Noticias

Con su canto alegra el Centro de la ciudad

Desde muy temprano, su voz, pero más que nada, su presencia impregnan alegría al Centro de la ciudad.

Por:

Se gana la vida con entusiasmo. FOTO: MANUEL CARRILLO

Se gana la vida con entusiasmo. FOTO: MANUEL CARRILLO

Desde muy temprano, su voz, pero más que nada, su presencia impregnan alegría al Centro de la ciudad; los turistas y trabajadores de restaurantes lo estiman porque consideran que ayuda a olvidar las penas y el mal humor. Luis Rivera “El Charrito”, de 60 años -o más-, rasga su guitarra y hace el intento de cantar, no lo hace tan mal, porque arranca aplausos y algunas monedas.
Tiene un repertorio casi para todos los gustos; a veces, por las mañanas, como para levantar el ánimo y las risas, se escucha en el Jardín de la Unión algo que dice así “Pin Pon es un muñeco de…” , también “Las Mañanitas”, o algún bolero. Y aunque tiene preferencia por las canciones que hablan del amor y enaltecen a las mujeres, a los niños y adultos les canta “Arre que llegando al caminito, aquimichú...”.
Es de Irapuato, pero desde hace 30 años se cambió a la capital, en aquel tiempo entretenía a los clientes de “Aquí me Quedo”, “Guanajuato Libre”, “Los Barrilitos” o el ya desaparecido “Bar el Edén”; luego se fue por un tiempo al Distrito Federal, a probar suerte en la Plaza Garibaldi, donde le fue “requete bien”.
“Aprendí a vivir con cierto acelere, pero como yo siempre cultivo amigos, allá también los turistas y los trabajadores de los centros nocturnos fueron mis aliados, adquirí muchas experiencias creo que me enamoré de la vida y del amor”.

En esta nota:
  • sociedad