Noticias

'La Alhóndiga es un museo muerto': turistas

Desde Toluca llegó la familia Cabrera Moreno, ellos lamentan que un lugar tan bello sea al mismo tiempo una especie de panteón de objetos.

Por:

Miguel y su esposa Maricarmen, durante su visita al Museo comentaron que hacen falta gu

Miguel y su esposa Maricarmen, durante su visita al Museo comentaron que hacen falta gu

Al Museo de la Alhóndiga le faltan muchas cosas, la principal, ser un museo interactivo, que atraiga a la gente, porque de lo contrario seguirá siendo sólo un bello edificio pero nada más, fue el comentario generalizado entre algunos de los visitantes que ayer llegaron a dicho recinto.
Desde Toluca llegó la familia Cabrera Moreno, ellos lamentan que un lugar tan bello sea al mismo tiempo una especie de panteón de objetos: “Hace falta un sistema mediante el cual el visitante se involucre más en lo que ve, tal y como sucede en museos del Distrito Federal, Morelos y Estado de México”.
“Uno llega aquí, observa sellos, objetos prehispánicos, fotografías, pero las cosas están ahí, calladas, no hablan por sí solas; hace falta por lo menos un guía que oriente y explique cada una de las salas”, dice María del Carmen Moreno; ella es maestra de escuela primaria, conoce la historia de México, por ello, sabe qué sucedió el 28 de septiembre.
“Nadie me explicó quién era ‘El Pípila’, tampoco qué hizo, mucho menos la actuación del Padre Hidalgo, esto me parece que no debería suceder, tal parece que a las autoridades sólo les interesa cobrar la entrada y que cada quien se las arregle como pueda”.
Junto con Miguel, su esposo, la maestra Maricarmen expuso que los museos de la capital de la República son interactivos, es decir, permiten que el visitante se involucre con lo que está viendo.
Dio como ejemplo el de Antropología e Historia y en el Museo del Castillo de Chapultepec, donde  existen grabaciones mediante las cuales se narran los hechos históricos, o detalles de los objetos que se observan, “y si uno tiene alguna duda, siempre hay alguien a la mano a quien se le puede preguntar”, comentó el turista.
La misma expresión tuvieron visitantes de Sinaloa y de Chiapas.

En esta nota:
  • turismo