Noticias

Homenajean a creadores populares

Los tunditos originarios de Tierra Blanca alegraron y cautivaron al público con cantos tradicionales durante el evento protocolario y en la comida qu

Por:

Creadores populares y promotores culturales recibieron una presea y un reconocimiento. Foto: Fabiola Manzano

Creadores populares y promotores culturales recibieron una presea y un reconocimiento. Foto: Fabiola Manzano

Con música, un catálogo, un documental, un reconocimineto y una presea fueron homenajeados los 14 creadores populares y los dos promotores culturales, por el Instituto Estatal de la Cultura a través del Centro de las Artes de Guanajuato.

La fiesta popular comenzó en el Teatro Juárez, con música de los Paladines de la tradición y con tres mojigangas. Mientras tanto, en el interior del Juárez, los asistentes se dejaron cautivar por los Tunditos: Salomé Ramírez y Antonio Vázquez, quienes alegraron este foro cultural con su flauta y su tambor.

Para la ocasión, familiares y amigos vistieron con playeras con la imagen de su homenajeado y llevaron fotografías que usaron como banderillas. Para dar comienzo con el evento protocolario, el grupo de danza chichimeca Jonaz de San Luis de la Paz sorprendió al público cuando caminaron entre los asistentes, para después dirigirse al escenario y llevar a cabo un ritual, el cual consistía en bendecir a las personas presentes.

Para ese momento especial, las personas se levantaron de sus asientos, mientras escuchaban el sonido de un caracol marino y del tambor.

Para conocer más sobre el trabajo de cada uno de los homenajeados, se presentó un documental, donde cada uno platicó cuándo comenzaron el oficio, su elaboración y lo que con el paso del tiempo han transmitido a la juventud, a su familia y por supuesto a su comunidad.

Los tunditos dijeron que desde niños les llamó la atención tocar e imitar el canto del cenzontle y que aún con sus problemas de salud, siguen con esta bella tradición musical.

La familia Flores Cuellar de Córtazar ha seguido el oficio que les heredó su padre haciendo cerería en gran formato, oficio que hacen para las celebraciones católicas. “Mi padre ya no esta, pero mis hermanos y yo seguimos aquí”.

Doña Beatriz González de Coroneo tiene más de setenta años dedicándose a la obrajería. Actividad que es tradición por cuatro generaciones, donde con su imaginación a integrado imágenes al tejido de lana.

El cantero Carlos Mares Rivera de la capital lleva más de 50 años dedicándose a este oficio, el cual comenzó con cosas sencillas, pero con el paso del tiempo fue adquiriendo experiencia hasta hacer la Virgen de Guadalupe, lo que le ha dado seguridad para seguir haciendo este increíble oficio.

León Rodríguez de Tierra Blanca es un hombre que se ha dedicado a difundir las expresiones culturales que conforman la congregación indígena otomí de San Ildefonso Cieneguilla. Mientras que la señora Leonor García, tejedora de fibras vegetales rígidas, oficio que dice ella le da para comer y que hace con mucho gusto.

José Capulín de Celaya ganó su primer concurso de cartonería a los 12 años, a ello se le añaden varios premios.

Entre sus figuras se destacan “Diablos” y ante este trabajo artesanal dice, “hago mis figuras como arte”.

Silvestre Hernández de Salamanca se dedica a la orfebreríad desde hace 35 años, especializándose en piezasutilitarias para los atuendos de charrería.

De Apaseo el Alto, visitó la ciudad Dalio Ángel Perrusquia, quien comenzó el oficio de mascarería a los 8 años. Comentó que al principio no le permitían participar en los concursos, pero gracias a su empeño logró aquello tan deseado. “La luz empieza a brillar en el ocaso de mi vida”.

José Ríos Molina, irapuatense con más de 55 años trabajando la talabartería, poseedor de un gran trabajo artesanal, actualmente tiene su escuela en su familia.

La familia celayense Estrada Torres se ha caracterizado por la elaboración del juguete popular de hojalata. Se destaca por se una de las pocas familias que sigue elaborando este tipo de juguete.

Salvador Camacho Mandujano de Apaseo el Alto poseedor de un estilo y una estética muy particular, tiene más de 50 años en el oficio de talla de madera. Ha participado en concursos y ganado varios premios.

José Sebastián Ramírez Pérez de Irapuato, artesano de forja, se ha dedicado a este oficio por más de 70 años gracias a su abuelo José Ramírez Pérez, quien le transmitió todos sus conocimientos.

Durante la presentación de este documental, el público se dedicó a aplaudir a las mujeres y hombres que han hecho de su trabajo, el seguimiento de una tradición, oficio que hacen con amor, pasión y mucha entrega.

Enseguida los homenajeados recibieron un reconocimiento y una presea con la forma de dos manos que estrechaban un corazón, así como de un reconocimiento.

Después de la ceremonia, se invitó al público a una comida en el salón de fiestas Primer Ligero para disfrutar de carnitas, rajas, carne de puerco en salsa roja, arroz, frijojes refritos y de postre nieve de diferentes sabores.

Más tarde, Juan Álcocer Flores, director del Instituto Estatal de la Cultura y Karina Juárez, directora del Centro de las Artes de Guanajuato entregaron a los homenajeados un catálogo con su historia de vida.

Para cerrar con broche de oro, los tunditos siguieron la celebración con música tradicional de la zona otomí de nuestro estado, para ello, varias familias se unieron a los cantos y a los aplausos.

En esta nota:
  • cultura