Noticias

La historia artística de Alejandra Espinosa

La guanajuatense fue directora de los museos Tomás Chávez Morado y Olga Costa-José Chávez Morado. Ha participado en más de 30 exposiciones colectivas.

Por:

Alejandra y Constanza en la inauguraci

Alejandra y Constanza en la inauguraci

En un día común de trabajo, uno se puede encontrar con varias sorpresas y con personas muy especiales. Justo en la calle Positos, se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo Primer Depósito, que abrió hace tiempo el artista guanajuatense Javier de Jesús Hernández “Capelo”.
Un día en particular, se encontraban varias personas reunidas, se escuchaba su voz, pero no se entendía nada. Al momento de echar un vistazo, se comprendió entonces que era la inauguración de una exposición.
La artista Alejandra Espinosa Andreu presentó “Muerte en flor”, título preciso para la época, pues apenas hace unos días, las personas habían comprado flores de cempasúchil, para adornar la tumba o altar de algún familiar.
Alejandra se mostró muy feliz y entusiasmada, recibió felicitaciones por parte de familiares, amigos y conocidos. Después de agradecer por enésima vez su presencia, tuvo una interesante conversación con a.m., tiempo en que compartió sus inicios en el arte, tiempo donde dejó al descubierto su personalidad.
Subimos a la planta alta donde se encontraba su último trabajo en relación a las festividades funerarias; dijo que a partir de mayo participó en cinco exposiciones, algunas individuales y otras colectivas como “Si me prestas tu mirada” en el Museo Olga Costa- José Chávez Morado, en homenaje a la artista que vivió gran parte de su vida en la casa ubicada en Pastita. Desde entonces se dedicó a tocar puertas y así logró el mérito a su trabajo artístico.
Alejandra estudió Artes Plásticas en la Universidad de Guanajuato y Políticas Culturales y Gestión Cultural en la Universidad Metropolitana ubicada en el Distrito Federal. Entonces habló de sus miedos al espacio en blanco, pues aseguró que se tarda en definir lo que quiere mostrar a los demás. Sin embargo, poco a poco ha crecido su madurez artística, que ha logrado paso a paso, aunque en definitiva es una evolución constante.
Después de concluir sus estudios universitarios presentó un proyecto para su titulación, pero lamentablemente no fue aceptado y eso la desanimó un poco, a tal punto que lo dejó pasar por algún tiempo. Fue entonces cuando buscó continuar su vida en otro lugar, así que tomó sus maletas y se fue a París.
En su viaje se dio cuenta de las cosas, de lo complicado que es encontrar un lugar para exponer, pues entre los requisitos le solicitaban el documento oficial, así como su participación en exposiciones colectivas e invididuales. Durante su estancia por tierras lejanas, participó en un taller de grabado. Después e un año de radicar en Francia regresó a Guanajuato para hacer grabado y su tesis. Llegó el día de su titulación y en poco tiempo buscó un lugar donde realizarse como persona y artista.
Fue en 2005 cuando se enteró de la convocatoria para el puesto de director de museo que dio a conocer el Instituto Estatal de la Cultura. Se acercó y descubrió que no sería nada fácil obtenerlo, pues además de ella, había otras personas interesadas, entre ellas sus maestros a quienes apreciaba y admiraba por su trabajo y desempeño artístico.
La vida le dio una grata sorpresa al conocer que ella ocuparía el puesto de directora del Museo José y Tomás Chávez Morado, ahí estuvo del 2005 al 2009 y después en el Museo Olga Costa- José Chávez Morado del 2009 al 2011. Se dedicó a dar clases de museografía y ofreció conferencias en la ciudad y fuera del País.

Espinosa ha participado en más de 30 exposiciones colectivas en diferentes estados de la República Mexicana, así como en Cuba, Argentina, Francia y Estados Unidos. Fue seleccionada en el Salón de Plástica Guanajuatense en la edición del XXV Festival Internacional Cervantino.
Sin duda, para ella es un deleite dedicarse al arte, pues para su exposición “Muerte en flor” tuvo mucho trabajo, trabajo que le lleno el corazón de cosas positivas. Ahí compartió su alegría con su pequeña hija Constanza.

En esta nota:
  • Sociales