Noticias

La joven vida de la violinista celayense Elena Makhnev

‘Cada quien nace debajo de una estrella, creo que gracias a Dios yo nací bajo una estrella musical’, dijo la joven músico quien estudió en la Escuela

Por:

Elena Makhnev es una joven que sue

Elena Makhnev es una joven que sue

Elena Makhnev nació en Celaya y a los 6 años empezó a tocar el violín. Antes de dedicarse completamente a este instrumento, estuvo enfocada a diferentes disciplinas como el ballet y la danza folclórica. Sin embargo, ella sentía que no encajaba en ello y un día su papá la sorprendió con un violín.
Cabe destacar que parte de su gran amor a la música ha sido gracias a sus padres, los cuales siempre han tenido muy presente en su vida esta expresión artística.
Su padre le dio clases hasta los 9 años, para después continuar sus estudios al ser aceptada en la Escuela Central de Música del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, Rusia. Comentó que no fue fácil vivir el proceso de independencia a tan corta edad, pero con el paso del tiempo se hizo a la idea. Además es una chica muy alegre, que no se rinde ante los problemas o situaciones a las que se tiene que enfrentar.
Este proceso no sólo ha sido difícil para ella, pues al ser hija única ha disfrutado a sus padres, sin embargo, ha sido triste dejarlos solos por mucho tiempo a causa de sus estudios.
Elena recordó que su primer viaje a Rusia fue en compañía de su papá para audicionar en el conservatorio. Su segunda experiencia fue completamente diferente, pues al ser aceptada tomó sus maletas y viajó sola hasta Moscú. Fue ahí donde comenzó su aventura.
Al recordar ese momento surgen una serie de emociones y sentimientos, pues aseguró que al momento de partir tenía que aceptar la lejanía de los suyos, algo que le transmitió dolor en su corazón. Pero como la mayor parte de las decisiones, comentó que estuvo bien, pues la experiencia de la independencia la describe como la gran escuela de la vida.
De ese modo supo sobresalir, aprendió a vivir sin sus padres y a valerse por sí misma. “Es como una pared, siempre van a estar detrás de ti, te van a atrapar, te van a sostener; en cambio allá estás sola, todo lo tienes que hacer tú mismo”.
Al llegar a Moscú su primera instancia fue en un internado, recordó que tenía que levantarse alrededor de las 6 de la mañana y una niñera las llevaba a la escuela. Su tiempo se dividió entre el internado y la escuela y para ello tenía que cuidar de sus clases. Además al principio no fue nada fácil, debido a que se fue a Rusia sin conocer el idioma, así que los primeros meses se dedicó a aprenderlo.
“Yo entiendo que la música es un lenguaje universal, pero cuando estás en clase hay uno que otro detalle que los maestros te van a pedir”.
Sin embargo, esto no era motivo para descuidar su pasión por el violín. Después de unos meses aprendió ruso. De ello, aseguró que es más fácil aprender el idioma allá, donde casi todos lo hablan, pues aunque su papá lo habla perfectamente, estando aquí en México no tuvo la necesidad de aprenderlo.
Después de aprender el idioma tuvo que dedicarle más tiempo al estudio general. “Era difícil porque estaba en dos escuelas, en la preparatoria y en la musical”.
Al preguntarle sobre su estancia en el País europeo comentó que los rusos son muy fríos, sin embargo, se supo ganar el corazón de aquellos que la trataron. Como experiencia escolar manifestó que tienen una parte muy estricta, no por nada Rusia se encuentra entre los países más destacados artísticamente.
Al vivir la mitad de su vida en aquel País del norte de Europa dijo: “Una vez que estás sola tienes que ver por ti misma, el más fuerte es el que sobrevive”. Ocasionalmente sólo venía en Verano y en el mes de diciembre para pasar la Navidad con sus padres.
Señaló que además se fue para allá por el alto nivel musical, Rusia se ha destacado tanto en ballet y música. Pero no por ello descarta a los grandes músicos que han sobresalido en nuestro País  como José Alfredo Jiménez. “Quiero heredar todo lo que aprendí en Moscú, quiero heredarlo a México, a Guanajuato, a mis futuras generaciones”.
Su mamá dijo que Elena se siente muy orgullosa de ser mexicana, pero ella desmintió el uso de esa palabra, pues no sabe cómo describir lo que siente por su País: “No sé cómo decirlo, me siento más que orgullosa, me gusta mi País, me gusta Guanajuato”.
Además, como lo dijo en su momento, sus padres son su pilar, y su padre le ha dicho que la ha alentado a estas alturas porque reconoce que las personas que han tenido la oportunidad de escucharla han sido cautivas de su trabajo. “Si al público le gusta yo estoy para complacerlos”.
Hace unos días estuvo tocando para varios directores con la finalidad de tener una oportunidad de presentarse en programas como solista. Elena es una joven con grandes expectativas de la vida que quiere ser solista mundial. Sin embargo, sabe que el camino no es nada fácil, pues para ello necesita el apoyo de su público.
En este recorrido de la vida se ha encontrado con personas reconocidas que la han felicitado por su excelente desempeño musical, como el ex presidente Vicente Fox, Arturo Lara López, Juan Manuel Oliva y Juan Carlos Romero Hicks.
En marzo recibió un diploma por haber obtenido el Premio “Hermilio Novelo” en el VII Concurso Internacional de Violín “Henry Szeryng”.
Como proyecto de vida quiere desarrollarse en su profesión, contribuir con estrategias que generen impactos positivos y benéficos a la sociedad, a través de sus conocimientos y habilidades.
Después de la entrevista permitió que AM le tomara unas fotos con sus padres y agradeció el tiempo y el espacio que este medio de comunicación le hace en una de sus planas. Actualmente sigue estudiando y tiene planeado ir a Londres en compañía de su más querido amigo, el violín.

En esta nota:
  • música