Noticias

La pasión de Felipe López

El asistente del Cine Club de la Universidad de Guanajuato aseguró que por algunos años escribió los títulos de las películas que veía, su récord en u

Por:

Felipe de Jes

Felipe de Jes

Para aquellos que tienen una estrecha relación con el séptimo arte, quizá recuerden esa película italiana llamada “Cinema paradiso” que abre los sentidos al ver la pasión cinéfila que tiene el pequeño Salvatore.
En todas partes del mundo se puede dar una historia parecida, pero no tan común como la de Felipe de Jesús López Márquez, asistente del Cine Club desde hace 13 años, quien tuvo un encuentro con el mundo cinéfilo desde que era muy pequeño.
Quizá su primer contacto fue en la premier de “Bambi” que se presentó en el Teatro Juárez. En ese entonces él tenía 5 o 6 años y fue un momento que cambio su vida por completo. Recordó que  gustaba  ir a los tres cines de la ciudad, al Guanajuato, Reforma y Colonial que se encontraba en lo que actualmente es la Plaza Allende.
En el Colonial conoció a Alfredo Serrano, quien muy amablemente le obsequió partes de la película “Lo que el viento se llevó,” regalo que a la fecha conserva y que asegura es su cinta favorita entre las miles que ha visto.
“El conta” como le dicen quienes lo conocen, siempre anduvo del “tingo al tango” a lo que se refiere al cine, pues además de no perderse la gran variedad de películas que llegaban a la ciudad, también tenía amistad cercana con el personal que trabajaba en cada uno de ellos. Y si no había estrenos en la ciudad, se iba a León, Silao e Irapuato, incluso a la Ciudad de México.
En el cine Guanajuato tenía su butaca favorita que era la número siete de 1200.  Aseguró que por algunos años escribió los títulos de las películas, su récord en un año fue de 627.Comentó que antes de abrir  sus puertas el Cine Club, se acercó al entonces rector de la Universidad de Guanajuato, Eugenio Trueba Olivares, a quien cada que veía le jalaba el saco para preguntarle: rector, es cierto qué van abrir un cine en la universidad.
El rector lo dejaba con la interrogante, por lo cual varias veces se acercó a él para hacerle la misma pregunta, hasta que por fin el  4 de octubre de 1955, se presentó “El gran vals” del director francés Julien Duvivier en el Auditorio de la Universidad. Fue un día muy emotivo, donde la comunidad universitaria compartió ese momento tan importante para Guanajuato.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
El primer coordinador fue José García Garfías, y Leonardo López el primer cácaro,  nombre que se le asigna a la persona que se encarga de proyectar la película. La segunda cinta que se exhibió fue Goodbye, Mr. Chips (1939) y la tercera “El crepúsculo de los dioses” (1950).
Dijo que en el séptimo aniversario se presentó la súper producción “Hamlet” con una función de gala. Además de una gran variedad de cine mexicano como: La perla y Bugambilia. También llegaron los éxitos de Alfred Hitchcock, “El pájaro”, las actuaciones de Marlon Brando “La casa de té de la luna de agosto”, entre muchas más.
Sin olvidar a uno de los coordinadores más destacados, Jorge Pantoja quien además conoció a Amat Escalante cuando era muy pequeño. Un fugaz recuerdo vino a él cuando ese niño se  acercó para decirle que tenía el interés de proyectar su primera película en el Cine Club, sin imaginar que años más tarde ese sueño se haría realidad. Luego en el  50 aniversario se presentó “Los Bastardos” de ese mismo joven que el Festival de Cannes  reconoció como mejor director.
¿Historias? Muchas que contar, el cinéfilo recuerda cuando cerró sus puertas el cine Colonial, del año en que estuvo como gerente en el Guanajuato, que además le valió retrasar sus estudios en contabilidad. Sin embargo su pasión y su desbordante conocimiento se vio reflejado cuando se integro como asistente del CineClub, pues cuenta con muchos conocimientos, además de material como: libros carteles,  programas, películas en Beta, VHS, DVD y Blu-ray.
Entre sus directores favoritos se encuentra Stanley Kubrick, Quentin Tarantino, y Luis Buñuel. Su amor  de  película,  Rocío Durcal  a quien vio por primera vez en  “Canción de Juventud”. Parte de su pasión se encuentra en la calle Sangre de Cristo, en “Video San Francisco”, negocio que tiene más de 20 años al  servicio de los guanajuatenses.
“El día que me muera que me entierren con una copia de “Lo que el viento se llevó”. Mi epitafio, qué dirá... ya lo pensaremos (risas).
Hoy a la 1 de la tarde se presentará “La pasión de Juana de Arco” en conmemoración al 55 aniversario del Cine Club.

En esta nota:
  • Sociales