Noticias

Defensores de La Bufa, separados

Ayer, los ciudadanos más visibles que formaron el movimiento social Guanajuato Somos Todos estaban separados y distanciados incluso físicamente.

Por: Guanajuato Redacción

Integrantes de Somos Guanajuato, A.C. durante al celebraci

Integrantes de Somos Guanajuato, A.C. durante al celebraci

Hace tres años, estaban todos juntos y, a pesar de sus diferentes orígenes y puntos de vista, unidos en la causa común de impedir que las faldas del cerro La Bufa fueran urbanizadas como pretendía el constructor Alejandro Marcocchio y había autorizado el Ayuntamiento.
Ayer, los ciudadanos más visibles que formaron el movimiento social Guanajuato Somos Todos estaban separados y distanciados incluso físicamente. El fin último que los unió en 2010 y por el cual siguen pugnando aún no se logra: declarar el cerro de La Bufa Área Natural Protegida.
Los dos grupos que se formaron a partir de esa asociación civil colocaron carpas separadas en la fiesta del Día de la Cueva. Cada uno regaló 200 arbolitos por su lado. Ambos grupos los entregaban a cambio de una bolsa de basura que hubiera recuperado la gente. Ya sólo los une su mismo objetivo de lograr la declaratoria.
El grupo original de Somos Guanajuato, A.C., presidido ahora por Ricardo Torres Cervantes, instaló una carpa en donde se instalaron también el secretario Carlos Guzmán Hurtado; Salvador Flores Fonseca, Luis Miguel Rionda Ramírez, Adriana Vargas, Claudia Ivette Martínez, Juan José Prado Viramontes, Felisa Carrillo y Miguel Cruz.
La mayoría de ellos vistieron las playeras blancas con el logotipo rojo y negro de Guanajuato Somos Todos que nació para identificar al movimiento ciudadano en julio de 2010, después de que el 13 de julio de ese año el Ayuntamiento aprobó la factibilidad del cambio de uso de suelo a 47 hectáreas del cerro La Bufa.
Lejos de ahí, estaba la otra carpa, del grupo que se desprendió del primer grupo el mes pasado. Su playeras blancas tenían un logotipo parecido al de Guanajuato Somos Todos original, pero verde, para distinguirse del primero.
Ahí estaban: Samantha Smith Gutiérrez, Cecilia Barrera, Alfredo Segura, Micaela Guerra. Era una carpa mucho más grande, porque se unieron a ellos el Consejo Ecologista Guanajuatense, A.C., con la representación de Rogelio García Espinoza, y la Fundación Corazón Canino, de protección a perros. También Diego Vázquez Luna, quien fue candidato de Movimiento Ciudadano a la Presidencia Municipal el año pasado.
Montaron una exposición de fotos antiguas de la ciudad y el polígono que buscan sea protegido. Regalaron separadores de libros, folletos de cómo hacer una azotea verde.

Insisten en Área Natural Protegida
Samantha Smith, de Guanajuato Somos Todos, dijo que es buena idea la del presidente de comprar nueve hectáreas del Cerro del Hormiguero, pero no son suficientes.
“Queremos salvaguardar el entorno. Se nos hace extraño, ¿qué va a pasar con las demás hectáreas?, es lo que no nos queda claro y se abre la posibilidad de urbanizar. Queremos que este Ayuntamiento presente voluntad y apruebe la ampliación de la poligonal aprobada en 2005”, señaló.
Se refería a una ampliación de la zona clasificada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Ricardo Torres, de Somos Guanajuato, expresó: “Seguimos en pie de que se tiene que hacer la declaratoria. La compra sería buena, pero no es la solución, porque lo que está en juego es la sustentabilidad de la ciudad, son 3,700 hectáreas las que estudió la UG”, recordó.
Rogelio García, del Consejo Ecologista Guanajuatense, manifestó: “Nosotros insistimos en la necesidad de que se declare Área Natural Protegida. La compra no garantiza la permanencia de las fiestas que tienen casi 400 años y la calidad de vida de los guanajuatenses”.

En esta nota:
  • medio ambiente