Noticias

Don Roberto Suárez Nieto, 90 años de vida en plenitud

Don Roberto, quien fuera presidente municipal de Celaya y fundador de AM, falleció solo 28 días después que su amada esposa, la señora Lupita Díaz Córdoba.

Avatar del Avatar del

Por: Marisol García Lugo y Eduardo Martínez Borja

Con sus cuatro hijos, Adrián, Marcela, Georgina y Roberto, y su señora esposa, Lupita Díaz Córdoba. Fotos Especiales

Con sus cuatro hijos, Adrián, Marcela, Georgina y Roberto, y su señora esposa, Lupita Díaz Córdoba. Fotos Especiales

Celaya.- Don Roberto Suárez Nieto, vivió 90 años plenos en los que dejó una profunda huella en su familia, amigos e infinidad de profesionistas, políticos y empresarios a los que hereda su liderazgo, trabajo, inteligencia, sagacidad, sencillez, amabilidad, congruencia y sentido de la responsabilidad y de justicia.

Don Roberto, quien fuera presidente municipal de Celaya y fundador de AM, falleció solo 28 días después que su amada esposa, la señora Lupita Díaz Córdoba.  

Junto a su esposa Lupita Díaz Córdoba vivió un matrimonio basado en amor y respeto.

Roberto Suárez Nieto, mi primo y mi amigo, cumplió su misión en este mundo, como todo ser humano tuvo limitaciones, pero Dios lo adornó de enormes virtudes. Con su esposa Lupita, estuvieron siempre en armonía, puedo pensar que no soportó la pena de su muerte, me dijo, estoy destrozado”, contó el Cardenal Alberto Suárez Inda.

Sus padres fueron José Suárez Irigoyen y Luz Nieto Piña. Nacido el 23 de abril de 1930, se destacó en la política guanajuatense y como empresario.

Cursó sus primeros estudios en la escuela Ramón García Garibay, luego realizó estudios de contabilidad y más tarde vivió, estudió y trabajó en Canadá.

Al comienzo de su vida, fue un bebé muy amado por sus padres José Suárez Irigoyen y Luz Nieto Piña.

A su regreso se incorporó a trabajar en el negocio familiar, El Cerrojo y más tarde se casó con quien fuera su compañera por cerca de 64 años, Lupita Díaz Córdoba Morín, hija de Adrián Díaz Córdoba y Lupita Morín.

También dio clases de inglés en la preparatoria de la ciudad durante un año, algo que tuvo que dejar por el intenso trabajo que tenía.

Junto a su esposa Lupita y sus suegros don Adrián Díaz Córdoba y Ma. Guadalupe Morín Zavala.

Fue ahí cuando contribuyó con la expansión de las tiendas Díaz Córdoba, propiedad de su suegro. En ellas tomó la dirección cuando tenían cuatro sucursales, en León, Irapuato, Celaya y Querétaro y consiguió tener 33 tiendas en el país.  

Además de ser alcalde de su ciudad natal, Suárez Nieto fue regidor, senador de la República, diputado federal, diputado local y secretario de gobierno de Guanajuato en la época de Carlos Medina Plascencia.

Fue el segundo de sus hermanos, el primero de los hombres.

En 1978, junto a don Ernesto y Adolfo Gómez Hernández , con quien compartió una entrañable amistad, fundó el periódico AM, primero en León y el 4 de noviembre de ese mismo año en Celaya.

Conocí a don Ernesto Gómez Hernández cuando iba a León a visitar la tienda y gracias a su amistad conocí al licenciado Juan José Torres Landa, con quien también me unió una estrecha amistad hasta el día de su muerte”, contaba siempre con orgullo don Roberto.

En su trayectoria política siempre destacó su servicio a la comunidad.

Llegó a ser alcalde de Celaya de 1967 a 1969 y marcó la diferencia porque desde un inicio renunció a su sueldo, el que fue entregado para obras de beneficencia.

Fiel a sus principios, enemigo de la corrupción, entendió la política como un servicio a la comunidad. Pocos meses antes, me dijo, no me canso de dar gracias a Dios por todo lo que me concedió vivir”, recordó ayer el Cardenal Alberto Suárez Inda.

Su unión con doña Lupita fue para toda la vida, fallecieron con 28 días de diferencia.

En sus incursiones como director y consejero en el periódico AM en Celaya, su inteligencia, congruencia y justicia siempre se distinguieron. Nunca antepuso sus intereses personales, “porque un periódico es para servir a la comunidad, aun y eso signifique ir en contra de los intereses de quien lo dirige”, decía.

Don Roberto también fue socio de gaseras, transporte de gas y perteneció a asociaciones como la del Asilo de Ancianos, la Cámara de Comercio y fue fundador en Celaya del Movimiento de Cursillos de Cristiandad. 

Con sus cuatro hijos, Adrián, Marcela, Georgina y Roberto, y su señora esposa, Lupita Díaz Córdoba.

Generoso

Si algo distinguía a don Roberto fue el amor a su familia y su generosidad para con los demás. No son pocos los profesionistas, empresarios que contaron con su apoyo económico o su consejo y guía.

Un rasgo de su generosidad fue dar becas de estudio a muchos estudiantes, era para él una verdadera satisfacción haberlos ayudado. A sus hijos, nietos y bisnietos, les deja la mejor herencia, su ejemplo”, recordó ayer el Cardenal Suárez Inda.

Siempre le gustó mucho montar a caballo.

Un ejemplo es Jesús Torres Ramos, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Celaya.

Para mí fue un maestro que me dio la oportunidad de trabajo, me enseñó mucho en el tema empresarial, en el tema político, en el tema de ver la vida como algo que se puede cambiar y que se puede superar con trabajo, con honradez, con visión”, resumió con nostalgia.

Roberto Suárez Nieto, pilar y ejemplo de familia.

Recordó que en el inicio de su carrera él fue un gran mentor, siempre brindándole aliento, apoyo y dirección.

Mi persona y algunos más estuvimos muy cerca de él como un grupo de aprendizaje, nos daba la oportunidad de poder trabajar, de sugerir y, en esas sugerencias, siempre nos daba alguna recomendación en la forma de ver las cosas.

Después cuando comencé a hacer mi carrera independiente, tuve la oportunidad de llevarlo a que viera (mis proyectos) y sus palabras eran siempre de aliento y de apoyo, y de esa dirección que teníamos necesidad”, evocó.

El empresario y político celayense junto a su amada Lupita.

Torres Ramos afirmó que el celayense fue un gran líder empresarial, que así como estuvo al frente de su familia, también estuvo al frente de muchos empresarios, con una idea de trabajo y de unión.

Unió a una serie de empresarios, vio la forma de juntarse y confiar entre todos en hacer proyectos; tenía una forma muy sensible de manejar el liderazgo, de unir y creer en la gente, de creer en la unión empresarial y de confiar en los que íbamos empezando”, agregó.

Siempre en armonía se mostró la pareja, acompañándose por más de seis décadas.

El presidente del CCE, también destacó la importante labor que Don Roberto realizó en la vida política.

Era de decisiones importantes y consensuadas. Se distinguió por tratar de ir acordando, en cuanto a los grupos políticos que había y las diferencias que tenían, él trataba de ir acordando. Sabía manejar muy bien el acordar, convencer y presentar propuestas que siempre fueron cambiando a nuestra ciudad. Y también se distinguía por tener mano firme en algunas de las decisiones que no se podían negociar, y trataba de poner en la mesa las ventajas o desventajas.

Solamente puedo concluir que fue un ejemplo de vida y un gran maestro empresarial”, concluyó.

Don Roberto Suárez Nieto.

A Don Roberto Suárez Nieto le sobreviven sus cuatro hijos, Roberto, Marcela, Adrián y Georgina y sus once nietos; Marcela, Adrián, Gustavo, Regina, Norma, Sandra, Daniela, Carla, Roberto, Paulo, y Katia y sus ocho bisnietos; Sebastián, Salvador, Ximena, Ivana, Macarena, Natalia, Lena, y Renata.

Que en paz descanse.

Roberto Suárez Nieto. (1930-2020)

mgarcia@am.com.mx, emartinez@am.com.mx 

En esta nota:
8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am

Y tú, ¿qué opinas?