Dan a empresa fantasma $912 millones con concurso 'a la medida'

En el sexenio de Miguel Márquez le fueron compradas tablets por 750 millones de pesos a la empresa Ditecma, cuya supuesta propietaria sólo aparece con “cita” en una modesta oficina rentada en León. Ahora le compran computadoras por 912 millones

Avatar del Avatar del Avatar del Avatar del

Por: Shayra Albañil Reyes , Antonio Castro Murillo , Arcelia Becerra   y Jesús García

Ditecma ha vendido al Gobierno más de 1,600 millones de pesos pero despacha en una pequeña oficina ubicada en el segundo piso de Gardenias 101.

Ditecma ha vendido al Gobierno más de 1,600 millones de pesos pero despacha en una pequeña oficina ubicada en el segundo piso de Gardenias 101.

Guanajuato.- En tres semanas, sin presupuesto programado, el Gobierno estatal compra 100 mil computadoras a una empresa instalada en una oficina de 40 metros, rentada y sin baño.

Las laptops con valor de 912 millones serán regaladas la segunda semana de enero a jóvenes de prepa y de profesional de escuelas públicas.

El vendedor es Ditecma, SA. de CV., el mismo beneficiado con cinco contratos de tablets por 750 millones de pesos durante el anterior gobierno de Miguel Márquez.

En total, las ventas de Ditecma al Gobierno suman 1,662 millones de pesos en cuatro años contando como único domicilio la oficina rentada.

Igual que en todos los contratos, Ditecma, S.A. de C.V. registra el despacho que utiliza como taller de servicio en el segundo piso de la calle Gardenias 101, en León, y no aparecen los dueños.

Pero la investigación del contrato ‘exprés’, denunciado en la Cámara de Diputados como ‘amañado’, no resultó tan urgente como la compra de las computadoras portátiles.

El auditor superior del Estado, Javier Pérez Salazar, no tuvo tiempo este año.

Desde el día que el Gobierno del Estado y Ditecma firmaron la compra, AM buscó a los dueños y domicilio de la empresa. La dirección registrada era la misma, los teléfonos y propietarios también. Sin embargo, en la oficina sólo hay dos jóvenes, tras unas rejas, que reciben laptops descompuestas. En uno de los teléfonos nadie responde y en el otro, siempre contestan: “Ditecma”, “no sé”, “quién sabe”.

AM verificó que los dueños de la comercializadora, según actas del Registro Público de Comercio, son los mismos desde 2013, por partes iguales:  Sonia Dávila Pérez, del Estado de México y Luis Jorge Mata Sevilla, de Puebla.

Construcción de tres pisos donde supuestamente vive Sonia, segun los datos que dio al RPC pero donde viven solo familiares (Segunda Cerrada del Mirador #32 col. Ampliación Nativitas La Joya, alcaldía Xochimilco) visitada el 5 de noviembre.

Sonia registra dos domicilios particulares en el Estado de México, pero en uno vive un taxista que nunca la ha visto y en otro su mamá. Ambos en zonas populares.  

Luis Jorge Mata sí fue localizado en la dirección inscrita en el Registro Público; sin embargo, al entrevistarlo respondió que en León no tiene asuntos y que desconoce si Sonia Dávila Pérez es su socia.

El socio que no sabe quién es su socia

Mata Sevilla, de 75 años, contador público y ex tesorero municipal de Puebla, de pronto recordó que sí tiene una empresa en León, Ditecma, pero no supo si Sonia Dávila es dueña de la mitad del negocio.

Dijo que Ditecma renta una oficina en León por  2 mil 500 pesos mensuales.

Hace unos días, en redes apareció una oferta de empleo firmada por Ditecma: “Se solicita encargado de oficina en León con sueldo mensual de 5,000 a 7 mil pesos”.

Hace unos días, en redes sociales apareció una oferta de empleo firmada por Ditecma en el que ofrece de 5 mil a 7 mil pesos de sueldo.

En el despacho del contador cercano a su casa, en San Pedro Cholula, Puebla, una secretaria dijo que jamás ha visto o hablado con Sonia Dávila Pérez, “tampoco recuerdo que hubiera llamado”.

Hacen ‘cochinito’ de 912 millones

Los 912 millones de pesos que este año paga el Gobierno por las computadoras portátiles salieron de “ahorros”, dijo el subsecretario de Finanzas, Edmundo Soto Torres, quien se negó a detallar quién o qué secretarías no gastan su presupuesto. 

El hecho es que en la Ley de Egresos de 2020 del Estado de Guanajuato no aparece la compra ni el dinero  para comprar 100 mil portátiles. 

‘Hacen traje’ para Ditecma

Un proveedor de computadoras que participó en la licitación dijo que el Gobierno pidió especificaciones difíciles de cumplir en tan corto tiempo.

La convocatoria apareció el 15 de septiembre de este año, la junta de aclaraciones se realizó el 23 de septiembre, las pruebas de los equipos el 1 de octubre y el fallo del concurso fue el 9 de octubre. Todo en tres semanas.

El diputado local, Raúl Márquez Albo asegura que fue un concurso amañado porque descartó a competidores al exigir 51 elementos técnicos de los equipos. Además de pedir “muestras” y costos en los siguientes 15 días.

Ditecma fue la única que no objetó las bases del concurso. El 9 de octubre mostró exactamente las computadoras solicitadas incluso con estuche y emblemas de Gto. Grandeza de México.

Como por arte de magia, también incluyó una carta del fabricante de los equipos, Hunan Greatwall Computer System Co., LTD, ubicado en Zhuzhou, Hunan, China, en la que se compromete a cumplir las garantías por un año.

El 16 de octubre, Ditecma firmó el contrato. Apenas un mes después de la convocatoria. Sonia Dávila Pérez, dueña de la mitad de la empresa, firmó el documento avalado por el licenciado José Luis Cuéllar Fanco, director de Recursos Materiales, Servicios Generales y Catastro de Guanajuato y el ingeniero Jorge Enrique Hernández Meza, director de Educafin.

Un mes después de la convocatoria se firmó el contrato.

Hernández Meza ocupa el mismo cargo que en el gobierno de Miguel Márquez.

Educafin puso las 51 especificaciones técnicas.

El mismo 16 de octubre, Dávila Pérez entregó comprobante de la fianza por 21 millones 285 mil dólares y firmó el compromiso de hacer la primera entrega de computadoras el 14 de enero de 2021.

Según el contrato, los equipos llegarán al almacén de Educafín ubicado en la colonia Santo Domingo, en León. Ditecma será responsable de entregar las computadoras en las escuelas.

Aparece Sonía Dávila, la dueña

La dueña de la mitad de Ditecma, según el acta constitutiva de noviembre de 2013, Sonia Dávila Pérez, no precisa a qué se dedica, pero se sabe que es Licenciada en Economía y trabaja en una comercializadora en la Ciudad de México.

Ditecma fue registrada en León, en octubre 2009, en la Notaría Pública no.95, con dos socios y capital de 50 mil pesos: Jorge Alfredo Slim Ramírez y Luis Jorge Mata Sevilla.

En 2013, Jorge Alfredo Slim Ramírez vendió su parte a 25 mil pesos a Sonia Dávila Pérez quien además quedó como apoderada legal de entonces a la fecha.

Sonia nombró a su vez a otras dos apoderadas, Laura Leonor Osorio Peralta, con domicilio en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México y a Suilma Soto Luis de quien no aparece ningún dato en el Registro de Comercio.

AM logró hablar con Sonia Dávila hasta que “concertó” el encuentro el director de Comunicación del Estado, Alan Márquez.

Vive taxista... ¿Y Sonia?

La accionista y apoderada de Ditecma, Sonia Dávila Pérez, registró como domicilio particular la casa que habita un taxista.

En el acta constitutiva de la empresa declara que vive en calle Josefa Ortiz de Dominguez, numero 42 del Barrio de San Juan en la alcaldía de Xochimilco, Ciudad de México.

AM acudió al lugar para entrevistarla. La vivienda está ubicada a 280 metros de las oficinas del gobierno de Xochimilco. Una zona popular cercana a un mercado y a dos cuadras de la Capilla de San Juan Bautista. La vivienda de dos pisos se encuentra en una calle angosta, con un carril de circulación y otro para estacionarse. Los autos se turnan para transitar porque no obedecen los sentidos de circulación.

La casa de Segunda Cerrada del Mirador 32, ampliación Nativitas, alcaldía Xochimilco, fue registrada hace cinco meses como domicilio particular de Sonia Dávila, pero no vive ahí. En ese lugar un joven dijo que la mamá de Sonia “vive al lado”.

El numero 42 es una placa pintada en negro, soldada sobre el portón de barrotes y lámina color naranja. Los perros de la casa ladran al tocar.

Desde la ventana del segundo nivel un hombre se asomó cuando AM tocó tres veces. El hombre con rostro de extrañeza, dijo que no conoce a alguien con el nombre de Sonia y que no sabe de alguna empresa dedicada a compra venta de equipos de cómputo o tecnología.

Vecinos de este domicilio dijeron que en esa casa vive un taxista y no conocen a alguien en la zona con el nombre de Sonia.

Segundo domicilio; tampoco vive la socia

Hace cinco meses, aparentemente Sonia Dávila Pérez, propietaria de la mitad de Ditecma, registró en la Notaría Pública No.95, un poder general a favor de Laura Leonor Osorio Peralta, originaria de Oaxaca.

Al hacer el trámite, Sonia dio como su nuevo domicilio particular el siguiente: Cerrada Segunda Del Mirador #32, ampliación Nativitas La Joya, alcaldía Xochimilco de la Ciudad de México.

AM también buscó a la dueña de Ditecma en ese sitio ubicado al sur de Xochimilco en una zona conocida como El Olivo.

Nativitas se encuentra en una cuesta del Cerro de las Cruces al sur de la Ciudad de México.

La zona está clasificada “de rezago medio” por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Pocas calles tienen banquetas, el pavimento es de asfalto en evidente descuido. El ancho de las calles es irregular. Transitar en auto se dificulta porque además hay muchos puestos ambulantes.

Una vecina de la colonia dijo que en el número 32 podría encontrar un negocio dental. Otra persona aclaró que hay dos casas con el mismo número y señaló una vivienda de tres pisos.

La casa de reciente construcción resalta en su cuadra por el tamaño y acabados. Pocas casas tienen fachadas enjarradas.

Al tocar la puerta, una joven se asomó del segundo piso. AM le preguntó dos veces por Sonia Davila. La chica dijo que podría estar en la casa ubicada a un costado.

En el primer domicilio registrado por Sonia Dávila Pérez, Josefa Ortíz de Dominguez 42, en Barrio de San Juan, alcaldía Xochimilco, no la conocen. Vive un taxista, informó un vecino.

A pocos pasos, AM tocó esta vez en una casa de dos niveles construida al fondo. Al frente una cochera protegida por una reja metálica. No hay ningún timbre ni número exterior visible.

Momentos después de llamar a la puerta, un hombre de unos 30 años salió de la casa de al lado y se identificó como sobrino de Sonia, “ahorita no hay nadie amigo, ¿quieres dejar un recado?”

Ahorita no está, es que aquí vive su mamá, Sonia vive por Naucalpan, creo”, al pedirle algún número telefónico para contactar a su tía, el sobrino respondió: “Con ella casi nunca tenemos comunicación, con su mamá sí, de vez en cuando”.

Al mostrarle una fotografía de Sonia, el joven confirmó que era su tía, “¿pero qué hizo o qué?”, preguntó.

‘No tengo asunto en León’

El contador Luis Jorge Mata Sevilla, registrado como dueño de la mitad de Ditecma, socio de Sonia Dávila Pérez, tiene 75 años y sí se encuentra en el domicilio que registró.

Yo no tengo asunto en León”, respondió a AM apenas escuchó al periodista.

Supuestamente Mata Sevilla es socio de la proveedora de computadoras desde 2009. Tiene su despacho en el Barrio de Jesús Tlatempa en Cholula, Puebla. A unos metros se encuentra su casa.

Después de afirmar que nada lo liga a León, el periodista insistió: “pero usted es socio de una empresa de Guanajuato, de Ditecma”. Mata Sevilla permaneció callado unos segundos y enseguida salió a su puerta.

Enfundado en una playera blanca y pantalones deportivos grises, Jorge Luis afirmó: “soy accionista de la empresa, pero el gerente y que administra esto es otra persona”.

AM le preguntó sobre su socia Sonia Dávila Pérez y en dónde podría localizarla.

Sonia creo que ya ni está, nada más estoy yo y voy a preguntar si todavía está como accionista”.

La entrevista fue breve. Mata Sevilla ofreció responder por correo electrónico, pero no lo

hizo.

Apoderada desaparecida

Laura Leonor Osorio Peralta, desde agosto de 2020, fue nombrada apoderada legal. Desde entonces, ella y Sonia son apoderadas de Ditecma.

Laura Osorio dijo vivir en colonia Evolución de Nezahualcoyotl, Estado de México.

La vivienda se ubica en una zona popular entre la Escuela Normal de Nezahualcoyotl y el mercado Nuevo Evolución.

Vecinos ubican a Laura como una maestra que lleva viviendo varios años ahí con su padre, su esposo y sus hijas.

El último año, la casa ha sido renovada. Se le construye actualmente un segundo piso.

En tres visitas su padre Raúl aseguró que Laura no se encontraba y se negó a dar cualquier detalle.

Aparece dueña con apoyo oficial

Sólo con la intervención de un funcionario estatal apareció la supuesta dueña de la mitad de Ditecma.

Sonia Dávila Pérez respondió a preguntas de AM en la oficina rentada de Gardenias 101 y mostró modelos de computadoras iguales a las que vendió.

Ditecma no tiene almacenes, precisó Dávila Pérez y negó los domicilios de las ocho oficinas de servicio que le exigió el Gobierno en el Estado como requisito para tener el contrato.

No es difícil encontrar, estamos aquí (...) Que a lo mejor no he estado en el momento en que ustedes lo requieren, disculpame pero soy una empresa y tengo compromisos que cumplir”, dijo al comentar lo difícil que resultó encontrarla.

Trabajamos por proyecto, obviamente de acuerdo a lo que solicita el cliente, trabajamos las especificaciones, no somos una empresa que se dedica al retail, no es que yo tenga una venta al público”.

Las computadoras son importadas y al recibirlas, “se entregan directamente al cliente y de ahí se hace toda la distribución, que eso ya es del cliente”.

Aseguró que además de al gobierno de Guanajuato trabajan como proveedores de equipos de tecnología de otras instituciones en toda la República, entre los cuales la Secretaría de Educación Pública, a través de sus diferentes subsistemas como Conalep, universidades tecnológicas y el Tecnológico Nacional de México.

AM: ¿Tienen más centros, más oficinas en Guanajuato?,

SONIA: Sí obviamente, de acuerdo a lo que solicita el cliente, ya ustedes me supongo que analizaron el proyecto y nos están pidiendo que tengamos algunas otras oficinas.

AM: ¿Y dónde están?

SONIA: Van a estar a lo largo de los ocho puntos regionales que marca la licitación.

AM: ¿Pero ya las tienen en este momento, están abiertas?

SONIA: Van a estar funcionando en el momento en que arranquemos con la entrega de los equipos, con mucho gusto cuando sea el momento si gustas vamos y las visitamos.

AM: ¿Ahorita no existen, esas ocho oficinas?

SONIA: Sí tengo ubicaciones.

AM: ¿Y por qué no nos las quiere dar?

SONIA: No es que no te las quiera dar, al final ustedes lo saben.

AM: ¿Me puede dar el domicilio de sus ocho ubicaciones?

SONIA: No te las quisiera proporcionar, no por otra situación sino por la situación en la que estamos viviendo, el tema de pandemia, el tema de la seguridad, toda esta situación, si tu te pones a investigar, pregúntale a tus compañeros, saben en dónde estamos.

Luego Sonia reclamó a AM por andar buscándola a ella y a su socio Luis Jorge Mata Sevilla en sus domicilios en la Ciudad de México y en Puebla.

“Han estado investigando, nos han investigado en domicilios particulares, que no tendría razón de ser, el contrato es la empresa, la información está aquí, estamos aquí.

Con mucho gusto los atendemos dentro de nuestras posibilidades y cuando tenemos los tiempos para atendernos, pero yo creo que a ese punto de hostigamiento que hemos tenido, que a lo mejor es nuestra percepción”, apuntó.

MCMH

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?