Noticias

Desespera inseguridad en La Escondida

Vecinos piden la pronta intervención de la Policía Preventiva.

Por:

Inseguridad y violencia, trastocan el ritmo de vida en La Escondida. Foto: Especial

Inseguridad y violencia, trastocan el ritmo de vida en La Escondida. Foto: Especial

Las constantes riñas y enfrentamientos físicos entre presuntos vándalos del callejón de La Escondida, así como la inseguridad que se vive todo los días en este lugar, han generado temor entre vecinos que pidieron la pronta intervención de la Policía Preventiva.
Este barrio que se ubica entre la Ex Estación del Tren y Pueblito de Rocha, ha sido en fechas recientes, escenario de diversos problemas de inseguridad y violencia, según denunciaron los propios vecinos.
Los fines de semana, en especial durante las noches, el lugar se convierte en un campo de batalla, ya que las riñas y agresiones físicas entre jóvenes del lugar con otros de barrios cercanos se desatan sin motivos aparentes.
“Se juntan los muchachos y luego empiezan a tomar, después se pelean; lo malo es que se agarran con piedras, botellas y todo lo que encuentran a su mano y muchas veces perjudican casas”, dijo Juan Carlos.
Los habitantes piden que en el lugar haya recorridos y labores de supervisión de la dirección de Fiscalización, pues hay varias tiendas de abarrotes y misceláneas, en donde supuestamente se vende cerveza y licor, sin respetar los horarios.
Además, los jóvenes de la zona mantienen disputas y diferencias con vecinos de barrios como El Nejayote y Presa de Rocha, lo que genera mayor inseguridad, pues no hay semana que no haya riñas y pleitos.
“Lo malo es que los muchachos tienen broncas con los de otros barrios y bien seguido se agarran, incluso ya hasta han dañado coches que dejan estacionados”, aseguró Román.
En el lugar se extrañan los recorridos y operativos de seguridad, pues desde hace por lo menos un par de meses, no se aplica uno en este barrio.
“Los policías ya no vienen porque todos corren y hasta se meten a fuerza a las casas, no pueden detener a nadie porque hasta los dueños de las casas los protegen”, aseguró Julia.

En esta nota:
  • sucesos