Noticias

La agonía en San Sebastián

Luego de las tres caídas, ven morir a Jesús.

Por:

Soldados romanos a los pies de Jes

Soldados romanos a los pies de Jes

Cobijados por un sol que quemaba la piel, la agonía de Jesús duró alrededor de tres horas en el viacrucis de San Sebastián.
Esta ocasión cientos de niños y adultos miraron incrédulos los pasajes de la crucifixión. En esta era de la tecnología muchos pequeños tomaron fotos con sus celulares, para guardar por siempre las imágenes de las tres caídas.
Justo a las 11:07 de la mañana, el Abad capitalino, Juan Rodríguez Alba, tomó el micrófono para pedir una oración y comenzar el viacrucis.
Las tres caídas inician con la presentación de Jesús frente a Poncio Pilatos, los judíos piden juzgar a quien se ha proclamado Rey.
Después de ser juzgado, Jesús toma la cruz, e inicia el calvario, Carlos Andrés Márquez Alvarez, quien tiene el papel principal, comienza un recorrido de aproximadamente cuatro kilómetros cargando una cruz de 45 kilos, su andar es vigilado por la mirada curiosa de los niños quienes no dejan de tomar fotos con sus celulares.
A las 11:48 se presenta la primera caída, los látigos de los soldados romanos son más frecuente e intensos.
“Que te han hecho hijo mío”, se escucha decir por la Virgen María, quien se acerca sigilosa a Jesús mientras sus lágrimas ruedan lentamente por sus mejillas.
Momentos después la Verónica limpia el rostro de Jesús, la imagen se queda impregnada en el velo, momentos después llega la segunda caída.
A las 12:42 Jesús cae por tercera ocasión, su sangre se combina con la tierra, Judas ya se ahorcó, Jesús es despojado de sus prendas y junto a dos ladrones es crucificado.
“Padre perdónalos porqué no saben lo que hacen”, grita Jesús, quien muere a la una de la tarde con 23 minutos, aunque su entierro se da a la una con 47 minutos. Así la gente con su familia comienzan a retirarse.

En esta nota:
  • Viacrucis