Noticias

Intentan matar a un párroco

Un hombre improvisa un lanzallamas e incendia la habitación del padre del templo del Socorrito en Dolores Hidalgo, luego le dijo que traía una pistola

Por:

Intent

Intent

Con un lanzallamas improvisado, un hombre intentó asesinar al párroco del templo del Socorrito, Guadalupe Argüelles Méndez, la madrugada de ayer en Dolores Hidalgo.
Mientras dormía, el padre Argüelles sintió un calor anormal y un olor a gas que lo despertó, por lo que se asomó por la ventana y vio a un hombre con un lanzallamas improvisado con el cual intentó quemarlo vivo.
Cerca de las 4:30 de la madrugada, un feligrés de su iglesia irrumpió en el templo del Socorrito, cortó la corriente eléctrica y desconectó la instalación de gas de su calentador para hacer un lanzallamas con el que prendió fuego a los aposentos del párroco.
Las llamas entraron por la ventana sin cristales de la habitación que estaba cubierta con bolsas de plástico, quemando un sillón y varios periódicos. El fuego alcanzó una distancia de hasta cuatro metros hasta llegar al otro extremo de la habitación.
Al ver el peligro, el párroco se levantó de la cama, se echó al suelo y se arrastró hasta el baño mientras el hombre le gritaba “ya tronó, aquí va a quedar”, “traigo una pistola”.
El padre se escabulló hasta otra habitación con ventanales en la parte superior de una pared. Como pudo, logró llegar hasta la sacristía luego de recorrer tres habitaciones arrastrándose debajo del humo, donde tomó un teléfono para pedir ayuda.
Marcó a un servicio de taxis, luego al regidor Arturo Carranza, quien no le contestó, y finalmente al sacristán del templo, quien a su vez llamó a la Policía.
Cuando llegaron los elementos de Seguridad Pública, el párroco se encontraba en el interior del templo, donde se ofician las misas, mientras el presunto delincuente ya había escapado.
Ignoran policías
A decir de Argüelles, los elementos policiacos se comportaron con indiferencia y burla. Incapaces de ayudarlo, se limitaron a pedirle sus datos en repetidas ocasiones. “Se comportaron con indolencia e insensibilidad”.
“Les dije lo que había pasado pero sólo me pidieron mi nombre y cuándo había nacido, como siete veces. Les dije quién había sido y actuaron como si ya lo tuvieran ubicado, ‘El R-15’, decía”.
Posteriormente acudió el cuerpo de Bomberos, quienes apagaron las llamas y ventilaron el edificio.
Argüelles indicó conocer a la persona que cometió el delito, aunque no reveló su identidad por temor a entorpecer las investigaciones del Ministerio Público. Sin embargo aseguró que desde hace dos años y siete meses, cuando llegó al templo, el presunto delincuente acudía cada domingo a misa.
Aunque aseguró desconocer los motivos por los que el hombre, un vecino del barrio, habría querido asesinarlo.
Posteriormente, Argüelles acudió al Ministerio Público para interponer una denuncia por intento de homicidio. Señaló que el delito probablemente pasaría al fuero federal debido a que ocurrió en un edificio propiedad del Estado.
Hasta ayer por la tarde, el hombre que habría intentado asesinar al párroco no había sido detenido.

En esta nota:
  • sucesos