Conocen la memoria histórica del Paseo de la Presa

Javier Zárate Rincón ofreció una conferencia sobre el tema en el Museo de Sitio Ex Convento Dieguino

Por:

En la exposición conocieron el inicio de la Presa de la Olla, que captó agua en 1747. FOTO: Fabiola Manzano

En la exposición conocieron el inicio de la Presa de la Olla, que captó agua en 1747. FOTO: Fabiola Manzano

Ayer se festejó a San Juan en la Presa de la Olla, y aunque es una tradición muy antigua, no todos conocen los antecedentes históricos de esta parte de la ciudad, así como su crecimiento arquitectónico y urbanístico en lo que ahora conocemos como el Paseo de la Presa.

Para conocer la memoria histórica del Paseo de la Presa y su legado patrimonial, Javier Zárate Rincón ofreció una conferencia sobre el tema en el Museo de Sitio Ex Convento Dieguino, donde también habló de la importancia de tener una presa para saciar la sed de los guanajuatenses.

A mediados del siglo XVIII, los límites de la ciudad era el barrio de San Sebastián, pero en ese entonces, en lo que ahora es el Paseo de la Presa, ya había dos ranchos, el primero era el Rancho de la Olla y el segundo, el Rancho de los Garridos; también había una serie de huerta y solares. Por otra parte, Lucio Marmolejo ya habla de esta calzada en las efemérides de 1795.

Pues bien, como se mencionó con anterioridad, el límite de la ciudad era el barrio de San Sebastián, en donde actualmente es la Escuela Primaria Luis González Obregón, ahí se levantó la Hacienda de San Agustín donde estuvo el panteón de los protestantes. Después se construyeron dos haciendas más, la Hacienda de Santa Gertrudis y la Hacienda de Nuestra Señora del Pilar que al pasar el tiempo fue cambiando de dueños.

Con respecto a la escasez de agua en ríos y arroyos y el problema de las inundaciones, se habla de construir una Presa en lo que era el Rancho de la Olla. Fue en 1741 cuando se determinó su construcción y captó agua por primera vez en 1747.

Han sido muchos los cambios que ha tenido el Paseo de la Presa, se instalaron hidrantes después de la construcción de la Presa de la Esperanza para facilitar su consumo, pues antes de ello había aguadores, que eran hombres que llevaban el agua a las casas.

Sobre su crecimiento urbanístico en este lugar, se sabe que donde se encuentra la estatua de Sóstenes Rocha, estaba la Fuente de La Libertad, obra del escultor, Jesús F. Contreras, el mismo que hizo el Monumento a la Paz y los leones que custodian el Teatro Juárez.

En esta conocida fuente, que ahora se encuentra en Embajadoras, se encontraban cuatro cisnes, dos de ellos estuvieron por un tiempo cerca de la Presa de San Renovato, pero después desaparecieron y hasta el momento no se sabe su destino.

Otra de las cosas visualmente atractivas es La Atalaya que se construyó entre 1894 y 1895 y tuvo un costo en ese entonces de 4 mil 600 pesos. Y otra de las cosas que llamó la atención, fue que antes de la construcción del parque Florencio Antillón, este lugar estaba ocupado por casas, incluso durante un tiempo, en alguna de éstas estuvo por un tiempo el Ayuntamiento.

Entre otras cosas que no muchos conocen, es que es había otras presas en este lugar, una de ella se encontraba atrás de lo que ahora es la Benemérita y Centenaria Escuela Normal Oficial de Guanajuato, también la presa del Saucillo, y otras más de las que ahora no queda nada, sólo se sabe de ellas por algunos documentos y fotografías.

En el Paseo también se construyó un Arco del Triunfo en 1903 dedicado a la esposa del entonces presidente de nuestro país, Porfirio Díaz, que luego fue derrumbado, aunque no hay documentación que hable sobre la fecha de su demolición. En este reconocido lugar por los guanajuatenses circuló el tranvía, uno de los primeros transportes públicos de los guanajuatenses.

Esto sólo es una pequeña parte de todo lo que se habló en la conferencia donde se mencionó a muchos personajes, así como fechas importantes para la historia de Guanajuato.

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:
  • Presa de la Olla