Noticias

‘Cargadores’: un sacrificio singular

En el templo de Valenciana y en Llanos de Santa Ana, cada año se revive la tradición con estos seres humanos que pretenden con el sacrificio, no tan s

Por:

Cargando una imagen, los cat

Cargando una imagen, los cat

Una forma distinta, característica de Guanajuato para festejar la Semana Santa, la personifican los “cargadores”, hombres y mujeres que a través del sacrificio que significa cargar grandes imágenes religiosas, pretenden “convertirse”, es decir, ser mejores católicos.
En el templo de Valenciana y en Llanos de Santa Ana, cada año se revive la tradición con estos seres humanos que pretenden con el sacrificio, no tan solo lavar sus culpas, sino reflexionar, ser mejores personas.
“La intención es ‘convertirnos’ espiritualmente, no es tan solo una actitud exterior, de venir aquí para que los turistas nos observen, tomen fotos, no, es una cuestión espiritual”, dice don Pascual, uno de los organizadores en el templo de Valenciana.
Ataviados con túnicas elaboradas con costales de yute y con una corona del mismo material, descalzos, los “cargadores”, hombres llevan en sus espaldas una imagen de Cristo cargando una enorme cruz; mientras que las “cargadoras” soportan la imagen de la Dolorosa. En su trayecto representan los pasajes de Las 3 Caídas y la Crucifixión.
El Viernes Santo, desde las 9 de la mañana, y hasta las 14 horas, hombres y mujeres soportan no tan solo la carga que llevan a cuestas, también el sol que normalmente cae a plomo; no les importa la incomodidad de su indumentaria, que es áspera y provoca, en algunos casos, excoriaciones en la piel; adicionalmente, tienen prohibido beber agua, platicar, hacer ruido, todo lo tienen que hacer en silencio absoluto; “todo esto es parte de la disciplina, pero la gente lo hace con gusto”.
Los organizadores del evento son 8 personas a las que se les llama “celadores”, cada uno de ellos tiene una función específica que cumplir el Viernes Santo: Desde la revisión de la indumentaria de cada “cargador”, hasta la conducción de las imágenes durante el trayecto.
Además, cada 8 días los “celadores” y “cargadores” se reúnen para dialogar sobre diversos temas con los que pretenden conducir su espiritualidad.
“Yo creo que sí hemos logrado nuestro objetivo, el de ser mejores cristianos”, dice el “celador” principal.
La gran mayoría de los “cargadores” son de Guanajuato, pero también muchos vienen de otras ciudades, incluso de Estados Unidos; ellos llegan sólo con el propósito de participar en las fiestas de Semana Santa.

En esta nota:
  • religión