Noticias

Emprendedores llegan a la Plaza de la Paz

48 artesanos buscan encontrar compradores nacionales y extranjeros.

Por:

Diana Camacho muestra sus productos, elaborados totalmente a mano.  Foto: Manuel Carrillo

Diana Camacho muestra sus productos, elaborados totalmente a mano. Foto: Manuel Carrillo

Llegaron de diversos municipios de la entidad, son 48 artesanos que buscan encontrar compradores nacionales y extranjeros, son gente de iniciativa, emprendedores, mujeres en su mayoría.
En la Casa de las Artesanías de la Plaza de la Paz se pueden encontrar sombreros, rebozos, vinos, alfarería, productos de cristal, madera tallada, dulces regionales y muchos productos más.
Diana Camacho en 1998 instaló su taller de rebozos en el Callejón de los Mandamientos en esta ciudad, desde entonces ha luchado para que esta prenda no desaparezca en la cultura mexicana. “Traemos la técnica del rebozo de Santa María, San Luis Potosí, pero hecho en Guanajuato, y de aquí no nos vamos a ir”.
Con el entusiasmo que caracteriza a las mujeres emprendedoras, ella muestra sus elegantes productos, “hechos totalmente a mano”.
“Se ha perdido la tradición porque muchas personas sienten que el rebozo estorba, o desconocen la forma de portarlo”, dice al tiempo que se pone la prenda con varias formas: en la cabeza, sobre un hombro, cruzado, en forma de moño, en la cintura, etc, etc.
“Existen mil formas para lucir un rebozo, y creo que a todas las mujeres les gusta, pero no todas conocen siquiera cómo guardarlo, porque es todo un arte doblarlo, colgarlo, tenerlo a la vista para cuando uno lo necesite”.
De San Francisco del Rincón, otra mujer emprendedora, Carmen Zaragoza Estrada, ofrece sus sombreros, trae la línea vaquera, para el trabajo en el campo y sombreros de mujer. Ella asegura que ha podido exportar a los Estados Unidos, porque sus productos “son muy bellos y están bien hechos”.
Carmen con su entusiasmo, convence a quienes pasan frente a su estand. “Nosotros empezamos a fabricar sombreros desde que nuestros abuelos Santiago Zaragoza y Andrea González tejían la palma; yo formo parte de la tercera generación”.
De palma, algodón, piel, gamuza y papel de arroz son los sombreros que el Grupo Zares elabora, y según Carmen exporta a los Estados Unidos, “sobre todo a la zona del Pacífico”.
“Nuestros sombreros son bellos porque están elaborados totalmente a mano y con buen material”.
Elaborado con hierbas destiladas, principalmente ajenjo, anís e hinojo, el absinthe es una bebida de carácter anisado con un toque herbal, tenuemente amargo por el sabor del ajenjo. Esta bebida, de origen francés, que durante algún tiempo estuvo prohibida porque se le atribuían “efectos malévolos”, sin embargo, a finales del siglo pasado volvió a ser producido en algunos lugares de Europa y los Estados Unidos, y ahora la empresa Licores Finos de Guanajuato la elabora; aquí también la presencia de la mujer ha sido determinante. María Guadalupe Ledesma García ha sabido conducir el negocio familiar, junto con Salvador y Eva González Ledesma, sus hijos. Además del absinthe -que se elabora totalmente en Guanajuato, desde el cultivo de sus materias primas- Licores Finos también elabora licor de café, de cacao y de limón.

En esta nota:
  • Guanajuato