Noticias

Centro Histórico es zona de riñas

Influye cantidad de bares, antros y restaurantes. El consumo de alcohol provoca la agresividad entre las personas.

Por:

Casi 500 ri

Casi 500 ri

En lo que va del año se han registrado un total de 799 riñas callejeras en la capital, de las cuales 484 se han suscitado en el Centro.
Esta zona está comprendida entre Tepetapa, Embajadoras, la Alhóndiga de Granaditas y San Javier.
Otras 28 peleas se han presentado en cada uno de los barrios de El Carrizo y Paseo de la Presa, que resultan ser los más peleoneros del municipio, según reporte de la Policía Municipal.
De enero a junio de este año, febrero fue el mes en que más pleitos atendió la Policía en la vía pública, con un total de 173. Le siguió marzo con 152 y el de menor número de incidentes fue enero con 81 peleas.
Así lo informó la Presidencia Municipal a través de la Unidad de Acceso a la Información Pública a solicitud expresa de AM.
El director de Seguridad Ciudadana, Samuel Ugalde García, explicó que la Zona Centro de la ciudad acumula mayor número de riñas y alteraciones del orden público dado que aglomera gran cantidad de personas, así como negocios donde se da el consumo de bebidas alcohólicas, lo cual es uno de los elementos que pueden influir en la agresividad.
“Zona Centro desde Embajadoras hacia abajo, San Javier, Alhóndiga, Positos, La Paz, Plaza Allende (...) es la zona donde más faltas administrativas tenemos porque es la zona más comercial, donde hay más frecuencia, sobre todo en fines de semana, de personas que van a los bares, restaurantes y antros.
“El elemento que es más encaminado a la riña es el consumo de bebidas embriagantes, personas alcoholizadas que salen del bar o antro o que están en la calle, el riesgo que conlleva que otras personas en las mismas circunstancias, están ya en un estado perturbado donde no se miden a veces las consecuencias y ahí es donde entra algún tipo de riña en la ciudad”, comentó.

Pelean más de noche

El horario en que más se dan los pleitos callejeros en la ciudad son entre las 11 de la noche y las 4 de la madrugada, lapso en que han ocurrido 382 riñas, casi la mitad de las 799 que se han presentado en total en los primeros seis meses del año.
Con mayor incidencia ocurren entre las 11 y las 12 de la noche, 146 de ellas; el horario en que menos se dan las peleas es entre las 8 de la mañana y las 12 del día.
Lo anterior, de acuerdo con datos proporcionados por la Unidad de Acceso a la Información de la Presidencia Municipal de Guanajuato.
En cuanto al género con más participación en las peleas callejeras, predominantemente son los hombres quienes mayormente participan, pues de las 799 trifulcas, apenas 61 han sido entre mujeres el resto entre varones, es decir que por cada mujer implicada hay 12 hombres involucrados en las grescas.
Estas peleas en la vía pública en las que han participado al menos 79 personas, de acuerdo a los registros de la Dirección de Seguridad Ciudadana, han arrojado un total de 74 personas lesionadas y una muerta, esta última en la carretera a Puentecillas en la comunidad El Establo el 7 de abril.
Dicha pelea, fue una de las más numerosas con un total de ocho personas involucradas, aunque la superó en número de participantes una riña ocurrida el 17 de marzo en el callejón Constancia, donde participaron 20 personas.
Otras riñas grupales se dieron en el callejón Del Zapote del Cerro de Los Leones ocurrida el Año Nuevo, donde 10 personas estuvieron involucradas y otra en la calle Granaditas, comunidad Los Nicolases el 24 de febrero con 10 rijosos.
Piden caseta o cámara en El Carrizo
Julián “N”, habitante del barrio de El Carrizo, relató que las peleas entre “vagos” son “el pan de cada día”, incluso ha pensado en vender su casa y cambiar de domicilio para proteger a sus dos hijos, de 9 y 14 años, además de su esposa que atiende un pequeño comercio y varias veces han intentado robarla.
“Eso (las peleas) es cosa de diario, se agarran a pedradas los del callejón Maravillas contra los del callejón Del Manantial, en la mañana amanece atascado de piedras aquí (...) y a nosotros nos perjudica porque nomás rebotan los pedradones en la puerta, varias veces nos quebraron los vidrios de la ventana”, relató el vecino.
El habitante manifestó que sería necesario habilitar una caseta que se encuentra inutilzada en el callejón del Manantial o bien poner una cámara en el límite del barrio para que la Policía vea quiénes son los rijosos y poderlos detener posteriormente.
Paseo de la Presa requiere vigilancia
“Aunque anteriormente Paseo de la Presa estaba considerada como una zona tranquila ahora ya no, hace como un mes agarraron de pelearse a cada rato (...) son los mismos de aquí del barrio, sí los conozco de vista pero no sé cómo se llamen o quiénes sean, pero son unos de aquí de arriba (Paseo de la Presa) y otros de Embajadoras”, relató la dependiente de una tienda de la zona, quien pidió omitir su nombre.
La mujer señaló que haría falta mayor vigilancia policiaca en la zona para recuperar la tranquilidad que antes había en el lugar, aunque desconoce si ya alguien haya hecho una petición formal a la autoridad.

Se atiende a barrios agresivos

En los barrios como el Cerro de los Leones, Cerro del Cuarto, Cerro del Gallo o la zona de El Carrizo, Samuel Ugalde García, director de Seguridad Ciudadana, aseguró que además se trabaja con policía de proximidad y el área de trabajo social para atender más de fondo las cuestiones sociales que desencadenan la violencia entre jóvenes.
Apuntó que algunas de las condiciones que influyen en los jóvenes son la falta de oportunidades de empleo o estudio, la violencia intrafamiliar, el consumo de alcohol o algún tipo de adicción.
Además se tienen reuniones con comités de seguridad de las colonias, señaló, se hacen los patrullajes de rutina y se tiene la vigilancia vía viedeocámaras, así como la atención de reportes.
“A veces los papás nos dicen –es mi hijo pero está tomando tranquilo, o –Se está drogando tranquilo”, ahondó.

En esta nota:
  • seguridad