Noticias

Construcción de cuartel de la Guardia Nacional en Celaya, sin avances

AM constató en un recorrido que no se ha hecho nada en construcción, solo fue colocada una pluma metálica de color rojo en la entrada del predio

Avatar del

Por: Mauricio Ortiz

La maleza del terreno ya está muy crecida./Foto: Mauricio Ortiz

La maleza del terreno ya está muy crecida./Foto: Mauricio Ortiz

Celaya.- El terreno donado para el cuartel de la Guardia Nacional en la ciudad no presenta avances en su construcción.

El predio tiene un tamaño de 33 mil 779.80 metros cuadrados y un costo de 17 millones, 740 mil 220 pesos y está ubicado al surponiente de la ciudad.

Así lucía el terreno en abril de este año./Foto: Archivo

AM constató en un recorrido que no se ha hecho nada en construcción, solo fue colocada una pluma metálica de color rojo en la entrada del predio.

Es evidente el crecimiento de la maleza a los alrededores como en el terreno, ya que cuando se visitó en meses anteriores estaba “podado”.

De igual manera se pudo observar que ya delimitaron el terreno con alambre de púas y estacas metálicas.

El terreno ya fue delimitado./Foto: Mauricio Ortiz

El predio donado por el Municipio se localiza cerca del Eje Juan Pablo II, adelante de un fraccionamiento residencial, cerca de la salida a la Carretera Panamericana, el eje Manuel J. Clouthier, al bulevar Adolfo López Mateos y la salida a Salvatierra.

Está rodeado de diversos campos de sembradío y casi no hay casas o población. Lo más cercano son unas instalaciones estatales y una empresa de agua subterránea.

Cabe mencionar que desde el 20 de marzo del presente año la alcaldesa Elvira Paniagua se reunió con el General Brigadier de la XVI Zona Militar, Bernardo Ramírez García, para hacer oficial la petición al Municipio de un terreno para la guardia.

Además el 29 de marzo, en sesión de ayuntamiento se aprobó la donación del predio, esto con la intención de abonarle al tema de seguridad, siendo uno de los temas más requeridos por la población.

mortiz@am.com.mx

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?