Noticias

FOTOS. Recuperan a la fuerza planta de aguas negras

Tras cruce de acusaciones entre abogados, usaron sopletes para abrir candados de la planta.

Avatar del

Por: José Antonio Castro

El abogado de Sapal acusó a Ecosys de no tratar adecuadamente el agua para los leoneses, y el representante de la empresa defendió que ganaron premios internacionales por su trabajo.

El abogado de Sapal acusó a Ecosys de no tratar adecuadamente el agua para los leoneses, y el representante de la empresa defendió que ganaron premios internacionales por su trabajo.

  • Tras cruce de acusaciones entre abogados, usaron sopletes para abrir candados de la planta.

  • Representantes de Ecosys dijeron estar preocupados por el futuro laboral del personal de la planta.

León.- Entre policías, tecnicismos legales, desmentidos, reclamos, incertidumbre y candados abiertos con soplete, la madrugada de ayer el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado y Saneamiento de León (Sapal) tomó posesión de la Planta Municipal de Tratamiento de Aguas Residuales.

Desde la mañana del 22 de septiembre, el último día de la concesión de Ecosys III para operar esta planta, la tensión era evidente y el paso a las instalaciones de la planta por la calle Monte Carmelo, estuvo bloqueado.

Pero más tarde se permitió el acceso. Casi a las 8:00 de la noche personal de Sapal que labora dentro de la planta fue llamado para presentarse en las instalaciones, el sol aún daba sus últimos rayos.

Una hora después la oscuridad era casi total en el sitio, bajo la luz amarillenta de un foco incandescente un trabajador esperaba detrás de la reja con la guardia del lugar.  “A las 12 va a ser lo bueno”, exclamó el trabajador cuando se le consultó sobre la situación.

Autoridades retiraron los candados con sopletes para entrar.

Mientras tanto un tractor salía del lugar remolcando un tubo y le seguía una camioneta con un refrigerador.

Autoridades municipales habían sido tajantes al señalar que desde el primer minuto de ayer tomarían posesión de las instalaciones.

En esas tres horas previas, varios de los trabajadores de la planta regresaron, algunos en automóvil, otros en motocicletas, y unos incluso rondaron casi a la media noche a pie por la zona, tenían la indicación de estar presentes.

Las rejas se cerraron al llegar representantes de Sapal y Contraloría Municipal.

Los destellos en rojo, azul y amarillo evidenciaron la presencia de la Policía Municipal en el lugar.

Los trabajadores permanecieron expectantes y con la incertidumbre de lo que sucederá con ellos.

En camioneta, de manera discreta, llegó el presidente del Consejo Directivo de Sapal, pero se mantuvo a distancia del enrejado de acceso.

Minutos antes de las 12:00 de entre las rejas salían algunos destellos, eran los celulares de varios de los trabajadores que grababan casi cada detalle.

Policías municipales llegaron al lugar por si era necesario.

Los representantes legales de Sapal se acercaron a la reja, concretamente al punto donde estaba Gabriel Camarena Morales, el abogado de Ecosys III, ahí empezó un intercambio de alegatos que se prolongó por casi 12 minutos.

Los alegatos

Primero las condiciones del acto fueron el motivo de intercambio de argumentos.

Estamos en la situación de pedirles de buena manera que nos eviten el uso de fuerza pública para no tener un conflicto que nos pueda llevar a una situación de la que nos podemos arrepentir mutuamente”, dijo primero el representante legal de Sapal.

Si ustedes quieren hacer uso de la fuerza pública adelante, es su responsabilidad. Si tienen un mandato suficiente para usar la fuerza pública, adelante, nosotros pensamos que van a hacer un acto de autoridad arbitrario e ilegal”, respondió el abogado de Ecosys III.

Casi a los cuatro minutos Camarena Morales percatándose de la presencia de medios de comunicación se dirigió a las cámaras para dar un mensaje.

Desde hace un año demandamos esta situación, nos preocupa la estabilidad de trabajadores, 100 familias dependen de esto. Aquí hay una violación del estado de derecho y si quieren hacer uso arbitrario de la fuerza pública es responsabilidad de las autoridades, nosotros nos haremos a un lado”, dijo el abogado.

El defensor de Sapal reprochó entonces que seis meses atrás ya se habían iniciado trámites para que la paramunicipal tomara control de las instalaciones. “¿A que jugamos estos seis meses? hay que ser serios en esta situación. No entendemos por qué esta resistencia”.

El abogado de Ecosys respondió que “si Sapal hubiera cumplido con sus obligaciones hoy les hubiéramos entregado perfectamente las instalaciones.

Pero cuando se nos dio agua de pésima calidad con conductividad, con cromo y con cal en contra de la salud de los habitantes de la ciudad de León y a pesar del esfuerzo que todos estos trabajadores han hecho y se han partido el alma, no se vale”.

La respuesta fue que “ustedes llegaron aquí en 1993, en el 2000 arrancaron con la planta, tuvieron 10 años, no pueden decir que después de 10 años no conocían a León, no sabían lo que estaban tomando.

Ustedes mismos impulsaron que se hiciera la planta de tratamiento. No pueden decir después de 20 años que se sorprendieron. Ustedes nos ofrecieron que eran los mejores expertos”.

Añadió que “desde 2015 hay actas, y se reconoció que no estaban dando el mantenimiento adecuado. Seis meses después se cambió el argumento”.

La respuesta del defensor de Ecosys fue que el problema de mala calidad se agravó después de 2016, pero además alegó que “tienes la razón, somos expertos en el manejo de agua, tan es así que ganamos cuatro premios internacionales por el excelente manejo de aguas residuales”.

- “Pues van a tener que explicarle al mundo por qué con León no pudieron”.

- “Sí pudimos, pero contra lo imposible no podemos, nadie está obligado a lo imposible”.

- “¿Entonces por qué necean y terquean en quedarse?”

- “Porque queremos que se cumpla el derecho”.

El defensor de Ecosys III señaló después que se había interpuesto un juicio de amparo para evitar el acto de las autoridades locales, pero no mostró un acta suspensión del acto que reclamó en esas instancias.

Con sopletes

Los representantes de Sapal dieron inicio entonces a su procedimiento asentando en actas la situación. 

 Al terminar las actas los cuatro agentes de la Policía Municipal que estaban viendo la escena, se alejaron del sitio, lo mismo que los representantes de Sapal, hicieron llamadas por teléfono y charlas entre ellos.

Diez minutos de silencio, solo algunos murmullos y después llegó un hombre con una pinza cortapernos para retirar los candados, pero éstos estaban por la parte interna, por lo que se tuvo que usar un soplete para retirarlos.

Adentro el abogado y demás trabajadores de Ecosys se limitaron a ver la escena y grabar con teléfonos celulares.

Primero ingresaron los representantes de Sapal, tras un diálogo prolongado entraron guardias de seguridad privada y empezaron a salir los trabajadores, algunos cabizbajos y pensantes, no había certeza de su futuro laboral por ahora.

Poco a poco los vehículos de las dependencias locales ingresaron, los trabajadores y representantes legales se fueron, era casi la 1:30 de la mañana, otro episodio de los litigios del Gobierno local y concesionarios llegaba a su fin momentáneo.

MCMH

8am

Recibe gratis por email las 8 noticias esenciales de AM, antes de las 8:00 a.m.

8am
En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?