Noticias

Disfrutan la miel del título

La fiesta del futbol infantil se manifestó con su esplendor en la final de la categoría Sub-8, donde Abejitas Astaug terminó por proclamarse monarca a

Por: Redaccion AM

La fiesta del futbol infantil se manifestó con su esplendor en la final de la categoría Sub-8, donde Abejitas Astaug terminó por proclamarse monarca al vencer a Alameda por 4-3 en un vibrante partido vivido al máximo por los familiares.
Entre los gritos de ánimo, sin faltar insultos al árbitro, retos y desbordamiento de la pasión, el partido fue una exposición al máximo de los sentimientos lúdicos de los verdaderos protagonistas.
En la cancha los chicos desbordaban su entusiasmo tras el balón, algunos con buenas cualidades que afloraba su talento.
Alameda acusaba ausencias, pero aun así dio la gran pelea, con su baluarte la niña Ximena Solís, que con su potencia en el tiro era gran peligro para las Abejitas, anotó par de goles y por poco los lleva al título.
Por Abejitas se destacaba el accionar de Leonardo Castro con su temprana habilidad y también se mostraba con un par de goles.
DUELO PAREJO
Luego de un enredado inicio, al mediar el primer tiempo llegaron los goles. Castro tiró lejano y el porterito del Alameda, el más pequeño de todos pero de gran talento, no llegó y fue el 1-0.
Pero apenas sacaban de media cancha, Ximena Solís puso el 1-1 con lejano disparo en cobro directo y cuando finalizaba el primer tiempo Erick Jiménez puso en ventaja nuevamente a abejitas con otro tiro muy fuera del área, para el 2-1 que los envió al receso.
Al regreso crecían las tercas voces fuera de la alambrada, pero los chicos seguían en lo suyo. Abejas parecía sentenciar temprano al aparecer nuevamente Erick Jiménez y con gran colada fusiló para el 3-1.
Pero los rojinegros de Masaguas no se derrumbaban, sacaron su casta y con otro tiro lejano de Ximena se colocaron 3-2. Unos minutos después Germán Macías puso el vibrante 3-3, al vacunar entre una rendija ofrecida por el portero y el poste.
Parecía que se iban a la decisión por la ruleta de la suerte, pero era la mañana de Leo Castro y apareció preciso sobre el final, para maniobrar fuera del área con excelso recorte y metió gran tiro para el 4-3, que iba a ser del campeonato, ya que el final llegó pronto con el silbatazo de Sergio Soto, que dirigió bien el partido a pesar de la complicada presión de los adultos.
Al final ambos equipos recibieron sus trofeos, cada capitán entregó a su similar rival la presea respectiva de campeón y subcampeón, para cerrar la gran mañana futbolera en la deportiva Torres Landa que nuevamente brilla como en sus mejores épocas.

En esta nota:
  • deporte local

Y tú, ¿qué opinas?