Noticias

Denuncian nueva forma de asaltos en León

Vecinos de la colonia San Martín de Porres presuntamente son víctimas de delincuentes que usan un aceite para intoxicarlos. 

Avatar del

Por: Redacción

Las víctimas son personas mayores. Foto: AM

Las víctimas son personas mayores. Foto: AM

León, Guanajuato.- Vecinos de la colonia San Martín de Porres se han convertido una vez más en blanco fácil de la delincuencia.

Nuevamente una persona de la tercera edad, ahora en la calle Reforma Agraria, fue victima de un grupo de personas que le ofrecieron un apoyo en especie por parte de la parroquia, sin embargo, lo timaron e intoxicaron con un aceite que le colocaron en las manos y así poder robarle sus pertenencías.

Alertan a comunidad

Alarmados por los nuevos casos registrados en la colonia, las redes sociales de la Parroquia continúan alertando a la comunidad y colonias vecinas para evitar que sigan perjudicando a otras personas especial mente a los adultos mayores.

Siguen robando en las casas, dicen ir de parte de la parroquia y eso es mentira, le ponen un aceite en las manos a la gente y los duermen para robarlos, no se dejen engañar, también anda un supuesto seminarista pidiendo dinero, no se queden callados y denuncien”, mencionó un habitante cercano a la Parroquia San Martín de Porres.

Solicitan apoyo

De acuerdo con miembros del comité de colonos, tomarán acciones para regar la información y proteger a quienes viven en la zona, también se notificará nuevamente a las autoridades para que pongan los ojos en su colonia y poner fin a los actos que pongan en riesgo a los vecinos del lugar.

Hemos tenido caseta de vigilancia al menos en cinco ocasiones, pero las retiran porque los elementos en turno son violentados por las pandillas, pero buscaremos la forma de extender la información y solicitar apoyo de las autoridades”, comentó un miembro del comité de colonos.

Al respecto se solicitó información a la Secretaría de Seguridad Pública, pero hasta el cierre de esta edición no emitieron respuesta.

H.L.L.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?