Noticias

La inundación que enluteció al futbol

En 1970 una tromba acabó con los Chuta Piedras y sus ganas de jugar

Por:

La inundación que  enluteció al futbol

La inundación que enluteció al futbol

La fiebre del futbol se había desatado en Guanajuato a mediados de los setenta a consecuencia de la concentración y entrenamiento en esta capital de la selección de Brasil durante la Copa del Mundo México 70, que al final se alzaría con el título del certamen y a la postre el tricampeonato.
A causa de ese acontecimiento se formaban muchos equipos en barrios y callejones de la ciudad. Uno de ellos eran los “Chuta Piedras” del callejón del Tecolote, quienes contagiados de esa fiebre se reunían afuera de sus viviendas para jugar al futbol, sobre el puente de El Campanero.
Era agosto de 1970, recién terminado el Mundial, y los Chuta Piedras también acostumbraban ir a jugar al campo 3, lo que ahora es Noria Alta, y Las Lamas, en la actualidad la deportiva Torres Landa.
El 13 de ese agosto, a Guanajuato lo sacudió una tromba que desencadenó en una inundación que enluteció a varios hogares.
Precisamente ahí se escribió la peor tragedia que ha sufrido del deporte de esta capital. Cinco integrantes del equipo Chuta Piedras fueron absorbidos por la inundación cuando regresaban de jugar de Las Lamas al viajar a bordo de una camioneta en la calle Subtérranea a la altura del Mercado Hidalgo. Todos ellos vecinos del Tecolote y uno más del Potrero.
Reunidos en el callejón donde vieron pasar su infancia trás un balón, en el callejón del Tecolote, a 43 años de esa tragedia “El Cotorro” y “El Campeón”, recuerdan a sus compañeros de equipo y como se salvaron ellos de la tragedia.
Pedro Venegas Luna, mejor conocido como “El Cotorro”, habita aún en el callejón del Tecolote y junto con Enrique “El Campeón” Segoviano, recordó que en esta época se había desatado el gusto por el futbol, por la estancia de Brasil en Guanajuato y habían formado su equipo con su hermano José. Ese 13 de agosto iban como lo hacían cotidianamente al campo 3 y Las Lamas.
“Teníamos entre 11 y 13 años. Empezó a llover como a las 2 de la tarde, pero aún así fuimos a jugar al campo 3 y luego se subieron a Las Lamas. Yo estaba con ellos, pero me enojé porque discutimos un gol y me regresé con “El Gorditas” y “El Víctor”. Cuando veníamos por Los Pastitos se soltó la tromba, luego supe que a ellos les dio aventón una camioneta pero los agarró muy fuerte la inundación en la Subterránea, abajo del Mercado Hidalgo y ahí se ahogaron”, comentó.
Habían fallecido Irinio “Titi” Granados, Manuel “Burritas” Hernández, Salvador “Chava” Martínez, Salvador “Mono” Rodríguez,  Agripino y Felipe de Jesús “Chuche” Almanza Sierra. El Callejón del Tecolote y el futbol de Guanajuato se vestía de luto.
En la actualidad, en el Panteón de Santa Paula se observan sus tumbas y las mudas lápidas rezan sus nombres. Sólo queda el recuerdo de esa estampa que siempre será recordada en la historia del deporte y el futbol de Guanajuato.
Otros más cuentan la tragedia con la fortuna de haberse salvado al no acudir esa ocasión, como Refugio “Cuco” Torres y el mismo Enrique Segoviano.
Ángel Machuca recordó como él y otro grupo se quedaron en el campo, esperando el paso de la tormenta.

En esta nota:
  • historia