Noticias

Detienen a maestra; muestra malos modales

Se puso agresiva con un oficial al que insultó y la encerraron.

Por:

La maestra, quien al parecer estaba alcoholizada y no pod

La maestra, quien al parecer estaba alcoholizada y no pod

Una mujer que dijo ser maestra del Centro Educacional Piloto fue detenida por elementos de la Policía Municipal por presuntamente amenazarlos, agredirlos verbalmente y permanecer en estado de ebriedad afuera de las instalaciones de Seguridad Pública.
La maestra acudió a pagar la fianza al parecer de un compañero de trabajo detenido, pero al negarle el paso a barandillas se enojó y amenazó a los elementos, quienes la aguantaron por más de 20 minutos, hasta que la detuvieron.
Según los primeros reportes, alrededor de las 3:15 de la madrugada de ayer, Verónica Rangel Sánchez, de 46 años de edad, acudió a las instalaciones de la Policía para tratar de sacar a un hombre con quien andaba minutos antes de que lo detuvieran por manejar en estado de ebriedad.
El oficial encargado de la puerta del lugar, le dio indicaciones de que esperara su turno; pero la maestra, quien al parecer estaba alcoholizada, se puso agresiva.
Mencionaba al oficial que ella era abogada, que sabía sus derechos; que era una injustica que no la atendieran, que no la dejaran pasar con el juez calificador y que tardaran tanto para tratar de liberar a alguien.
El policía le volvió a dar indicaciones, pero comenzó a insultarlo verbalmente que por que era un “inútil, bueno para nada”, que no hacia su trabajo como se debía; además de que lo amenazó en varias ocasiones.
El oficial aguantó gritos e insultos por más de 20 minutos hasta que salió una mujer policía y la remitió por faltas administrativas.
Al estar frente al juez calificador en turno, dialogó con él y mencionó que pagaría la multa correspondiente a 500 pesos, para salir.
Una vez libre, esperó de nuevo en la puerta del lugar, pero después de varios minutos de ver que no salía el hombre por el que fue, se volvió a poner agresiva e insultó de nuevo al oficial, por lo que la volvieron a detener, pero esta vez ya no salió.
El hombre al que iría a sacar de la cárcel, pagó su fianza y salió, dejó a la maestra encerrada y se fue con otra mujer a una plazuela ubicada cerca de la Policía Preventiva.

En esta nota: