Noticias

Denuncia estudiante extorsión

El alumno de la UG ha sido acosado por supuestos cobradores de Banco Azteca

Por:

Han pegado carteles con su foto y frases ofensivas. FOTO: ESPECIAL

Han pegado carteles con su foto y frases ofensivas. FOTO: ESPECIAL

Manuel Bernardo López es un joven estudiante y trabajador de la Universidad de Guanajuato, que en los últimos días ha soportado “un verdadero infierno” al ser acosado por supuestos cobradores de la empresa Banco Azteca, que han llegado hasta las instalaciones de la DCEA, donde estudia y trabaja, para presionarlo, incluso colocaron propaganda difamatoria en los alrededores de su casa.
“Han interrumpido mis labores académicas y administrativas para amenazarme”, dice Manuel, quien incluso tuvo que ser auxiliado por personal de seguridad de la UG para detener y poner a disposición del Ministerio Público a los presuntos defraudadores.
“Durante más de una semana, varios individuos interrumpieron mis labores administrativas y académicas exigiendo que les pagara 20 mil pesos, o que de lo contrario publicarían mi fotografía por toda la ciudad. Fue tanto el hostigamiento que el lunes 12 de agosto personal de seguridad de la División de Ciencias Económico Administrativas (DCEA) los detuvo, y con el auxilio de la Policía Preventiva fueron puestos a disposición del Ministerio Público”.
La denuncia 16270/2013 fue interpuesta en la Agencia IV del Ministerio Público el mismo día de la detención de los supuestos empleados de Banco Azteca, quienes se identificaron ante dicha autoridad como José Daniel Ramírez Landín, Mauricio Jaramillo Rosas y Juan Jesús Romero Alvarado.
Manuel, empleado administrativo de la UG y estudiante de la Maestría en Administración, relata que además de la visita constante de los presuntos trabajadores del banco, el acoso se ha realizado mediante la difusión de su fotografía en los alrededores de su domicilio.
La foto –en copia fotostática- aparece junto con letreros que dicen: “Ya paga, te vamos a seguir chin...”, “Te seguiremos hasta que pagues”.
Durante sus presentaciones en la DCEA, los supuestos cobradores del banco jamás se identificaron como tales, tampoco presentaron alguna orden o solicitud del banco en cuestión, según dice el denunciante, quien asegura que sí debe 4 mil pesos al banco, “pero no los 20 mil que piden estas personas”.
El trabajador universitario asegura, por otra parte, que las acciones de los presuntos responsables afectan la autonomía de la UG, “porque no tienen derecho alguno de interrumpir actividades académicas o administrativas”, por otra parte, duda que las autoridades del banco autoricen a sus empleados a trabajar de tal forma.

En esta nota:
  • sucesos