Noticias

La Galereña: 58 años endulzando a los capitalinos

Dulcería La Galereña se ha mantenido abierta al público desde 1955.

Por:

Laura Leticia hered

Laura Leticia hered

Los dulces típicos son de lo más delicioso de la ciudad. La competencia es bastante y muy dura, por lo que mantenerse en el mercado es complicado, pese a ello Dulcería La Galereña se ha mantenido abierta al público desde 1955.
“Originalmente inició con el nombre de El Cubilete, marca que conservó hasta hace dos años, cuando por razones de patente tuvo que cambiar su denominación”, relata Laura Leticia Agreda Zárate, quien heredó de su padre no sólo el negocio sino el oficio de la dulcería.
La tienda está sobre la Calle Juárez justo frente a la Plaza del Músico.
“Mi papá empezó con el negocio, él se fue muchos años a Estados Unidos para atender a uno de mis hermanos que le dio polio y ya no pudo caminar, pero un día mi hermano le dijo que ya no se fuera que mejor aprendieran a hacer dulces”, relató.
El negocio comenzó con la elaboración de las tradicionales charamuscas, luego se extendió a la elaboración de jamoncillos, ates y dulces de leche, y poco a poco fue ampliándose la lista de golosinas artesanales que ofertaba la tienda.
“Todo mundo nos conoce. Ahorita por lo de la marca sí nos está costando trabajo volvernos a dar a conocer pero ya que les son los que antes eran el cubilete no más que se cambiaron de nombre, ya nos ubican y aquí ya sabe la gente viene y se surte”, comenta la propietaria.
Entre sus clientes frecuentes están el Gobierno del Estado, la Universidad de Guanajuato y el Poder Judicial; también el Congreso local que cuando se trata de hacer presentes para visitantes distinguidos, les hacen pedidos de arreglos con dulces típicos.
En los estantes hay un gran gama de antojos, e incluso algunas salsas y frutas cristalizadas en almíbar con chamoy, las hay para todos los paladares.

Hechos en casa

Aunque tiene proveedores de varios municipios e incluso de otros estados, La Galereña mantiene la tradición de elaborar sus propios dulces.
En la parte posterior de la tienda, dos empleados, que durante casi 20 años han trabajado para este negocio, preparan la fruta para elaborar el dulce. Primero eligen la fruta, la lavan, la pelan si es necesario y en un caso con solución dulce preparada, ponen a cocer las frutas.
Algunas se quedan almacenadas como reserva para cuando no es temporada, otras se dejan enfriar y se muelen para hacer la masa y preparar el ate o los rollos.
Esta ha sido la dinámica del negocio durante décadas, “requiere dedicación. Es muy absorbente pero es muy bonito y a mi me gusta”, relató Laura Leticia.

¿Qué ofrecen?
· Palanquetas
· Cocadas
· Fresas cristalizadas de Irapuato
· Cajeta de Celaya
· Dulces de membrillo y ates de Jaral del Progreso
· Momias y Charamuscas de Guanajuato
· Y más...

Clientes frecuentes
·  Gobierno del Estado
·  La Universidad de Guanajuato
·  El Poder Judicial
·  El Congreso Local

En esta nota:
  • negocios