Noticias

En Guanajuato, aumenta violencia contra menores

Las denuncias por algún tipo abuso en contra de adolescentes y niños se incrementaron un 538% de 2012 a 2019 en Guanajuato.

Avatar del

Por: Areli Barrera y Shayra Albañil

Las autoridades llegan a dar seguimiento hasta por dos años a estos casos.

Las autoridades llegan a dar seguimiento hasta por dos años a estos casos.

León.- Los casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual en donde las víctimas son menores de edad, van al alza en el estado de Guanajuato, así lo revelan denuncias presentadas ante la Fiscalía General del Estado de Guanajuato.

En el último año ha registrado mil 546 indagatorias por violencia intrafamiliar y 668 por abuso sexual.

En comparación con hace algunos años, en 2012 por violencia intrafamiliar apenas sumaron 242 casos, lo que representa un incremento del 538% y por abuso sexual 504, por lo que hay un aumento del 32%.

Así los casos de violencia intrafamiliar.

Incluyendo también casos de lesiones que no ponen en peligro la vida, pero que tardan en sanar hasta 15 días, los municipios que acumulan más denuncias entre 2018 y lo que se lleva de este año, son: León, Celaya, San Miguel de Allende y Dolores Hidalgo.

Predomina violencia psicológica

La directora de Atención a Niñas, Niños y Adolescentes del DIF León, Sofía Irene Canales Román, precisó que en la ciudad el año pasado por distintos tipos de violencia hacia menores, que van desde la verbal o psicológica hasta la física, atendieron 354 casos y en lo que va del 2019 ya suman 58, estos a través de cinco Centros Multidisciplinarios para la Atención Integral de la Violencia (Cemaiv).

Señala que en los casos atendidos predomina la violencia psicológica, en segundo lugar está la violencia física y en tercero la verbal, aunque estas últimas dos casi siempre van ligadas.

De la primera reconoció que apenas ha sido tomada en cuenta en los últimos años y que todas llevan sin duda una afectación, por lo que ninguna se debe desestimar.

Aumenta violencia en adolescentes

Normalmente se piensa que si te dejan moretones sí es violencia, verdad, pero si no hay huellas no”.

Sofía Irene Canales advierte que va en aumento la violencia a los adolescentes, aquellos que tienen entre 12 y 17 años 11 meses de edad.

Desafortunadamente yo creo que esto va de la mano con la desintegración familiar, la educación, costumbres, el entorno”, expresó.

Abandonan su hogar

Y dijo que aunque no es regla, se cae en el riesgo de que estos jóvenes al salir de sus casas y juntarse con malas compañías, caigan en situaciones de comisión de delitos.

Apuntó que en estos casos normalmente son los propios adolescentes los que denuncian la violencia, debido a la conciencia que ya tienen, caso contrario de los niños más pequeños, de los cuales la violencia que reciben es denunciada principalmente por vecinos, mismos familiares y a través de distintos canales de comunicación, incluyendo las redes sociales.

Proceso de atención a menores violentados

En el caso de la violencia física, la Directora dijo que se da en todas las edades y que siempre se apoyan con el Ministerio Público (MP) o incluso la Procuraduría de Justicia, al igual que casos de violaciones o abuso sexual.

Considero que sí es importante, vital diría yo, que cuando se detectan este tipo de situaciones atenderlos en el área de psicología, yo creo que si no atiendes una situación de violencia a tiempo se vuelven a repetir los patrones de conducta, es decir el niño que es violentado tiende a ser agresivo, violento, grosero, porque él aprendió a vivir así”, manifestó.

Aunque dijo que este tema de las secuelas en los menores de edad, depende en gran medida del carácter que tenga el menor violentado.

Atención integral a víctimas

Cuando ya tienen conocimiento de los hechos, precisa que se les brinda una atención integral que abarca trabajo social, así como atenciones psicológicas, jurídicas, de trabajo social, etcétera, con especialistas en la materia que hay en cada Centro.

Ellos atienden todo lo relacionado con la violencia y está a la par de lo que trabaja el Ministerio Público especializado, coadyuvamos, sin embargo ellos atienden las cuestiones de delitos y nosotros por la ley que nos rige podemos atender como una forma preventiva y en su momento también la representación de los niños cuando se integra una carpeta de investigación o hay un proceso judicial en materia de violencia hacia ellos”, indicó.

Seguimiento hasta restablecer sus derechos

Dentro de la atención la Directora subrayó que lo importante es lograr restablecer los derechos de los menores que fueron vulnerados y que en lo que respecta a la atención psicológica, de inicio se hace en grupos, tanto a los agresores como a los receptores, en este caso los menores.

De ser necesaria una terapia individual, se les brinda o si ya es más especializada, como por parte de un especialista en psiquiatría, se canaliza a la Secretaría de Salud o alguna otra instancia.

La atención psicológica dura entre tres y cuatro meses, sin embargo el DIF da un seguimiento de hasta dos años, luego de que el menor haya sido reintegrado a su red familiar, lo cual es lo que siempre buscan, dejando en último término el separarlos de su entorno familiar.

Tratamiento

Se hace un diagnóstico de vulneración de derechos de los niños y se ve en específico cuáles son y es dónde hay que trabajar en la restitución de ellos. La normatividad que nos aplica es desde la de la Convención de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, reglamentos, el Código Civil, el Código Penal, etcétera” indicó.

Subrayó que es fundamental que los padres de familia y los familiares del violentado, quieran cooperar en el tratamiento, para tener buenos resultados. Cuando se cree que están listos, se les hace una evaluación a través de psicólogos y trabajo social.

Finalmente señaló que actualmente la reincidencia de un caso de violencia en menores no es muy alta, pues éstos cada día están más conscientes de los derechos que tienen y los agresores, que pueden ser los papás, también ya lo piensan dos veces.

Ya cuando interviene una autoridad como nosotros, una administrativa o una judicial, sí es poco probable porque normalmente piensan en que les van a quitar a los niños, que hacemos a través de un proceso judicial. Si los trabajadores sociales ven una situación que continúe, hacen del conocimiento al coordinador del Centro y hay que reunir elementos para presentar denuncias”, concluyó.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?