Noticias

Inauguran mural colectivo

El mural colectivo Guanajuato realizado por Colectivo TAN473 de este mismo municipio fue inaugurado formalmente ayer.

Por:

El mural est

El mural est

El mural colectivo Guanajuato realizado por Colectivo TAN473 de este mismo municipio fue inaugurado formalmente ayer, con la presencia de los miembros del colectivo y algunos de los participantes en la creación pictórica.
Katie Clancy, coordinadora del colectivo, comentó que para la elaboración del mural participaron cerca de 40 personas de entre 3 y 65 años, quienes aportaron algo de sí al trabajo pictórico, mismo que tomó cerca de dos meses en terminarse y que resultó más enriquecedor de lo que se esperaba.
Paul Marioni, propietario de la vivienda donde se pintó el mural, en la subida a San Miguel, rumbo al monumento al Pípila, comentó que quiso realizar este proyecto para aportar identidad a los niños jóvenes y personas que participaron en este trabajo.
Expuso que es mejor orientar las inquietudes de los jóvenes en lugar de hacer sólo rayas y letras confusas con aerosol, puedan hacer algo artístico.
El artista y el mural
David Gómez García, diseñador gráfico, graffitero y artista urbano, fue el coordinador del proyecto del mural, relató que fue difícil elegir un tema en el que coincidieran todos y finalmente optaron por que el tema fuera Guanajuato.
El mural inicia en la parte baja con la figura de una mujer de origen indígena, quien representa a Tonantzin, madre tierra o la fertilidad, en este caso como origen del relato del mural, en seguida se ilustra el Quinto Sol (centro de la Piedra del Sol azteca) que es la era que se vive actualmente.
El siguiente eslabón del mural es la cabeza de Quetzalcóatl, deidad reconocida por la gran mayoría de las culturas indígenas de México.
En seguida un par de manos surgen de la tierra como símbolo de la vocación minera que tiene el municipio, y le siguen un grupo de mineros tirados en el suelo como símbolo del decaimiento del colectivo de mineros concesionarios de la explotación minera y la entrada de consorcios internacionales.
“Incluimos este pasaje como una sátira a la explotación del oro y la plata en el municipio, primero por los españoles y ahora por los canadienses”, detalló el joven creador del mural.
El siguiente pasaje es una serie de “pípilas” que intentan derribar una puerta (que en el muro real es una puerta) en representación de que aún hay una lucha contra la explotación extranjera, el siguiente eslabón es icónico, pues alude a la Danza del Torito.
La inauguración se realizó con una breve ceremonia en la que se dio el corte del listón y una ligera convivencia entre miembros del colectivo, curiosos y algunos participantes del mural.

En esta nota:
  • arte