Noticias

Enfrentan ocho mil embarazos con diabetes

El padecimiento puede ser gestacional, es decir, presente mientras dura la gestación. De no atenderse bien la mamá, el recién nacido podría tener complicaciones de salud. 

Avatar del

Por: Dulce Muñoz Barajas

El diagnóstico de diabetes gestacional se da en las semanas 24 a 28 de gestación. Foto: Pixabay

El diagnóstico de diabetes gestacional se da en las semanas 24 a 28 de gestación. Foto: Pixabay

Guanajuato.- Durante 2018 y en lo que va de este 2019, en Guanajuato ocho mil 584 embarazadas han sido diagnosticadas con diabetes.

Marily Santana Miranda, coordinadora de Salud Materna y Perinatal de la Secretaría de Salud estatal (SSG), informó que en promedio cada año se atienden en las unidades médicas más de 60 mil nacimientos.

El año pasado, 60 mil 130 mujeres llevaron su control prenatal, a cinco mil 38 les diagnosticaron diabetes, lo que representa el 8.37%.

En lo que va de 2019, hay un registro de 44 mil 901 mujeres embarazadas, y tres mil 546 tienen este diagnóstico confirmado, es decir el 7.89%.

La especialista explicó que durante el embarazo pueden presentarse dos tipos de diabetes: la gestacional, que nada más se presenta al momento del embarazo, y la diabetes tipo 2, es decir, la que existe antes de éste.

La diabetes gestacional es la que se define como la intolerancia a los carbohidratos con diversos grados de severidad que se reconoce por primera vez durante el embarazo y que puede o no resolverse después del embarazo”, señaló.

El diagnóstico de diabetes gestacional se da en las semanas 24 a 28 de gestación, mediante una prueba de sobrecarga oral de glucosa; en mujeres con varios factores de riesgo como obesidad y antecedentes familiares de diabetes, la prueba se hará en cualquier momento del embarazo.

En caso de que el resultado sea positivo, el tratamiento se basa en tres pilares: dieta, ejercicio y medicamentos como hipoglucemiantes orales e insulina.

En el caso de Guanajuato, aproximadamente el 90% de las pacientes diabéticas embarazadas logran la meta terapéutica o tener un mejor pronóstico de calidad de vida sólo con la dieta, afirmó Santana Miranda.

Asimismo, subrayó que la diabetes gestacional es un factor de riesgo para desarrollar en un futuro diabetes tipo 2, por lo que la medida preventiva más importante para evitar o retrasar el desarrollo de la enfermedad es el control del peso.

Además, el médico de atención primaria tendrá que supervisar la posible aparición de diabetes a través de la realización periódica de análisis con glucemia basal y hemo-globina glucosilada.

Respecto a la diabetes tipo 2 y el embarazo, la coordinadora de Salud Materna y Perinatal enfatizó que si una mujer tiene un buen control de su diabetes antes y durante el embarazo las posibilidades de tener un bebé sano son mayores.

Por otro lado, si el control de la diabetes no es el adecuado el bebé puede desarrollar defectos de nacimiento como un tamaño muy grande y superar cuatro kilos al nacer, tener dificultad para respirar, azúcar baja en la sangre o ictericia, miocardiopatía y alteraciones metabólicas.

Para evitar complicaciones en la salud y la del bebé es muy importante seguir las indicaciones médicas durante el control prenatal como el realizar ejercicio, mantener una buena alimentación y respetar el tratamiento farmacológico.

Si una mujer tiene diabetes y desea embarazarse es necesario que desde antes acuda a su unidad de salud para recibir el tratamiento oportuno y de control de la enfermedad”, aconsejó la especialista de la SSG.

Agregó que algunas recomendaciones para cuidar del embarazo durante la diabetes son tener un buen control de la glucosa en la sangre de tres a seis meses antes y durante el embarazo, además de caminar, nadar o hacer ejercicios aeróbicos en agua regularmente.

También es recomendable seguir un plan de alimentación para evitar niveles altos o bajos de glucosa en sangre, por lo que es recomendable consumir alimentos fuentes de proteína como carne, huevo y lácteos; leguminosas como frijoles, garbanzos y lentejas y cereales como tortilla de maíz y arroz.

También se aconseja seguir un control de la glucemia en sangre y que los niveles de glucosa se mantengan normales, y de igual manera se deben controlar el colesterol y los triglicéridos”, anotó Santana.

Durante el embarazo todas las mujeres deben ganar peso, la recomendación para una mujer con un índice de masa corporal pregestacional normal es que suba de 11.5 a 16 kilos, y se debe procurar que la ganancia de peso sea gradual o de manera progresiva y evitar el exceso de peso antes del embarazo.

Un índice de masa corporal por encima de 30 aumenta las posibilidades de la aparición de diabetes, además cuanto más elevado es éste menor es el rango de fertilidad que puede tener una mujer.

Más de 11 mil mujeres con diabetes están en edad reproductiva.

De las 102 mil 759 personas con diabetes que reciben tratamiento de la Secretaría de Salud de Guanajuato, 11 mil 725 son mujeres en edad reproductiva, es decir que tienen entre los 20 y 45 años y padecen diabetes tipo 2.

Me sentía mal, pensé que era normal

“A diferencia de mis otros embarazos en este me he sentido muy mal, me han internado ya tres veces”, compartió Vanessa Estefanía de 32 años, a quien hace tres meses le informaron que tiene diabetes gestacional.

A pesar de que este es su quinto embarazo, Vanessa pensó que los mareos, los dolores de cabeza y la vista borrosa eran parte del embarazo o porque no estaba durmiendo bien.

Recuperándose en el Hospital de Especialidades Materno Infantil de León, la mamá mencionó que ahora se somete a una estricta alimentación por su propio bienestar y el de su bebé.

Me sentía mal, pensé que era porque no dormía bien o porque era el embarazo diferente, porque dicen que todos los embarazos son diferentes. Hasta que me mandaron a hacer estudios y me dijeron que es diabetes.

En la mañana debo comer un sándwich de jamón de pavo y queso panela, lechuga, jitomate, un vaso de leche deslactosada y una manzana. En la tarde pollo con jitomate y cebolla y un pedazo de pan integral, acompañado de verduras y jícama o pepino.

Mi cena es huevo con frijoles o igual sándwich. Todo debe ser muy estricto y también tomo mi medicamento para la diabetes y para la presión porque soy hipertensa”, platicó.

Entre otros cuidados que debe tener Vanessa están  medir sus niveles de azúcar antes de almorzar, comer y cenar y revisar de forma frecuente su presión arterial, además de guardar reposo.

Igualmente, recordó que de sus familiares, su abuelita materna enfermó de diabetes, sin embargo nunca se imaginó que durante su embarazo podría verse afectada por esta enfermedad.

Yo les diría a las futuras mamás que se revisen y que se hagan sus estudios a tiempo porque yo me di cuenta hasta hace poquito, ni cuenta me había dado de que tengo diabetes gestacional hasta hace tres meses.

Ahorita no puedo hacer ningún tipo de ejercicio porque desde que quedé embarazada me dijeron que es de alto riesgo y tengo que guardar reposo”, concluyó.


 

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?