Noticias

Conquista a Cervantino Guiseppe Verdi

El Réquiem se compone de 7 partes; la más larga es “la Ira de Dios”, donde participan juntos, soprano, mezzo – soprano y tenor.

Por:

Parte del p

Parte del p

Guiseppe Verdi sigue conquistando al público cervantino; la noche del miércoles, en el Teatro Juárez, se interpretó la Misa de Réquiem; al término, la gente se volcó en la urna colocada en el pasillo de acceso a este foro; hombres, pero sobre todo, mujeres, se amontonaron para depositar su voto. Y es que la monumental obra del compositor italiano, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Puebla y el Coro Normalista, de verdad, cautiva.
Las razones del encanto tal vez se deban a que Verdi, cuando compuso el Réquiem estaba consternado por la muerte de su amigo Alessandro Mazoni, un poeta, comprometido como él, con la unificación de Italia y con los conceptos de justicia y libertad, el fallecimiento de Alessandro fue la oportunidad para concluir el proyecto de componer una misa completa, ya que anteriormente había escrito el “Libera me Domine” de la Misa para Rossini, compuesta en colaboración con otros autores.
El Réquiem se compone de 7 partes; la más larga es “la Ira de Dios”, donde participan juntos, soprano, mezzo – soprano y tenor; además, hay participación de los solistas mencionados, y del barítono, acompañado cada uno por el coro. Este movimiento se compone a su vez de 10 partes.
Tal vez la parte más bella por ser alegre sea el “Libera Me”, el movimiento final, con la participación de la soprano y el coro. Valió la pena escuchar el Réquiem de Verdi, con la Sinfónica de Puebla.
Después del concierto, se formó una fila, la gente depositó sus votos a favor del compositor italiano; algunas de las asistentes manifestaron que Verdi es un autor que se adueña de los sentimientos.

IA/C

En esta nota:
  • Guanajuato