balneario Comanjilla, se encuentran a unos 200 metros de la carretera.

Habitantes de la comunidad aprovechan las vacaciones de Semana Santa para alquilar estas “pilas” rústicas que llenan con aguas termales que brotan de pequeños manantiales de la zona.

Son los mismos veneros que alimentan las albercas del Hotel Comanjilla. El agua corre por un arroyo y formamos represas para que las personas se bañen y disfruten de un día de campo”, dice Altagracía Ramírez.

Una tina para 25 personas se renta entre 500 y 700 pesos, están construidas en lo que antes era el rancho San Francisco de Comanjilla, terreno ejidal.

Ahí había una pequeña represa y en el lecho brotaban aguas termales. Los vecinos rompieron la cortina para que el agua corriera por un pequeño arroyo y construyeron las tinas.

Las tinas de aguas arriba tienen un mayor costo porque el agua es más caliente y limpia; las de abajo ya reciben el agua turbia de las de arriba”, dice Miguel López.

En la zona no hay sanitarios, pero los visitantes “hacemos donde podemos, pues hay mucho terreno baldío”, aseguró Luis Alcántara.

MCMH
 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar